tiempo | verdad | actividad

"Lo tratamos de llevar de la mejor manera a pesar de la incertidumbre"

Juan Ignacio Bernardini es uno de los mejores jugadores de Urú Curé y de la Unión Cordobesa en su conjunto. En diálogo con Puntal habla de estos momentos tan especiales sin ver actividad a lo largo del año.

El 2019 fue el año más importante de la historia de Urú Curé por la obtención del título de la Unión Cordobesa por primera vez en su rica historia, poniéndole el broche de oro a un ciclo súper exitoso por donde se lo mire, como lo fue el de Diego Ghiglione, hoy entrenador del seleccionado provincial.

Para este 2020, con cambios en la conducción y el surgimiento de Carlos Becerra como entrenador de la Lechuza, las expectativas se renovaban, al mismo tiempo que algunos nombres importantes dejaban momentáneamente el plantel superior.

Pero se precipitó la pandemia del Covid-19, que dejó trunco el comienzo del torneo de la Unión Cordobesa y con ello toda la preparación, ideas y demás conceptos de cara al intento de defender la corona lograda un año atrás.

Juan Ignacio Bernardini es sinónimo de excelencia, uno de los mejores medio scrum que tiene la Unión y uno de los mejores del país sin lugar a dudas, cuenta en exclusiva a Puntal sobre este tiempo sin actividad, sobre los entrenamientos que se pueden realizar y lo más importante, sobre cómo transmitir ese legado, ese ADN lechuza, a las jóvenes generaciones que se van acoplando al plantel superior.

“Extrañando un poco y tratando de seguir a tono, se hace muy difícil, hemos probado distintas formas de entrenamiento. En este último tiempo que se había liberado todo un poco habíamos empezado a juntarnos para correr solamente. Lo tratamos de llevar de la mejor manera, a pesar de la incertidumbre, pero es lo que toca”.

-En el año fueron los ya lejanos amistosos con San Martín de Villa María y nada más, sumado al receso de fin de 2019, mucho tiempo sin jugar.

-La verdad que es una eternidad sin jugar. Pensar en esos amistosos, en los que nos estábamos acomodando, antes estuvieron las vacaciones, hace mucho tiempo que no vemos actividad.

-¿Cómo es el mantenimiento físico, sabiendo que no podés entrenar las destrezas ni tampoco los golpes lógicos de situaciones de juego?

-La verdad que cuesta mucho entrenar solo. Cuando recién arrancó la pandemia estábamos con algo de actividad y ritmo, de llevar una rutina de entrenamiento, entonces se hacía más fácil. Después lógicamente hubo algunos baches en los que cuesta arrancar, luego ya nos empezamos a juntar un poco, pero sí haciendo lo que podíamos o lo que teníamos al alcance porque no es lo mismo que el entrenamiento del club. Como decís, el tema de los golpes y demás no tenés cómo generarlos.

-Falta mucho es cierto, pero ¿cómo imaginás la vuelta?

-En medio de todo esto cuesta ver un horizonte para imaginarse la vuelta. La verdad que uno tiene muchas ganas de volver por el hecho de estar con sus compañeros, de jugar, defender el título del año pasado. La verdad que en este momento, con la vuelta a fase 1, no sabés, cuesta imaginarse una vuelta.

-En cuanto a la idea de Becerra en su momento, ¿cómo la trabajaron?

-A principio de año se planteó cómo iba a ser el sistema de juego planteado por él y así se fue trabajando. No muy distinto a lo que se venía haciendo.

-El rugby internacional volvió, ¿te das tiempo para ver algo?

-Sinceramente no, no me siento a ver rugby para ver a tal equipo, salvo algún partido importante que me interese. Me gusta más el hecho de ver videos del club, vernos a nosotros, nuestros errores. Sí he visto la vuelta del Súper Rugby con algunos partidos, pero de ahí no mucho más.

-Después de lo inolvidable que fue el 2019, ¿te das tiempo para pensar todo lo que lograron y cómo lo consiguieron?

-Sí, la verdad que sí. Ahora que no hay tantas juntadas con los chicos, siempre vamos recordando. De hecho cuando fue el aniversario del campeonato, cada vez lo tenemos más presente y empezás a valorar un montón de otras cosas. La verdad que en ese sentido lo tengo muy presente y cada vez que me acuerdo me emociona mucho, realmente fue un logro de muchos años que siempre quisimos tener. Nos costó mucho y se pudo dar.

-Y fue justo, previo a un año sin actividad como este, hubiese sido difícil si no eran campeones pensar en un año sin revancha.

-Lo de este año iba a ser muy duro también por el hecho de tener una gran transición en el equipo, aunque siempre pensamos en salir a defender el título.

-¿Cómo ves las nuevas camadas del club?

-Lo veo como siempre, nosotros tratamos de ayudar desde el lado que nos toca, capaz con un poco más de experiencia. Lo bueno es ir mechando a esos jugadores para que se vayan metiendo y enseñándoles de a poco de qué se trata. Sobre todo, enseñarles que no ha sido fácil estar donde estamos y que realmente hay que pelarse el lomo para conseguir lo que conseguimos. Lo más importante para mí es mantener esto, eso es lo que se está trabajando.