Río Cuarto | Trabajo | empleo | país

Uno de cada 5 puestos de trabajo en Argentina lo crean las cadenas del agro

El 22% de los puestos laborales privados registrados en la Argentina integran alguna de las cadenas agroindustriales que toman forma en todas las regiones del país. Así lo reveló el último trabajo realizado por la Fundación Fada sobre el mercado laboral.

“Cuando hablamos del agro se nos viene la imagen del productor cosechando o criando animales. Pero abarca mucho más, la agroindustria genera empleo desde el trabajo en un campo hasta en una oficina en la ciudad”, afirma Natalia Ariño, economista de Fundación.

“Si cocinás una pizza de muzzarella, para cada ingrediente que usás, se movilizó una enorme ‘rueda de empleo’. Para el queso, tamberos, transportistas de leche, los de la industria láctea, distribuidores y empleados del súper donde lo venden. Lo mismo ocurre con los demás ingredientes. Para la masa, productores del trigo, molineros y toda la cadena. En el tomate y cebolla, huerteros y verduleros. También las aceiteras y los que generan las aceitunas. Pero, además, en cada uno de los procesos, intervienen agrónomos, contadores, administrativos; el personal involucrado en maquinarias, insumos, tecnología, bancos, mantenimiento, limpieza y más. Miles de trabajadores están en tu pizza”, ejemplifica Ariño.

Haciendo un “Top Five”, las cinco cadenas que más crean trabajo son: la de frutas, verduras, hortalizas y legumbres con 12%, la de carne vacuna con 11%, soja también aporta 11%, trigo el 10% y maíz 7%. Estas cinco cadenas juntas generan la mitad de todo el empleo agroindustrial del país.

Del informe también se desprende que el mayor generador de empleo es la producción (el eslabón primario), con el 38% del total. Le siguen la comercialización con 26%, la industria con 21%, transporte y logística 8%, servicios conexos 4% y bienes de capital e insumos 3%.

El estudio revela que se generan más de 3,7 millones de puestos de trabajo desde las cadenas agroindustriales. “Y hay que pensar más allá, granos, carnes, frutas, lácteos y muchos productos más, son demandados por otros países, por lo que el país puede potenciar sus capacidades para incrementar producción, exportaciones, generación de dólares y en esa rueda crear más empleos”, dijo el economista de Fada, David Miazzo.