Río Cuarto | tribunal | Justicia | juicio

"Un tercio de las personas privadas de libertad son de casos de violencia familiar"

El presidente del Tribunal Superior de Justicia, Sebastián López Peña, habló con Puntal sobre cuál es el fin de la visita de mañana, cómo ve el sistema judicial, qué opina de la gran cantidad de causas y cuál es su parecer sobre el juicio por el caso Nora Dalmasso

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba, Sebastián López Peña, dijo a Puntal que un tercio de las personas privadas de la libertad están vinculadas a casos de violencia familiar.

En vísperas de la visita del TSJ a Río Cuarto, que se concretará mañana, López Peña habló de cuál es el objetivo de dicho desembarco, cómo ve el sistema judicial, qué opina del crecimiento exponencial de los casos de violencia familiar y cuál es su parecer sobre el juicio con jurado popular por el caso Nora Dalmasso.

-¿Cuál es el objetivo de la visita del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba el martes a la ciudad?

-Todo el Tribunal Superior se traslada para celebrar un acuerdo mensual en cada cabeza de circunscripción de las 9 que hay en el interior de la provincia. Y vamos a invitar a integrar una parte del acuerdo a los delegados de administración de cada sede que integra esa circunscripción. En el caso de Río Cuarto, la delegada y subdelegada y también los delegados de Huinca Renancó y La Carlota. De manera tal que cada uno de nosotros tome contacto directo con la sede, sus necesidades y sus requerimientos. Yo hice la visita el año pasado a las sedes judiciales del interior, una por una, lo que fue muy útil. El contacto con la realidad a veces coincide y a veces difiere con los informes que tenemos.

-¿Es la primera vez que se hace esto?

-A un acuerdo con el Tribunal Superior sí. Visitas se han hecho. A veces las hacía el presidente y el doctor (Carlos) García Allocco en su momento, que estuvo muy presente en el interior. Después por determinados eventos, como la inauguración de un edificio. Pero para la celebración de un acuerdo la primera vez. Y van a ser las cabezas de circunscripción, empezando por Río Cuarto. Hay circunscripciones que tienen una sola sede: Laboulaye, Deán Funes y Río Tercero. Pero el resto tiene sede y subsedes.

-¿Cómo ve el funcionamiento del sistema judicial, particularmente en la provincia de Córdoba?

-Estamos haciendo frente a un desafío gigantesco que ha sido la implementación del expediente electrónico justo antes de la pandemia (de coronavirus). El expediente electrónico es un cambio de paradigma en la Justicia. Uno ve y puede palpar la disminución de personas en los tribunales, cómo se van descongestionando los juzgados que ya no necesitan armarios y cómo se va ganando espacio. El tema es que el expediente electrónico nunca va a terminar porque los cambios son permanentes. Y estamos ante la dificultad que tiene todo el planeta que es la falta de plena disponibilidad de programadores. Nosotros contratamos chicos de la UTN y los vamos formando pero después viene el sector privado y se los lleva. Entonces el desarrollo del expediente electrónico ha avanzado muchísimo pero le falta todavía. Yo digo que estamos en la versión Beta. Le falta mucho para mejorar. Se implementó en los fueros Civil, Laboral y Contencioso pero se está terminando de implementar en el fuero Penal, que es el más complicado además informáticamente. El resto no porque es más sencillo. Uno siempre quisiera que vaya más rápido y mejor pero al mismo uno analiza la realidad del resto de las provincias y la verdad que Córdoba está a la vanguardia en este tema.

-¿Cuál es su opinión respecto de lo que se dice en la calle acerca de que la Justicia es lenta?

-La Justicia no es toda igual. Es distinta. Con organismos distintos. No se puede comparar la Justicia Federal con la Provincial como no se puede comparar la Justicia de una provincia con la de otra. A mí la generalización me parece muy injusta. Lo que pasa en la Justicia de Comodoro Py tiene un impacto negativo en todos los poderes judiciales del país en cuanto a imagen. Nos produce muy mucho daño. A partir de ahí se va formando una opinión pública a veces con conocimiento y a veces sin tanto conocimiento pero con efecto negativo. Por eso nosotros estamos haciendo hincapié en programas que tienen que ver con la apertura del Poder Judicial. Este programa de ir al interior tiene que ver con eso, con visibilizar la tarea. Hemos puesto en marcha un programa de referentes judiciales comunitarios con más de 1.000 voluntarios y agentes judiciales en toda la provincia para que salgan a todos los lugares grandes y chicos para poder mostrar lo que nosotros hacemos. Hay algunas experiencias muy positivas pero son muy acotadas. Uno ve las encuestas que se le hace a la gente que ha sido jurado popular y la percepción cambia para bien. Hay otros programas como los jueces en la escuela, con los que nos ha ido muy bien cuando la gente ha podido ver la tarea. Es cierto que el exceso de requerimiento de justicia hace que la Justicia colapse y es cierto también que hay causas que demoran mucho en resolverse, pero lo que hay que ver es qué trabajo hace ese juzgado. Porque si ese juzgado no trabajó y la causa demoró mucho la culpa es de ese tribunal. Pero si el juzgado tiene un récord de resoluciones, como estamos teniendo, el problema está en otro lado.

-¿Hay récord de resoluciones?

-Sí, sí. Estamos creciendo. Nosotros tenemos un acuerdo de productividad en cuanto al Tribunal Superior se refiere pero también estamos haciendo hincapié en las pautas de productividad para todos los tribunales, visibilizando el número de resoluciones. Tenemos también cada vez mayor demanda. En momentos en los que hay mayor pobreza y mayor marginalidad los requerimientos de la justicia también son crecientes. La violencia familiar y de género es exponencial en relación con los requerimientos de los poderes judiciales.

-Hay muchos casos de violencia, ¿no?

-El tema de la violencia familiar es un problema cultural que han tenido países europeos de los cuales mayoritariamente provenimos, como Italia y España, y yo creo que va a llevar muchos años para que esto cambie. Pero para que esto cambie también va a hacer falta una política de Estado muy sostenida, no solamente del Poder Judicial, sino también del resto de los poderes del Estado. Y en ese sentido rescato como parte positiva, que nunca se ha dejado de lado, se ha priorizado esta política. Si un tercio de personas privadas de la libertad en Córdoba están vinculadas a casos de violencia familiar es justamente porque el Estado está dando la respuesta que puede. No tengo dudas de que no alcanza y de que va a llevar mucho tiempo. Y al mismo tiempo si estamos teniendo muchos casos es porque la gente va conociendo derechos y que puede recurrir a la Justicia.

-¿Qué opina sobre el juicio con jurado popular por el caso Nora Dalmasso que comienza en marzo?

-Yo no voy a opinar de la causa. Primero porque no la conozco y segundo porque no puedo adelantar opinión. Sí le puedo decir que el Poder Judicial le ha brindado a la cámara interviniente todo el apoyo logístico necesario para que el juicio se desarrolle con la mayor comodidad y transparencia posible. En Córdoba tuvimos el juicio del motín policial y con trascendencia mediática muy fuerte. Queremos que los medios de prensa accedan a un juicio que es oral y público. Y en cuanto a requerimientos técnicos y humanos se vea dotada la cámara de los mismos para que pueda sin complicaciones llevar a cabo con normalidad el juicio.

Marcelo Irastorza. Redacción Puntal