Deportes | turf | carreras | caballos

El Jockey Club presentó un protocolo para que vuelvan las carreras

Iván Grillo, coordinador y organizador de la actividad, contó como es la situación del sector en Río Cuarto. El viernes se entregó un plan al municipio en el que se detallan los pasos a seguir, en caso de lograr la habilitación

Está claro que la pandemia no dejó sector sin tocar ni perjudicar y por supuesto que el turf se vio inmiscuido en este asunto con el pa-rate para todo tipo de actividad. Las históricas citas en hipódromos, como San Isidro, Palermo o La Plata han quedado postergadas y no se sabe con certeza que va a pasar en un futuro por ser el Gran Buenos Aires, la provincia y Capital, los lugares mas afectados.

Aquí por suerte la situación es to-talmente diferente, hace ya casi un mes que no hay casos de coronavirus y desde la Comisión Directiva del Jockey Club, se presentó un protocolo a las autoridades municipales pidiendo la habilitación para que las carreras puedan reanudarse. Sin público por supuesto, con el ingreso solo del animal, el jockey y su cuidador a la pista.

La del turf es una industria muy grande que nuclea mucha mano de obra y muchas familias que viven de la actividad, por eso es que se pide la respectiva habilitación cumpliendo con los rigurosos pasos a seguir en el mismo protocolo.

Iván Grillo es el coordinador y organizador de las carreras en nuestro hipódromo y así analiza la situación, en la ciudad y en país.

-Nuestro hipódromo tomó desde el mismo día de la cuarentena, la decisión de colocar a los caballos dentro del predio. De esa forma la cancha se abre de seis a diez de la mañana para hacer el vareo correspondiente, ingresando sola-mente el peón, cuidador y jockey. Los caballos vienen siendo varea-dos en su totalidad y normal-mente, pero pasa que en un par de meses los propietarios no ven correr sus caballos y peligramos que se los lleven. Además de algunos problemas que puede tener el propio propietario desde lo económico. Lo ideal acá es hacer las carreras sin público a través de un juego online, lo transmitimos en directo via Youtube, tenemos todo listo para largar y esperamos que nos autoricen las autoridades.

-Presentaron en la semana el protocolo al municipio para que se pueda gestionar la habilitación.

-Así es, el viernes al mediodía nos recibieron las autoridades municipales, dejamos el protocolo correspondiente y la carta de la gremial de profesionales (nuclea a cuida-dores, vareadores, jockeys, entre otros). El presidente del club comentó los pasos a seguir, con carreras que van a ser sin público entre otras cuestiones.

-¿Cuánta gente trabaja del Turf en Río Cuarto?

-Nosotros tenemos 300 caballos pura sangre de carrera de distintas categorías. De los cuales tenemos registradas mas de 200 familias que viven directa e indirectamente de la actividad. Directamente son los peones, jockeys, serenos, cuidadores, herreros, forrajeros, veterinarios y a su vez el barrio, con muchos mercaditos y kioscos viven de la actividad del turf.

-¿Qué pasa en lugares como San Isidro, Palermo o La Plata?

-Están peor que nosotros, allá la situación está mas grave. Acá por suerte hace muchos días que no tenemos contagios y allá la realidad es otra, se les va a complicar a ellos largar.

-Sin competencia, ¿el caballo ve resentido su rendimiento?

-No, en eso no se resiente. Si te digo que el pura sangre es un atleta y necesita ir a las pistas. Por mas que sea animal no es lo mismo va-rear solo, que entrar a una gatera con el resto de los caballos en una largada, eso lo lleva en la sangre, para el es un gusto. Ahora sino va-rearía si, porque necestia hacerlo, psicológica y deportivamente. Gracias a Dios no pararon nunca salvo uno o dos días de acomodo hasta que pudimos reabir la cancha. Es una industria tan grande la del Turf, que no se puede suplantar la mano de obra, vos imagínate que desde la yegua que recibe el servicio del padrillo, hasta un caballo puesto para correr pasa muchísima mano de obra. Desde el harás, hasta el domador, cuidador, veterinario, herrero, es una gran cadena y es mano de obra irreemplazable. Por eso en Buenos Aires, se hizo un informe donde queda demostrado que son 80 mil familias las que viven de esto. El juego existe, no lo vamos a negar, pero es el combustible de la actividad, la Argentina es un país exportador de caballos y también se está resintiendo en ese aspecto.

-¿En un año común, sin pandemia, cuantas carreras se corren en Río Cuarto?

-Habíamos arrancado este año muy bien. Yo hace muchos años que estoy en esto y hace cinco en la comisión de carreras. Veníamos haciendo un promedio de 18 carreras por domingo y 16 reuniones anuales, cada veinte días aproximadamente. Buscamos que no sean días especiales como del padre o la madre o no chocar con Córdoba o Villa María que son los tres hipódromos de la provincia mas importantes. Con modestia te digo que Río Cuarto es el mejor del interior de país, por calidad de caballos, de profesionales, de directivos, el predio es espectacular, un parque único casi en el corazón de la ciudad. Ha quedado muy lindo el parque, es muy familiar el ambiente, con chicos jugando, gente tomando mate. No está mas ese tabú de que el Jockey Club es para los ricos, todo lo contrario, pero no perdemos de vista de que se trata de una industria muy importante.