Tranquera Abierta | Universidad Austral | AG Barometer | cosecha

Mejora el índice de confianza del agro, en el inicio de la cosecha

El habitual informe elaborado por la Universidad Austral refleja niveles similares a los de 2019. Hay dudas a futuro por cotizaciones y costos

El Índice de Confianza de los productores agropecuarios medido por el Ag Barometer Austral durante enero y febrero muestra una leve mejora con respecto al dato de noviembre y diciembre de 2023 (119% vs 117%), lo cual representa una mejora del 1,70%.

Por primera vez en mucho tiempo, la mejora se basa fundamentalmente en el Índice de Condiciones Presentes, alcanzando un valor de 68% que si bien aún permanece por debajo del 100%, está experimentando un crecimiento sostenido desde el mes de mayo 2023 (31%).

La mejora se da tanto en las Condiciones Financieras Presentes (81% a 45%) como en las Decisiones de Inversión (55% a 49%).

El Índice de Expectativas Futuras (153%) muestra una caída con relación a la medición anterior (164%) aunque se mantiene en niveles altamente positivos, y es clave para que el Ag Barometer Austral tenga un valor de 119%.

Se continúa dando una importante dispersión entre el Índice de Expectativas Futuras (153%) y el Índice de Situación Presente (68%), aunque la brecha va disminuyendo a medida que se acercan las cosechas de maíz y soja que tendrán rendimientos muy superiores a los de la pésima campaña 2022/23.

Sin embargo, la importante caída que se observa en los precios internacionales de soja y maíz que se trasladan al ámbito local, impactan negativamente en las expectativas de rentabilidad comparadas con las existentes tres o cuatro meses atrás.

Como se destacó, la situación financiera actual de los productores, aunque con valores por debajo de 100%, ha experimentado una muy importante mejora con relación a la medición anterior (81% a 45%), producto de la cercanía de la cosecha y de las últimas lluvias estimándose que la producción de soja será de 49 millones de toneladas frente a las 25 millones de la campaña anterior. La cosecha de maíz será de 52 millones de toneladas contra las 34 millones de la campaña anterior, aunque como se ha dicho con menores precios. Este Índice de 81% es el más alto que se da desde mayo de 2022 (85%).

“La percepción de la oportunidad para realizar inversiones en activos fijos continúa baja ya que un 73% de los productores manifiestan que no es un buen momento para realizar inversión, representando una muy pequeña mejora con relación al 76 % de la medición anterior con un Índice de 55% vs 49%. Estos valores están muy lejos del Índice 119% que se dio en enero y febrero de 2022 (dos años atrás) y son importantes para predecir el comportamiento de los productores”, remarcó el trabajo de la Universidad Austral.

Con relación a los próximos 12 meses, sigue existiendo un sentimiento positivo en las expectativas de la situación financiera de los productores (170%), aunque con una pequeña caída con relación a la medición anterior (186%) -producto en gran parte de la caída de los precios de soja y maíz y el incremento en el precio de algunos insumos-.

Milei

Por otra parte, un 54% de los productores piensan que el presidente Milei está cumpliendo con sus promesas de campaña con relación al sector agropecuario, aunque este sentimiento ha ido cayendo desde la primera semana del sondeo (62%) a la tercera semana (48%).

Un 33% de los productores piensan que deberán vender menos del 50% de su producción de cosecha gruesa para pagar los gastos de siembra y cosecha, mientras que un 63% piensan que deberán vender entre un 50% al 80% de su producción para cubrir los costos.

Además, un dato importante es que un 55% de los productores aún no han fijado precio al trigo de la campaña 2023/24, mientras que un 19% ha fijado el 20% y un 15% ha fijado al 40%.

En otro párrafo, el informe destaca que un 44% de los productores piensan que teniendo en cuenta rendimientos esperados, los precios de la producción y costos incurridos van a tener una mejor rentabilidad en soja que en el promedio de las campañas anteriores.

Por último, remarca que “hay confianza en los lineamientos de política económica explicitados por el gobierno nacional con una cercana unificación del tipo de cambio, la eliminación del Impuesto PAIS, la desaceleración de la inflación, la baja en las tasas de interés en términos reales y a mediano plazo la eliminación de las retenciones”, concluyó.