Río Cuarto | Universidad | mujica | UNRC

Chasqui: la mejor recopilación, con lo más picante de la semana

Parte 2, "La sorpresa de Pepe Mujica"

La última semana nos preguntábamos desde estas páginas qué sucede en la Universidad Nacional de Río Cuarto mediante una serie de interrogantes que nos planteaban muchas personas involucradas en diferentes facetas de la vida de la casa de altos estudios de nuestra ciudad.

El interrogante viene disparado del manejo poco claro que está realizando un sector político que hoy lleva adelante los destinos de esta institución pública que, como tal, debería ser un modelo de transparencia y de valores democráticos para la formación de los futuros profesionales de nuestra sociedad.

Este capítulo (hay muchos más que iremos contando a lo largo de las semanas) tiene que ver con un viaje a Uruguay para entregar una de las distinciones más importantes y con más prestigio que otorga la Universidad.

Se trata del título de Doctor Honoris Causa que en los últimos días se le entregó al gran José Pepe Mujica.

Queda claro que la distinción no tiene ningún tipo de cuestionamiento, ya que se trata de uno de los grandes dirigentes políticos del último siglo en Latinoamérica, un hombre que defendió siempre a capa y espada los valores que uno pretende para una sociedad.

Pero, precisamente desde el entorno de Pepe, fue que surgió una llamativa sorpresa que coincide con los reproches que, puertas adentro de la propia Universidad Nacional de Río Cuarto, se le hace a un grupo de las autoridades actuales.

La entrega de tan importante distinción se realizó en Montevideo, en el Paraninfo, un bello recinto de estilo clásico, el primero que se construyó en lo que hoy es el edificio central de la Universidad de la República, la casa de estudios pública más importante de Uruguay fundada a mediados de siglo XIX.

Allí recibió con mucha emoción su distinción, a sus 87 años, Pepe Mujica.

“Sobrio, con su habla intercalada por prolongadas pausas y de sereno aspecto campesino y lenguaje llano, abundante cabellera canosa más blanca que sus bigotes, mirada pícara y franca a la vez, nariz grande con un puente prominente, la piel curtida por las intemperies que surcaron su cara de abundantes y marcadas rugosidades.

De aspecto cansino, ahí estaba el personaje más popular de la política latinoamericana, de trascendencia global, el extupamaro que conoció los límites de la supervivencia, que resistió y eligió la libertad para actuar de acuerdo con sus convicciones.

Sentado en el centro de una prominente mesa semicircular que ocupa casi por completo el estrado de este espacio tan caro para esa institución, donde se concretó la ceremonia, el histórico líder de la izquierda uruguaya agradeció el título de Doctor Honoris Causa de la UNRC, con el que fue honrado este miércoles al mediodía”. Así retrata el momento el poético parte de prensa oficial que emitió la propia Universidad Nacional de Río Cuarto en sus medios oficiales.

Pero lo llamativo de la jornada se lo contó al Chasqui un integrante de la comitiva uruguaya que acompañó a los riocuartenses en la aventura oriental y fue “La sorpresa de Pepe Mujica por la cantidad de gente que llego desde Río Cuarto en representación de la Universidad para entregarle la distinción”.

Según el mismo parte de prensa oficial, estuvieron presentes en Montevideo el rector de la Universidad de la UNRC, Roberto Rovere; el vicerrector, Jorge González; el secretario general, Enrique Bérgamo; la decana de Ciencias Exactas, Marisa Rovera; la vicedecana de Agronomía y Veterinaria, Bibiana Pelliza; el vicedecano de Ciencias Humanas, Cristian Santos; el secretario académico de la UNRC, Sergio González; el graduado Francisco Bertorello y los estudiantes Mariano Bonelli y Héctor Ravgnani, en representación de la Federación Universitaria de Río Cuarto. Aunque, desde la propia Universidad, dicen que abrían viajado varios acompañantes más entre los que se contaban familiares de algunas autoridades.

La sorpresa de Pepe Mujica fue resumida por una sola frase: “Ni cuando viajábamos con el gobierno uruguayo a alguna actividad oficial al exterior íbamos con una comitiva tan grande”, le contó al Chasqui la misma fuente Charrúa.

Para finalizar, nos quedamos con uno de los fragmentos del discurso del rector Rovere en Uruguay hablándole al propio Mujica: “Con sus mensajes, cuestiona nuestras formas vivir, nos desafía a ser mejores ciudadanos...”