Río Cuarto | Universidad | pandemia | alumnos

La Universidad, con buen número de ingresantes y de alumnos efectivos, pero con menos estudiantes en las aulas

Uno de los motivos es que hay chicos que cursaron en forma virtual durante la pandemia y ahora están estudiando para rendir finales. Las autoridades se preparan para incluir más virtualidad a la presencialidad

Después de dos años que estuvieron fuertemente condicionados por la pandemia, la Universidad Nacional de Río Cuarto está cerrando un cuatrimestre prácticamente “normal”. En ese marco, el secretario académico, Sergio González, aseguró a Puntal que están satisfechos porque tanto el número de ingresantes como la cantidad de alumnos efectivos son similares a los registrados antes de la irrupción del coronavirus, aunque admitió que hay menos estudiantes en las aulas, debido a que, entre otros motivos, muchos no están cursando porque se están preparando para rendir exámenes finales.

“Si bien el cuatrimestre está cerrando administrativamente en cuanto a la regularidad de las asignaturas por parte de los estudiantes, nos hemos reunido con las autoridades de las distintas facultades para hacer una evaluación del tiempo transcurrido. Pese a los miedos que teníamos por los efectos de la pandemia, la realidad es que hemos transitado un cuatrimestre prácticamente normal, por lo que tenemos indicadores interesantes para comunicar”, afirmó González.

El desafío para lo que viene pasa por incorporar herramientas que permitan dictar más contenidos de manera virtual, de acuerdo a las demandas actuales.

“El número de ingresantes a la Universidad se ha sostenido en el tiempo, si se comparan los últimos 6 años. En 2022 hemos tenido 3.500 ingresantes, un dato similar a los de años anteriores, incluidos los dos de la pandemia. Por otro lado, el número de alumnos efectivos, es decir, los que están actualmente en el sistema, también está estable con respecto a los últimos 5 o 6 años. Actualmente contamos con 16.600 alumnos efectivos, cuando en 2018 eran 16.300. Estos indicadores son importantes porque nos dan tranquilidad con respecto al efecto de la pandemia. Asimismo, si bien todavía no tenemos números de egresados correspondientes al 2022, después de un 2020 en el que hubo muy pocos exámenes finales y, por ende, una baja cantidad de graduados, en 2021 se ha dado un repunte y se llegó a un nivel muy parecido al de antes de la pandemia”, detalló el funcionario universitario.

La contracara a los datos consignados anteriormente está dada por la cantidad de estudiantes presentes en las aulas de la Universidad. En ese sentido, el secretario González reconoció que hay preocupación por lo observado en la primera mitad del 2022.

“Detectamos una menor cantidad de alumnos en las aulas. Algunas facultades han realizado encuestas para verificar los motivos y uno de los resultados arrojados por las consultas tiene que ver con que muchos cursaron varias materias en forma virtual durante la pandemia y no tuvieron la posibilidad plena de rendir exámenes finales, por lo que acumularon varias materias sin rendir. Son estudiantes que este año han optado por rendir finales y cursar menos materias o ninguna. Lo importante es que son estudiantes que están en el sistema, más allá de que no estén cursando”, explicó.

A todo esto, el secretario académico comentó que la semana pasada comenzaron a trabajar sobre un proyecto para apuntalar a los estudiantes que han perdido la regularidad en sus materias en el primer cuatrimestre del 2022.

La iniciativa está destinada a aquellos chicos que recién este año arrancaron sus estudios de manera presencial, ya sea porque estuvieron uno o dos años cursando en la virtualidad o porque terminaron el secundario bajo esa condición y tuvieron complicaciones en la Universidad.

Lo que viene

Más adelante, González dijo que, de cara al segundo semestre, avanzarán con una mayor virtualidad sobre la presencialidad, aprovechando las herramientas generadas durante la pandemia.

“Uno de los puntos sobre los que queremos avanzar, junto a los decanos y los secretarios académicos, está dado por la incorporación de una mayor virtualidad a la presencialidad, de acuerdo a las facultades dadas por el Ministerio de Educación. Hoy, tenemos aprobada la posibilidad de dictar hasta el 25% del plan de estudio de manera virtual. La idea es ampliar ese porcentaje. En ese sentido, hay que tener en cuenta aspectos importantes como la necesidad de garantizar la conectividad de los estudiantes y la capacitación de los docentes, ya que durante la pandemia nos fuimos acomodando sobre la marcha”, finalizó el secretario académico.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal