Río Cuarto | Variante Delta | Organización Mundial de la Salud | pandemia

Pese al avance de la vacunación, alertan que los casos Delta seguirán subiendo

El infectólogo Miguel Díaz sostuvo que no se puede afirmar que la cepa haya dejado de ser una preocupación para la Argentina. A la vez, anticipó los ejes que se abordarán en el primer congreso de infectología en Córdoba

El médico infectólogo Miguel Díaz aseguró a Puntal que no se puede afirmar que la variante Delta haya dejado de ser una preocupación en la Argentina y sostuvo que los casos de esta cepa seguirán subiendo. Al mismo tiempo, el director del Hospital Rawson de Córdoba anticipó los ejes que se abordarán en el Primer Congreso de Infectología que se realizará en la provincia entre finales de noviembre y principios de diciembre.

-¿La llegada del congreso tiene que ver con la situación generada por la pandemia o se venía preparando desde antes?

-Esto surge desde la Comisión Clínica del Ministerio de Salud en razón de brindar oficialmente desde la Provincia una instancia de capacitación que tenga una mirada fundamentalmente sanitaria inter y multidisciplinaria, que es lo más importante. Es decir, además del aspecto médico, abordará otras problemáticas relacionadas con la infectología que tienen que ver, justamente, con la asistencia interdisciplinaria. Tiene una parte que es Covid-19, o sea, la pandemia, y otra que abarca la patología prevalente que, durante estos dos años, ha pasado a un segundo plano, aunque también es importante. Tomando la patología prevalente, se abordarán las infecciones que tienen trascendencia sanitaria como el VIH-Sida, enfermedades de transmisión sexual, la tuberculosis, enfermedades transmitidas por vectores (dengue, chagas, entre otras) y lo que se denomina infecciones asociadas al cuidado de la salud, como también la cuestión de la política de antibióticos, que es fundamental y atraviesa a todo lo sanitario.

-¿En qué se profundizará sobre la pandemia?

-Se abordarán todos los aspectos de la pandemia con una mirada epidemiológica. También la parte social, la salud mental, lo diagnóstico y lo organizativo de la pandemia, donde participaron las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas. Es por eso que se trata de un congreso amplio con muchas miradas. Entendemos que es una buena oportunidad para que la gente se informe y se capacite.

-¿Cómo estamos parados hoy frente al Covid-19 y a la patología prevalente?

-En cuanto a la pandemia, estamos en un momento de desescalada importante de casos. El avance en la campaña de vacunación ha sido muy importante y ha tenido un impacto notable. También ha sido importante lo que se hizo en Córdoba con respecto a la oferta asistencial y diagnóstica, así como lo que se hizo desde lo epidemiológico para bloquear casos. Más allá de que en el país también se ha dado una baja, Córdoba tiene una situación particular con una desescalada importante, con muy bajas tasas de internación y mortalidad. En cuanto a lo prevalente, como dije anteriormente, estos dos años han causado un impacto en algunas enfermedades. Si bien se siguieron atendiendo, la gente no concurrió con tanta frecuencia a la consulta y eso causó que las enfermedades de transmisión sexual, el VIH y la tuberculosis cobren importancia de nuevo.

-La situación generada por el coronavirus no ha sido superada por completo. Incluso, hay países de Europa que tienen complicaciones por el alza en los contagios. En ese marco, la Organización Mundial de la Salud advirtió que la población se debe preparar ante posibles nuevas pandemias, ¿qué mirada tiene al respecto?

-Creo que todas estas cosas suceden porque hay condiciones que las permiten. Las enfermedades no se producen por sí solas, tiene que haber un contexto, un ambiente adecuado. Tiene que haber un huésped que les permita a los microrganismos replicarse. A esto hay que agregarle la globalización, que posibilita que los gérmenes se expandan y se diseminen por todo el mundo. Pandemia como esta va a ser difícil que la tengamos a muy corto plazo. La última pandemia (antes de la de Covid-19) es la de VIH-Sida y antes la de la gripe española. Por eso, probablemente pasen muchos años. De todas maneras, en cuanto el mundo siga con estas situaciones de favorecer los cambios climáticos nocivos, la desforestación y muchas cuestiones industriales sin contemplar el medioambiente, lógicamente vamos a tener este tipo de problemas. Por otra parte, las grandes diferencias económicas entre los distintos países y la enorme pobreza en diferentes partes del mundo también propician dichas situaciones.

-¿La variante Delta dejó de ser una preocupación para la Argentina?

-No, para nada. Aseverar que estamos ante el fin de la pandemia es una afirmación temeraria. Asimismo, aunque tengamos un proceso de vacunación importante, los casos de la variante Delta van a seguir aumentado. También es preocupante el hecho de que pueden aparecer otras cepas en el mundo porque no todos los países van a lograr la inmunidad de rebaño. Eso implica una amenaza real. En definitiva, hasta que no veamos una disminución real de la variante Delta no podemos decir que ha dejado de ser una preocupación.

-¿Cree que la pandemia servirá para comprender la importancia del sistema de salud, que tuvo que robustecerse de golpe por la urgencia generada por el coronavirus?

-Creo que sí. Hay cuestiones que han cambiado y se van a mantener. Ha habido una integración de los sistemas de salud público y privado. Entiendo que también, de una vez por todas, se deben unificar algunas cosas más. No puede ser que las provincias tengan tantos sistemas sanitarios. Es decir, en Córdoba tenemos uno privado y dentro del que hay distintas subdivisiones. Por otro lado, tenemos un sistema público, que tiene una parte provincial, pero también muchos municipios cuentan con sus sistemas y, por otro lado, tenemos una salud regida por el ámbito nacional a través de los hospitales universitarios. Creo que se debe unificar criterios. Tal vez, el mejor ejemplo de esto es que algunos resultados positivos en torno a la pandemia en Córdoba tuvieron que ver con la unificación de criterios de diagnóstico, epidemiológico y de asistencia a los afectados. Esta unificación permitió tener éxito en algunas cuestiones. Por ejemplo, tenemos una de las tasas de letalidad más baja del país.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal