Regionales | Vecinos Nativizando | Santa Rosa de Calamuchita | bosques nativos

"Vecinos Nativizando": la misión de cuidar y concientizar sobre el medioambiente

La propuesta comenzó hace más de tres años en el barrio de Santa Mónica, en Santa Rosa de Calamuchita. Hoy es ejemplo para otras comunidades que tienen la misma convicción de resguardar los recursos naturales y autóctonos

Cada tercer sábado del mes, un grupo de vecinos realizan actividades en el espacio del Parque Reserva Calicanto en el barrio Santa Mónica.

Con convicción, los integrantes de “Vecinos Nativizando” en Santa Rosa de Calamuchita continúan trabajando e invitando a otras personas a sumarse a sus encuentros en los que se comparten los conocimientos sobre los bosques nativos, especies exóticas, aves, entre otras propuestas.

Es así que en julio, el sábado 20, cumplen 44 meses desde que se comenzaron a reunir por un interés en común: el cuidado de los espacios verdes y los bosques nativos.

Todo comenzó cuando los vecinos del barrio Santa Mónica, un barrio recientemente incorporado al tejido municipal en 2016, deciden unirse para una buena causa, el cuidado de los bosques nativos. Los integrantes ya venían realizando distintas actividades y propuestas conjutamente con la Asociación Civil de Fomento Villa Santa Mónica.

“Cada uno en el grupo, con sus profesiones y con una mirada de conservación al medio ambiente, alertamos que, si no cuidabamos la zona nativa, es directamente proporcional a no cuidar al agua y la biodiversidad. Hoy en día no sólo es el oxígeno, sino tambien el agua diversidad e identidad”, apunta Mariana Enríquez, integrante del grupo, junto a Jorge, Mario, Agustina, Alexis y Ana Claudia.

Todos ellos, cada tercer sábado de cada mes, convocan e intervienen el espacio público, el Parque Reserva Calicanto, natural y cultural.

Comenzaron con la idea de preservar y mostrar cómo cuidar este espacio, como asi también los hogares de los vecinos.

“Casi todos los espacios verdes del barrio, son lotes privados, el loteo original es viejo y no tiene muchos espacios públicos, entonces si no cuidábamos nuestros patios y veredas, no había tanto espacio verde para la salud del barrio y sus vecinos”, dice Enríquez, quien es arquitecta y tiene una mirada de conservación ante lo nativo.

Daniel Renison es biólogo y con su equipo trabaja para restaurar los bosques nativos y evitar la erosión las Sierras Grandes de la provincia. Sus acciones fueron un ejemplo para “Vecinos Nativizando” que copiando y adaptando comenzaron a trabajar para cuidar el espacio verde público.

“Él dijo que no necesitábamos las grandes organizaciones para empezar, sino que era algo muy simple de hacer. Creo lo vimos posible y comenzamos cuidando un espacio que terminó siendo una intervención socio-urbanística, además de ambiental”, comenta la integrante de la Asociación.

Una pequeña semilla

“No importa si son dos o treinta, lo que importa es que cada tercer sábado del mes, nos reunamos y sigamos trabajando y habitando el espacio”, dice Mariana quien recuerda la primera intervención realizada a finales del 2017 la recolección de residuos.

“Eran entre 17 y 23 bolsas de consorcio de basura en uno de los ingresos fue increíble, y ahí cuando ya despejamos un poco el área, comenzamos con la poda y ver cómo convivir con el bosque nativo en tus espacios”; precisa la integrante. En distintas ocasiones se recibió la visita de referentes del tema en la reserva, generando momentos de aprendizaje y balance

“Vecinos Nativizando” nace en el barrio Santa Mónica, hoy ya son más barrios de Santa Rosa de Calamuchita que se unen no sólo a intervenir los espacios verdes, sino que además informan y capacitan a quienes están interesados en la propuesta.

Desde herramientas para la poda hasta el conocimiento de las flores y especies nativas son temas que interpelan a los vecinos.

“Cada uno aporta desde los conocimientos y la posibilidad, y muchos vienen con curiosidad de ver que pueden hacer y le dan ese aire fresco de vuelta para nosotros”, dice Mariana, quien comenta que muchas veces van niños, jóvenes y hasta adultos mayores, por lo que cada encuentro es muy versátil y dinámico para quienes se presentan.

Además, ya los vecinos de Santa Mónica son una referencia para algunos sectores y localidades cercanas.

“Cada tercer sábado, intervenimos con el cuidado del bosque nativo y también hay encuentro con la gente y siempre hacemos algún picnic, o un taller y esta buenísimo”, remarca Mariana y agrega: “Hay escuelas, del barrio y de otros sectores de Santa Rosa que lo tienen como espacio para realizar salidas ambientales, y ahí alguno de nosotros, se acerca y le explicamos de qué se trata nuestro accionar y lo que ellos hacen también desde la institución, hay una linda retroalimentación”.

Ya hace más de tres años que los vecinos de Santa Mónica tienen el compromiso asumido del cuidado de los bosques nativos, sin importar que su tarea es sin fines de lucro y de manera voluntaria.

Sí, ellos cuentan con el acompañamiento de la Municipalidad de Santa Rosa de Calamuchita, de medios locales, al igual que la Cooperativa del barrio Santa Mónica y las instituciones que se encuentran dentro del sector, como el Vivero “El Ceibo y El Suico"que desde el día uno estuvieron colaborando con plantas nativas y sus dueños participan de esta movida ambiental.

El accionar para el barrio

Desde la Asociación Civil de Fomento Villa Santa Mónica, han intervenido en el cuidado y la creación de una canchita de fútbol barrial y mejoras en la placita del parque. Acciones en la tenencia responsable de mascotas y acciones en el predio de la Asociación, como ferias y eventos.

“Son actividades concretas, en espacios claves”, dice Mariana y agrega: “Todo es trabajo en equipo (sino no se podría ) más la convicción, y cada uno tiene esa visión de cuidar al medioambiente, somos una villa de montaña”.

Ellos son claro ejemplo de la frase: “El que quiere hacer las cosas ecuentra la forma y el que no, encuentra la excusa”, porque cada vecino acciona desde su misión y su interés con el medio ambiente.

El nombre “Vecinos Nativizando” fue elegido para contagiar y abrir el juego, para que cualquier persona en su barrio cuide los espacios y corredores verdes para ellos y las futuras generaciones.