Río Cuarto | ventas | Cecis | comerciantes

Continúan cayendo las ventas en la ciudad pero mejoran las expectativas

La baja en el volumen comercializado fue de 1,71 por ciento. Sin embargo, creció la facturación en términos reales. Por otra parte, más del 57 por ciento de los comerciantes considera que la actividad mejorará en el corto plazo

Las ventas minoristas siguen cayendo en los comercios de Río Cuarto. Según el último relevamiento del Centro Empresario, el volumen de unidades comercializadas se redujo un 1,71 por ciento durante agosto en comparación con el mismo mes del año pasado.

Sin embargo, el trabajo también releva las expectativas y, en ese punto, sí se percibe una mejora porque la mayoría de los comerciantes espera un incremento en las ventas en el corto plazo.

El informe del Cecis señala que solamente siete sectores de la actividad comercial se salvaron de la caída y registraron una suba en el nivel de ventas:se trata de farmacia y perfumería, marroquinería, deportes, electrodomésticos, calzado, juguetería, librería e indumentaria.

Por otro lado, diez de los rubros relevados manifestaron caídas en el volumen de unidades vendidas.

Con respecto a las cifras hay que hacer una salvedad: si bien el informe señala que cayeron las unidades vendidas, en facturación hubo, en general, una recuperación. Los ingresos de los comercios mejoraron en un 76,18 por ciento, lo que implica una mejora en términos reales del 25,18 por ciento.

Es decir, aunque vendieron menos facturaron mucho más, lo que indica que la evolución de los precios de esos bienes de consumo estuvo muy por encima del índice inflacionario general.

La desocupación de comercios está en el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia.

Hubo rubros en los que cayeron tanto las ventas en unidades como en facturación en términos reales. En el rubro materiales de construcción, el volumen comercializado cayó un 19,23 por ciento, mientras que los ingresos reales también se desplomaron un 20 por ciento.

Un ejemplo contrapuesto es el de los neumáticos. En ese rubro, el volumen vendido cayó un 10 por ciento pero la facturación real creció considerablemente:48,50 por ciento, una vez descontado el efecto de la inflación.

Para adelante

Por otra parte, el estudio mide también las expectativas que tienen los comerciantes con respecto a la marcha de la actividad. En la encuesta, el 57,30 por ciento de los comerciantes consultados consideró que las ventas aumentarán con respecto a los niveles que se registraron el año pasado. Otro 34,42 por ciento planteó que continuarán sin variación, mientras que sólo el 8,28 por ciento espera una baja.

Además, el trabajo del Centro Empresario realiza un censo sobre los locales comerciales que están instalados en el macrocentro, el corazón de la actividad mercantil en la ciudad. La superficie que abarca está comprendida entre las calles Alberdi, Cabrera, Deán Funes y La Rioja.

Al término de junio existían 1.065 locales comerciales en ese sector de la ciudad;de ese total, 964 estaban ocupados y otros 101 estaban disponibles para alquiler o venta porque los dueños o los locatarios habían interrumpido su actividad comercial.

“Puede decirse que el factor de desocupación de locales comerciales en agosto fue del 9,48 por ciento, sin dudas uno de los mejores meses de ocupación desde el inicio de la pandemia”, plantea el informe del Centro Empresario y Comercial.