Innovación Verdeflor | Córdoba | exportación

Verdeflor, la yerba compuesta de mayor exportación del país y con sabor cordobés

Grupo Cordeiro es una empresa familiar con dos unidades de negocios: Yerba Verdeflor y La Blanca, dedicada a la fabricación de dulce de leche industrial. En ambos segmentos se destaca por su relevancia en el mercado interno y en el volumen de exportaciones. De Córdoba, para el mundo

Verdeflor es una de las grandes marcas de yerba compuesta de la Argentina y la principal exportadora de ese segmento. Es cordobesa y parte del Grupo Cordeiro, una empresa familiar que va por la segunda generación y que también tiene como unidad de negocios a La Blanca, una fábrica de dulce de leche industrial de amplia presencia en las golosinas de las principales marcas del mercado.

En diálogo con I+I CBA, Ernesto Cordeiro, hoy al frente de la empresa que fundó su padre, contó sobre los desarrollos actuales, los planes a futuro y un master plan para consolidar mercados mundiales: “Somos un grupo de empresas familiares conformado por dos unidades de negocios: por un lado Cordeiro y Cía que es Yerba Verdeflor, con más de 40 años y especializada en lo que es yerba mate compuesta, es decir, con agregado de hierbas. Y por otro lado, La Blanca, que fabrica dulce de leche industrial”.

Verdeflor 01.jpg

“Más allá de que en los últimos años nos metimos en el rubro de las yerbas tradicionales, nuestro fuerte es el segmento compuesto y es un nicho que en los últimos 10 o 15 años viene en crecimiento. Actualmente una quinta parte del consumo de yerba mate de Argentina pertenece a ese segmento”, agregó el empresario.

¿Un 20% del mercado de yerbas es de las compuestas?

Sí, sí. Y hay algunas regiones del país con un porcentaje muy por encima, cercano al 50%, como puede ser el caso de Cuyo o la misma provincia de Córdoba, que tiene más consumo de yerba compuesta que de la tradicional.

Es la combinación de hierbas de las sierras a la yerba mate…

Exacto. En nuestro caso incorporamos menta, cedrón, peperina, burrito, poleo, distintas yerbas aromáticas. Y es un segmento que sigue creciendo. Hay que partir de la base de que hoy el mercado demanda yerbas más suaves, y eso lo vemos con el posicionamiento de determinados productos que en los últimos años ganaron porciones de mercado. Si bien hablamos de que el mercado de la yerba mate es un mercado maduro, quienes se van incorporando eligen yerbas más suaves.

¿Todo el componente de hierbas viene de las Sierras?

Mucho de Traslasierra, de La Rioja, e incluso una parte se importa.

Volvamos a Verdeflor, ¿cómo está integrada hoy?

Es una empresa de 40 años y que tiene presencia nacional, con una planta industrial en Córdoba y otra en Misiones, donde recibimos la materia prima. No tenemos plantaciones propias, pero sí le compramos a pequeños y medianos productores la hoja verde. Hacemos la yerba canchada y luego hacemos la molienda en Córdoba, la mezcla con hierbas y el envasado. En este momento además estamos poniendo en marcha una fábrica nueva en Córdoba, que comenzamos en 2019 y luego se demoró por la pandemia y algunos contratiempos. Con eso vamos a aumentar nuestra capacidad productiva en Córdoba.

Verdeflor 04.jpg
Verdeflor 03.jpg

¿Qué va a implicar esa ampliación?

Vamos a tener mayor capacidad de procesamiento porque vamos a pasar de 3 líneas a 5 líneas de producción. Esto nos va a permitir algo que siempre tenemos en mente y que es abrir nuevas líneas de productos, con otros blends.

¿Cuántos blends tiene hoy Verdeflor?

Tenemos hierbas serranas, boldo, naranja, cedrón, melisa, menta, menta y jengibre, peperina, tradicional, Premium. Son 10 variedades en total.

¿Qué capacidad de producción tienen hoy?

Es de alrededor de un millón y medio de kilos.

¿Cuántas personas trabajan en Verdeflor?

Somos unas 100 personas actualmente, entre todos los sectores de la empresa, tanto en Misiones como en Córdoba. Haciendo la salvedad de que hay sectores comunes a las dos empresas.

¿Y el mercado externo?

Bueno, en 2023 fuimos el mayor exportador de yerba compuesta de Argentina, con envíos a Chile, España, Estados Unidos, Polonia y este año incorporamos Costa Rica, El Líbano.

Un pie en Medio Oriente…

Sí, y es un mercado que consume un volumen importante de yerba tradicional, que antes era algo que no teníamos y que incorporamos. Además, Medio Oriente es el mercado de mayor volumen de exportación para Argentina. Pensemos que el 70% de las exportaciones de yerba argentina van a Siria, después el 15% va a Chile y el resto a muchos mercados en donde mayormente es consumida por los argentinos que viven en cada país.

¿El consumo en Medio Oriente es igual al nuestro, en mate?

Sí, igual que nosotros, salvo que en vez de tener un mate como el nuestro usan un vasito más chico con una bombilla chiquita.

Bueno, esos argentinos desperdigados por el mundo son agentes de promoción…

Sí, tal cual. Creo que todavía resta mucho por crecer, pero seguramente habrá otra modalidad para la exportación. Tal vez más en bebidas y no tanto con mate y bombilla como nosotros.

¿Y para adelante, qué tiene en carpeta Verdeflor para los mercados internacionales?

Por supuesto que nos interesa seguir creciendo. Arrancamos con El Líbano, pero nos interesa profundizar ahí. Creemos que en Estados Unidos podemos seguir creciendo y también Europa. El objetivo es que para 2025 podamos duplicar lo que exportamos actualmente. Vale destacar que en el caso de la yerba lo que se exporta es poco comparado con el consumo del mercado interno. Pero nuestra intención es tener más mercados, para lo cual viajamos mucho a ferias, como Guld Food en Dubai, y que en esta última edición nos permitió cerrar el acuerdo con El Líbano. Ahora en septiembre vamos a Estados Unidos, a Miami, aprovechando el furor que hay ahí con la argentinidad y Messi. Se están llevando adelante muchas gestiones desde los organismos de gobierno.

El poder ampliar exportaciones siempre da mayor estabilidad para la empresa…

Sí, pero mi mirada es que si uno tiene que invertir en activos fijos, como tecnología o maquinaria en general, te da la tranquilidad de tener una venta en dólares que asegura las divisas. Por eso siempre intentamos crecer en ese segmento.

No deja de llamar la atención que en el mercado de yerbas, una empresa de Córdoba tenga esta relevancia…

Sí, es cierto. Lo que ocurre es que nosotros tenemos el foco en las yerbas compuestas, y es lo que nos trajo hasta acá. De hecho, el resto de las empresas que son fuertes en yerbas compuestas son de Córdoba o Santa Fé y no son originarias Misiones, aunque sí tienen presencia allá.

WhatsApp Image 2024-07-05 at 21.59.04.jpeg

Cómo a la yerba mate, ¿a las hierbas también se las compran a pequeños productores?

Sí. Pero ahora tenemos un proyecto propio de producción a partir del gran crecimiento que hemos tenido en los últimos años. Porque nosotros sólo incorporamos hierbas. La única que tiene saborizante es la de naranja, el resto es un mix. Por eso estamos en un proyecto para instalarnos en Traslasierra con un acopio y plantaciones de aromáticas.

Eso es para garantizar el abastecimiento de materia prima para la ampliación de la planta en Córdoba…

Exactamente. Si queremos poner en marcha una planta más grande y salir a buscar nuevos mercados necesitamos asegurarnos esa materia prima. La intención es que el año que viene eso tenga ya un grado de avance importante.

Matinal: el dulce de leche de las grandes marcas de helados y alfajores

La otra pata del Grupo Cordeiro es la producción de dulce de leche industrial de la empresa La Blanca. Ernesto Cordeiro recuerda que fue “un proyecto que comenzó mi padre y fruto de una crisis como las tantas que vivimos. Porque como Brasil es el principal socio para los productos lácteos argentinos, una turbulencia allá hizo caer fuerte los precios de la leche acá. Y en ese momento teníamos un tambo que perdía plata y buscamos una salida y decidimos industrializarlo. Instalamos una pequeña fábrica tambo dentro del campo que teníamos en Río Primero. La crisis de 2001 nos llevó a tener que vender el campo y con ese dinero montamos una fábrica en la ciudad de Río Primero, que fue evolucionando. Hoy está dedicada exclusivamente a la producción de dulce de leche industrial”, repasó el empresario que está al frente de la empresa, como cabeza de la segunda generación.

¿Qué implica hacer un dulce de leche industrial?

Que no vendemos o hacemos un producto de venta directa al consumidor. No se consigue en un supermercado. Atendemos a industrias.

¿Y la materia prima?

Les compramos a tambos de la zona, especialmente alrededor de La Para, Santa Rosa de Río Primero.

¿Qué tipo de industrias atienden?

Le vendemos el dulce de leche a industrias para hacer helados y para hacer alfajores. La tercera pata es todo lo que tiene que ver con panificación y repostería. Hoy somos la segunda fábrica en cuanto a volumen de dulce de leche en Argentina.

¿Qué empresas son clientes suyos?

Arcor, Bagley, Alfajores Jorgito, Mondeléz, Grido, Georgalos, entre otros.

Por lo cual es probable que cada vez que compramos un alfajor en un kiosco estemos comiendo dulce de leche de La Blanca…

Es probable! Yo cada vez que entro a un kiosco me fijo qué alfajores hay y sí, la mayoría tiene nuestro dulce de leche. Porque después también tenemos alfajores regionales que nos compran. Tenemos una presencia muy importante en el rubro golosinas de Argentina.

¿Y además exportan?

Estamos hace 20 años en Chile y estamos avanzando en Brasil. Y ahora tenemos mayor estabilidad productiva porque desde hace un año producimos a base de gas natural, porque antes teníamos caldera con cáscara de maní. Nos cambió muchísimo el aspecto productivo y nos permite tal vez pensar en duplicar la capacidad, ampliar el edificio, algo que está en un master plan de crecimiento que estamos llevando adelante.

¿Tienen pensado ir a la venta minorista, a la góndola?

En su momento hacíamos y hay demanda. Pero la fábrica fue creciendo en capacidad instalada pero no ediliciamente. Y eso sería necesario para avanzar en esa dirección.

¿Con La Blanca?

No, marca Matinal que es una de las marcas que tenemos. Y también hay algunas empresas que nos piden que les fabriquemos su marca a fasón. Pero está todo pendiente de la ampliación que seguramente realizaremos en los próximos años.