El lago Villa Dalcar es sin dudas uno de los sectores emblemáticos del oeste de nuestra ciudad.

El gran espejo de agua, desde donde se erige uno de los barrios que más crecimiento tuvo en las últimas dos décadas, viene siendo en los últimos años una fuente constante de reclamos al Municipio por parte de los vecinos, quienes denuncian su estado de conservación y otros problemas, como la seguridad del sector.

En los últimos días los mismos vecinos comenzaron a notar con preocupación que se están realizando obras en el sector de la “isla”, además de la instalación de cables de acero que surcan el espejo de agua y una “torre” naranja en la margen interna del lago.

Luego de observar la poda de algunos árboles, los vecinos se acercaron a hablar con la gente que está haciendo los trabajos en la “isla” (donde por muchos años supo funcionar un comedor) y se encontraron con la sorpresa de que se estaría adaptando el sector para la construcción de un bar que contaría además con espacios de ejercitación y bajada al lago para la realización de distintos deportes acuáticos.

villa dalcar 2.jpg
Esta estructura con los cables que cruzan todo el lago se instaló en los últimos días.

Esta estructura con los cables que cruzan todo el lago se instaló en los últimos días.

Precisamente, esa “torre” naranja y los gruesos cables de acero que cruzan el lago de punta a punta serían una estructura accionada por potentes motores para tirar las tablas de sky surf, uno de los deportes acuáticos que mayor furor despertó en los últimos años.

La respuesta lejos de alegrar a los vecinos los alertó y el reclamo habría llegado al Municipio y a la oposición, que estaría armando un pedido de informe a la Fundación Deportiva Municipal, titular de todo el predio del lago Villa Dalcar.

“La preocupación nuestra como vecinos es ver que ya se tomó una decisión sobre el futuro del lago y no sabemos ni siquiera de qué se trata. No sabemos cuál es la política urbanística que van a tener en uno de los espacios verdes más importantes de la ciudad”, le dijo un vecino al Chasqui.

“Tratamos de interiorizarnos en la obra y lo único que pudimos saber es que el cuidado del lago y la potestad de alquilarlo son del presidente de Deportes Río Cuarto, Martín Herrera”, agregó otro de los vecinos del sector.

martin herrera.jpg
Martín Herrera es el titular de la Fundación Deportiva Municipal, responsable de las instalaciones del lago Villa Dalcar.

Martín Herrera es el titular de la Fundación Deportiva Municipal, responsable de las instalaciones del lago Villa Dalcar.

La polémica en torno a esta posible concesión va más allá del desarrollo que se lleve a cabo en el lugar, ya que despierta nuevamente el debate sobre la información pública que debe dar los funcionarios sobre las decisiones que toman con el patrimonio de toda la ciudad.

¿Se informó en tiempo y forma el desarrollo que se va a ejecutar? ¿Se tuvo en cuenta el impacto ambiental con las obras que se realizaron y su posterior funcionamiento? ¿La explotación comercial del sector forma parte de un plan estratégico urbano de desarrollo del lugar? ¿Es un emprendimiento público o privado? ¿Se llamó a concurso público para la explotación del sector o se adjudicó directamente el sector?

Se trata de un sinnúmero de preguntas que por ahora no tienen respuestas.

“Esperemos que no se trate del mismo modo de adjudicación que se hizo con el quinchito de los 18 millones”, le dijeron en off desde la oposición al Chasqui. Aunque la misma fuente no aclaró si iban a solicitar o no de manera formal un pedido de informe por las obras.

¿Qué pasa en el lago Villa Dalcar? Por ahora es un misterio…