Opinión | viral | riesgo | circulación

La suma importancia de insistir en el cuidado individual y comunitario

Dada la situación de la pandemia por el Covid-19 en la Argentina, es importante destacar las medidas adoptadas y el momento oportuno en que fueron dictadas, todo lo cual podemos decir que está reflejado en la evolución de la circulación viral y el impacto en el sistema sanitario.

A diferencia de otras naciones como Italia, España, Estados Unidos o Brasil, por ejemplo, que no identificaron los primeros casos y no pudieron aislarlos, como tampoco a sus contactos, o minimizaron el riesgo y comenzaron el aislamiento social tardíamente, nuestro país actuó rápidamente, individualizó los primeros casos que ingresaron en el país y fue a buscar a sus contactos estrechos para evaluarlos y aislarlos.

Con esto se logró llegar a una evolución gradual de la circulación viral, eso que damos en llamar aplanamiento de la curva, y evitar un crecimiento exponencial de los casos.

Sin duda, esto es fundamental para que no se vea desbordado el sistema de salud y se pueda dar respuesta con buena calidad de atención a la demanda. Estas fueron medidas exitosas del sistema de salud con la rectoría del ministro Ginés González García y un esfuerzo sumamente importante de la secretaria Carla Vizzotti, que supieron abrir las puertas para discutir las medidas necesarias con las distintas sociedades científicas y los ministros responsables de cada jurisdicción.

Es importante insistir frente a la población acerca de la necesidad del respeto al aislamiento social y obligatorio por el cuidado individual y comunitario.

Hasta cuándo

Mantener estas medidas seguirá siendo necesario hasta que puedan ser modificadas de acuerdo con la evolución de la vigilancia epidemiológica. Y aun entonces, de todas maneras, deberán ser flexibilizadas gradualmente, comenzando con la población de bajo riesgo y que por sus actividades esté en condiciones de respetar el distanciamiento social entre las personas de un metro y medio como medida de prevención fundamental. Del mismo modo, deberán mantenerse la higiene de manos y los cuidados de protección respiratoria al toser o estornudar, sin dejar de utilizar siempre un pañuelo descartable.

Es fundamental prolongar el aislamiento hasta que disminuya la circulación viral en la población de mayor riesgo, adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas e inmunosuprimidos, dado que por sus características son los que pueden presentar complicaciones e inclusive morir por esta enfermedad.

Recordemos que en este tipo de enfermedades respiratorias, como tantas otras que circulan en el período invernal, es fundamental el acercamiento de los individuos para facilitar su transmisión.

Como sabemos, es esperable que circulen simultáneamente con virus de la gripe, y debemos recordar que es necesario que los individuos que tengan indicación de vacunación antigripal, niños de 6 a 24 meses, embarazadas, adultos mayores de 65 años, personal de salud y esencial y entre los 2 y los 65 años enfermos crónicos e inmunosuprimidos, deberán vacunarse para evitar este riesgo, considerando que la vacuna antigripal sólo protege contra la gripe, no contra Covid-19.

Para finalizar, es conveniente recordar que las pandemias tienen un tiempo de circulación viral y luego decrecen porque a medida que la población tiene contacto con el virus genera anticuerpos y deja de ser susceptible.

Ricardo Teijeiro

Médico infectólogo

Miembro de la Sociedad Argentina de Infectologia.

FUENTE: Puntal.com.ar