Regionales | VIRTUAL | padres | chicos

Viajan hasta 14 kilómetros en busca de wifi y asisten a clases desde los autos

Son los alumnos de la escuela rural de colonia El Espinillal, que una vez a la semana se reúnen en el patio del establecimiento y, desde los vehículos, comparten la tarea virtual junto con la docente Fabiana Rubiolo

Seis chicos de la zona rural, próxima a la colonia El Espinillal, viajan en los autos junto con sus padres a la escuela rural Jerónimo Luis de Cabrera para poder contar con una buena señal de internet y así participar de la clase virtual semanal propuesta por la directora y docente.

Al llegar al establecimiento escolar acceden al patio trasero y sin bajarse de los autos en los que vienen, y cumpliendo así con el protocolo de aislamiento, se conectan con la clase por internet gracias al servicio gratuito que la escuela posee provisto por la cooperativa eléctrica de Carnerillo.

El colegio rural se ubica a unos 24 kilómetros de General Cabrera, por ruta provincial E90.

Fabiana Rubiolo, la directora y docente del establecimiento educativo rural, dijo a Puntal: “La escuela está cerrada por la pandemia. Pero como tiene el servicio de internet gratis, que lo presta la cooperativa Coopelcar de Carnerillo, entonces los padres van al predio por cuenta propia y desde arriba de los vehículos se conectan. Sin bajarse, sin tener contacto con nadie”.

La docente detalló que a la escuela asisten 8 alumnos de primaria y los que van a conectarse desde los vehículos no son todos. “Hay dos familias que tienen internet en el lugar de trabajo. Son todos hijos de empleados rurales. En la zona hay feedlot y hay criaderos de cerdos, y los papás trabajan en esas actividades”, señaló.

En medio de la pandemia y las restricciones impuestas, el compromiso tanto de la docente como de los padres y alumnos supera todo tipo de obstáculo.

Rubiolo explicó: “En realidad esta conexión tan particular la hicimos dos veces. En la primera vez, fui yo para organizarlos y después ellos fueron cuando nuevamente nos pusimos de acuerdo. Generalmente van los que necesitan señal, porque si ellos de pronto se encuentran en una localidad vecina, se conectan desde arriba del auto, con su celular”.

La docente agrega que la intención es tan sólo conseguir la señal de la que no disponen en sus hogares, porque contratar servicio de internet en la zona rural tiene un costo elevadísimo.

"Ahora, los papás llegan con sus autos e ingresan al patio. Si tuvieran que trasladarse a otro lugar significaría otro tipo de costo, que algunos de ellos no podrían afrontar”, asumió Rubiolo.

Así, los chicos pueden tener sus clases cumpliendo todas las disposiciones del distanciamiento social vigentes en la provincia.

“Destaco la gran predisposición de estos padres que traen a sus hijos y que desde arriba de sus autos los acompañan en lo que es un contacto semanal con el docente a través de la clase virtual”, apuntó.

Compromiso

“Nuestros chicos tienen un gran compromiso con la escuela, pero es como les he dicho a todos: si los papás valoramos lo que nuestros hijos hacen, y en eso está incluida la escuela, los chicos lo van a hacer también. Algunos padres también han establecido conexión frente a la sede del club ‘Esteban Piacenza’, que también hay conexión”, expresó.

Algunas de las familias deben viajar hasta 14 kilómetros para llegar al patio de la escuela y que los chicos puedan ser parte de la clase virtual.

Los papás en vez de viajar todos los días a la escuela asumieron el compromiso de este contacto una vez a la semana.

Además del contacto que tenemos todos los días, por WhatsApp, vienen a la escuela para tener una mejor conexión. La clase virtual es por Google Meet.

“Es para tener un contacto y una interacción, entonces los chicos se ven, me ven, nos vemos y ven a sus compañeros”, precisó la docente. “Se escuchan, cuentan lo que han hecho, cómo están realizando las actividades, las necesidades, según el propósito de la clase".

Un nuevo desafío

Rubiolo aclaró que la intención de hacer conocer esta experiencia es para valorar el esfuerzo que hacen las familias y también todo el trabajo que se está haciendo para la enseñanza de los chicos.

Los alumnos de la escuela del Espinillal están ahora trabajando para participar de la Feria de Ciencias, que se desarrollará en los primeros días de noviembre, en su instancia zonal, en la que presentarán un trabajo sobre alimentación saludable.