Arquitectura | vivienda | proyecto | elementos

Una casa serrana con reminiscencia europea

Hasta el más mínimo detalle fue minuciosamente cuidado, desde lo general hasta lo particular. Volúmenes simples interactúan entre sí con las visuales como prioridad y el cerro Pan de Azúcar como remate visual

Se luce tanto de día como de noche, en el interior como en sus fachadas. Hasta el más mínimo detalle fue resuelto con un criterio de conjunto y, emplazada en un country de Mendiolaza, “Casa Acna” se distingue por su diseño que rescata aspectos de la vivienda europea.

Proyectada sobre un terreno de 1.380 metros cuadrados, que posee un leve desnivel en pendiente negativa hacia el fondo, la vivienda cuenta con 450 metros cuadrados cubiertos que albergan un total de 5 habitaciones con baño en suite, dos toilettes, una sala principal en doble altura con cocina, comedor y estar, quincho con sala de TV, dos galerías, cochera cubierta y área de servicio.

image.png
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

“El proyecto nace con la premisa de buscar una unidad habitacional que pueda ser usada en dos bloques independientes, creando una experiencia única de contacto total y continuo con el exterior. Ambos bloques están conectados mediante un sistema de puertas corredizas, que pueden independizar cada uno de sus módulos según sea el requerimiento”, explica a Puntal ADC Gabriela Borda Bossana, quien junto a Celeste Carballido comparten el estudio CBArquitectas en la capital provincial.

Las profesionales expresaron que en la propuesta se priorizó la funcionalidad y la relación con el entorno, lo que derivó en una resolución morfológica de volumetrías simples, dotadas de grandes ventanales y en permanente búsqueda de apertura y conectividad con el exterior, generando una vinculación directa mediante galerías y dando resultado en una espontánea atmósfera de total confort desde la perspectiva interior hacia todas sus visuales.

image.png
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

En cuanto a terminaciones, se optó por colores neutros y materiales nobles, como la piedra y la madera, trabajando junto a picapedreros, carpinteros y artesanos, para lograr terminaciones únicas en total armonía con el contexto.

“Las visuales fueron determinantes en el proyecto, generando grandes aberturas y resultando en cuadros que se modifican en cada momento del día, dependiendo de su iluminación natural. Estos ventanales permiten apreciar el campo de golf y elementos naturales como el cordón montañoso que contiene al Pan de Azúcar”, señala Borda Bossana.

image.png
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

-¿Cómo se resolvió el diseño interior?

-Desde el diseño arquitectónico, se buscó mantener la simplicidad que caracteriza al proyecto general sin perder elegancia y calidad. Desde el diseño de mobiliarios empotrados, que dotan de un estilo propio a la vivienda y la cuidadosa elección de terminaciones y revestimientos, siguiendo una línea de colores y texturas que dialogan con el exterior, se logró una unidad visual que requiere de muy poco mobiliario para completar los espacios. En cuanto a los materiales utilizados se optó por elementos de primera calidad en mesadas de cuarzo, pisos de porcelanato, griferías y sanitarios de alta gama, terminación en yeso, muebles de alto brillo con cierre suave, espejos front y retroiluminados, cortinas en todos ambientes, algunas motorizadas y domotizadas, aberturas de alta gama con persianas, cielorrasos de placas de yeso y madera natural, barandas de vidrio templado laminado, calefacción central y estucado veneciano imitación Calacatta en mueble de living central, entre otros.

image.png
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

-¿Cómo fue concebida la iluminación natural y artificial?

-En cuanto a la iluminación, se realizó un proyecto estudiado para que la vivienda, en horas de oscuridad, posea características únicas y resalte como elemento escenográfico. Se buscó destacar elementos que son claves en las fachadas de la casa como los muros de piedra o la pieza de estucado realizada por un artista italiano contratado para la obra, que cumple un rol protagónico en la fachada principal. En cuanto a la iluminación interior, se diseñaron lámparas colgantes a medida, volviéndose elementos protagonista de los espacios.

image.png
Ph: Gonzalo Viramonte

Ph: Gonzalo Viramonte

Toda la vivienda está dotada de un sistema de domótica, permitiendo al usuario controlar iluminación, riego, fuente de agua, pileta, cortinas, calefacción, aires acondicionados, sistema de seguridad, entre otros, desde su celular, estando en cualquier lugar del mundo. “El exterior se proyectó junto a un equipo de paisajistas, eligiendo cuidadosamente el tipo de vegetación y su ubicación. Además se diseñó una piscina con desborde infinito mirando directamente a la cancha de golf y una fuente con chorros de agua en el frente de la vivienda, dotando al ingreso de la misma de una fachada imponente”, finalizó la arquitecta.

Javier Borghi