Regionales | Agua | Achiras | Lluvias

Alerta amarilla en Achiras: advierten que comienza a escasear el agua

La falta de lluvias y el abrupto descenso de los niveles acuíferos que proveen del vital líquido a la población están resintiendo la provisión. El intendente José María Gutiérrez solicitó a los vecinos evitar cualquier derroche.

La falta de lluvias y el repentino descenso de todos los niveles acuíferos que proveen a Achiras obligó a encender el alerta amarillo y advertir que podría escasear el agua potable en la localidad.

Ante los pronósticos que adelantan elevadas temperaturas para este fin de semana, desde la Municipalidad salieron a pedir a los pobladores cuidar del vital líquido para evitar inconvenientes.

“Estamos pidiendo no regar patios ni veredas para no desperdiciar agua. Los niveles de vertientes de las que se nutre el pueblo han descendido bruscamente y si no llueve podríamos empezar a padecer los conocidos problemas de siempre", manifestó el intendente José María Gutiérrez.

Mientras tanto, procurando algún paliativo, el intendente indicó que se habilitará una perforación existente para poder hacer riego de calles y no utilizar el agua potable. Queda en espera el bombeo de líquido desde la presa, siendo ésta la última medida a adoptar.

“El pueblo de Achiras desde siempre se ha nutrido de muy buena agua de vertientes pero como la sequía nos afectó, debemos cuidar al máximo el vital elemento”, apuntó.

La problemática de la falta de agua potable en Achiras viene desde hace unos 15 años. La situación que se genera cuando hay pocas lluvias es que bajan los caudales y el nivel es insuficiente en las tomas, por lo que no llega el vital elemento a varios sectores de la población.

Fue en 1970 cuando se desarrolló la primera red de captación con agua del río. Por esa época el pueblo apenas contaba con unos 1.500 habitantes cuando en la actualidad hay 3.500 y en tiempos de turismo suele llegar a 5.000.

En los últimos años, el crecimiento urbanístico que ocurrió en la villa serrana aumentó la demanda por servicios como el agua. Es así que hay sectores que, ante situaciones extremas como las actuales, sufren problemas para tener una provisión óptima.

El cupo estipulado de consumo por casa es de unos 500 litros, pero dicha cifra suele ser superada, demandando mayor provisión al sistema.

Proyecto paralizado

Consultado el intendente Gutiérrez sobre las gestiones que se iniciaron meses atrás para optimizar el servicio, con la visita de Alberto Bresciano, de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia, sostuvo: “La pandemia nos retuvo todo, nos ha complicado. No es culpa de nadie lo que sucedió pero convengamos que esta situación de emergencia sanitaria y los últimos incendios provocaron una demora enorme para continuar con el proceso de reformar nuestra planta”.

Dicho proyecto planteaba implementar nuevas técnicas de filtrado con placas para utilizar el agua que proviene de la presa de Achiras, la que por un conducto ya construido llega a las piletas de la planta.

Así, en vez de construir una nueva planta tal como se planteó en su momento, el proyecto que visualizó el ingeniero Bresciano era que se podría seguir contando con el mismo sistema de captación de agua pero bombeada desde la presa y así evitar desabastecimientos en tiempos de consumo excesivo.

Otras localidades de la zona también advierten sobre la disminución de los volúmenes de agua, siendo una de las causas principales la falta de lluvias para alimentar las napas.