Rostros y Rastros alimentos | Alimentos congelados | temperatura

Mitos y verdades: qué alimentos congelar y cómo hacerlo

La rutina vertiginosa en la que nos vemos inmersos, hace que muchas veces no tengamos el tiempo suficiente para elaborar nuestras comidas y por ello recurrimos al uso de freezer que nos facilita la tarea de conservar alimentos por mucho tiempo y tenerlos al alcance de la mano. Sin embargo, muchos mitos y verdades surgen en torno a cuál es la manera correcta de congelar la comida y si todos los alimentos pueden atravesar este proceso

El freezer se volvió un aliado para los que tenemos poco tiempo para cocina. Congelar la comida, es una forma de conservar los alimentos, alargar su vida útil y poder disponer de ellos en todo momento. Nuestro ajetreado ritmo de vida, hace que muchas veces no tengamos el tiempo suficiente para elaborar al 100 % nuestros alimentos y es ahí en donde acudimos a tener en el freezer alimentos congelados que podamos preparar rápidamente. Sin embargo, solemos no detenernos a pensar si la manera en la que congelamos estos productos, es la correcta.

Conversamos con la Lic. en Nutrición, Mariana Lisciotto M.P: 2516 (@lisciottomariana), quién derriba algunos mitos y refuerza verdades, sobre el correcto uso del freezer para congelar los alimentos. Nos cuenta también que serie de precauciones y pautas se deben tener en cuenta para realizar una congelación y almacenamiento de alimentos de manera segura para que estos no se deterioren. En esta nota descubrimos qué alimentos y comidas se congelan sin problema y cómo hacerlo correctamente para que conserven todas sus propiedades y su sabor.

Qué alimentos y comidas se pueden congelar y cuáles no

Al momento de llevar los alimentos al freezer, hay que tomar una serie de precauciones y pautas para realizar una congelación y almacenamiento segura y no deteriorar la calidad de las provisiones que vamos a almacenar. “Como regla general en la mayoría de alimentos, es importante secarlos antes de congelarlos ya que se tienen que guardar sin agua ni aire, para evitar que se agüen y se oxiden o deterioren, de esta manera se conservan mejor, tanto sus propiedades y sabor, como su textura”, indicó la licenciada.

Carnes y pescados: Ambos se pueden congelar tanto crudas como cocidas. Es mejor hacerlo en trozos pequeños o raciones para solo descongelar la porción que vas a consumir y no toda la pieza. “En el caso del pescado se recomienda limpiarlo y descamarlo antes del proceso de congelación”, resaltó.

Huevos. Nunca se puede congelar con cáscara, sí batidos o sin cáscara, con las yemas y las claras juntas o separadas en recipientes herméticos de cristal preferentemente.

Legumbres y verduras. Se pueden congelar. Pero, antes de hacerlo, tendrás que blanquearlas, o cocinarlas, ya que crudas no toleran bien el proceso de congelación. Asegúrate también de que estén bien escurridas antes de colocarlas en el congelador. “Atención con las papas, ya que estas no toleran bien el proceso de congelación por lo que, solo se suelen congelar en puré o a medio cocinar, como son las papas pre cocidas que encontramos en las tiendas”, manifestó.

Fruta. Salvo los frutos rojos y los cítricos sin piel, que se pueden congelar crudos, el resto se tiene que congelar cocida o en puré, compota o con azúcar o almíbar.

Pan y harinas. Se puede congelar sin problemas, pero siempre en rebanadas o en porciones individuales para facilitar la descongelación parcial.

Lácteos. Salvo la manteca y la crema, el resto de lácteos como lo son: la leche, el yogur, los quesos, etc., no se suelen congelar porque pierden su textura, se disgregan y pueden deteriorarse. “Los lácteos como la leche o el yogurt, puede sufrir alteraciones en sus grasas y sus componentes, que pueden ser potencialmente nocivos para la salud si estos se congelan”, resaltó.

Mito y verdades

- Descongelar a temperatura ambiente. MITO: Los alimentos NO se debe descongelar a temperatura ambiente para evitar la proliferación de bacterias. “Un error habitual es sacarlo del freezer, y dejarlo fuera del frío a temperatura ambiente para luego cocinarlo. Lo recomendado es la refrigeración inmediata, es decir del freezer a la heladera o directamente la cocción del mismo”, explicó la profesional. Otra forma de descongelar sería la inmersión en agua fría y como última opción estaría la descongelación en microondas.

- Un alimento que ha sido descongelado, no se puede volver a congelar. VERDADERO: Cuanto más se manipule la congelación-descongelación, mayor será el riesgo de contaminación. “El proceso de descongelado favorece la multiplicación bacteriana y podría correrse el riesgo de una intoxicación alimentaria. El consejo es consumir lo más pronto posible cualquier tipo de alimento después de ser descongelado”, resaltó.

- La congelación modifica la textura de los alimentos. VERDADERO: Los alimentos que han estado en el frezer no se pueden volver a congelar una vez descongelados. “La congelación afecta a la textura de los alimentos, ya que se produce una solidificación del agua que compone dicho alimento, por ende, su volumen, los nutrientes, las estructuras de proteínas, carbohidratos y lípidos se verán modificadas, por eso se recomienda no volver a frezar un alimento que ya ha sido descongelado”, aclaró.

- Solo se puede congelar con las bolsas especiales para esto. MITO: Si bien las bolsas para congelar son de un material especial, que ayuda a conservar mejor el producto, no quita que podamos emplear otras bolsas o recipientes para congelar nuestros alimentos. Debes utilizar siempre recipientes herméticos y materiales adecuados para la congelación, el secreto está en que quedan bien guardados en ellos. “Siempre se recomienda seguir los mejores procedimientos en pos de cuidar nuestra salud, si no querés usar las bolsas especiales para congelar, los tuppers, recipientes de vidrio o bolsas reutilizables son una buena opción”, detalló.

- Los alimentos congelados no vencen. MITO: Los alimentos no pueden almacenarse en el congelador indefinidamente. Se recomienda un período máximo de entre 3 y 12 meses en función del alimento, sin que su calidad se vea afectada. “El tiempo óptimo para mantenerlos en el freezer es entre 3-6 meses. Cuanto más tiempo este congelado el alimento, más se distorsiona su textura original”, concluyó.

Por Julieta Varroni