Deportes | Argentina | Mundial | jugadores

"El que refundó la Selección Argentina fue Cesar Luis Menotti"

A 42 años del debut en el Mundial 78, Roberto Marcos Saporiti, parte del cuerpo técnico campeón, analiza aquel equipo y la dura zona que tocó. Pondera la figura del rosarino como el gran refundador de la albiceleste.

Roberto Marcos Saporiti es un emblema del fútbol argentino. Pese a no formar parte del cuerpo técnico de Menotti, en el Mundial 78 fue un refuerzo de lujo del propio Flaco y su equipo de trabajo.

El papel de Saporiti en la competencia fue de vital importancia por lo que pudo transmitir y junto con Pizzarotti y Poncini conformaron un verdadero grupo de élite para la obtención de la copa.

Se cumplieron 42 años del debut argentino en la histórica Copa del Mundo. Triunfo sufrido 2 a 1 frente al duro Hungría en una zona muy compleja completada por Francia e Italia, donde el equipo nacional sufriría en cada encuentro, al punto que la derrota con los italianos obligó a la mudanza a Rosario y a partir de allí la historia es sabida. Es un lujo escuchar a Saporiti, creanme, es una clase de fútbol y de vida. Sobre el final una reseña muy rica de sus tiempos como jugador.

-Nosotros sabíamos que nos había tocada una zona muy dura, la más difícil que se recuerda para un local, el fixture de la primera vuelta fue el más difícil. En ese sentido “la dictadura no nos ayudó para nada” (dicho con toda la ironía).

-Con todas selecciones europeas y de peso

-Francia era potencia, Hungría media potencia e Italia ni hablar. Los jugadores también sabían que nos tocó una zona muy difícil. Me-notti montó una organización fuera del campo de juego, tenía-mos a Rodolfo Kralj (croata nacido en tiempos del imperio Austro-Húngaro en 1908, a los 20 años ya hablaba cuatro lenguas, en 1931 se afincó en la argenitna) que manejaba cinco idiomas y armamos un calendario internacional. Después el equipo tuvo la idea del técnico que fue interpretada por los jugadores y nos preparábamos con la seguridad que podían hacer las cosas en el campo de juego. Te hablo ahora con el resultado puesto, los jugadores entendieron perfectamente el mensaje de Menotti.

-Con el paso de los años ¿cómo valora el trabajo de Menotti?

-A nivel de selección no tengo la menor duda de que hubo un antes y después de él. No que haya in-ventado el fútbol, sino que le dieron a sus selecciones una gran organización obviamente que los que juegan después son los jugadores. Me refiero a Rinnus Mitchel en Holanda, por ejemplo. Menotti en tiempos democráticos presento un proyecto por cuatro años, la organización fuera del campo es-taba, se llevó adentro y después tuvimos la suerte de que fuimos campeones del mundo a nivel mayor y juvenil. Con esto no evalúo técnicos, sino que en cuanto a organización, a ideas, es antes de Menotti y después de Menotti. Después tuvimos técnicos muy buenos como Basile, Bielsa, Sabella, Bilardo ni hablar, pero el que refundó la Selección Argentina se llama Cesar Luis Menotti.

-En pleno Mundial 78, ¿cómo era su trabajo previo a cada partido?

-Yo nunca integré el cuerpo técnico de César. Estaba formado por el profesor Pizzarotti, un grande, y Rogelio Poncini, ese fue su cuerpo técnico histórico siempre. A mí me prestaban los clubes, yo nunca tuve un contrato con nadie y no cobré un solo peso de AFA, a mí me pagaba Talleres de Córdoba en el 77, 78, 79, en el 80 Rosario Central, después Loma Negra de Olavarría. Menotti me llamó luego de vivir muchos años en Europa, estando cerca de Alemania, Holanda. Seguí la gira previa al Mundial 74, estuve en París, Rotterdam y después me fui al mundial. El conocimiento con César era de habernos encontrado en algún café cuando éramos jugadores. El me llamó para hacer algunos trabajos especiales, yo no fui a ninguna gira, si me quedé en Villa Marista (concentración de la selección) los 20/30 días que estuvo concen-trado el equipo en febrero del 78, después por abril o mayo en el Sindicato del Seguro y luego la con-centración final en la Fundación Salvatori (ubicada en José C. Paz). A la mañana normalmente organizaban Menotti y Kralj varias cosas y Pizzarotti, Poncini y yo trabajábamos el equipo. Menotti conversaba conmigo, me decía lo que pretendía y yo hacía los trabajos, están los jugadores de testigo.

-¿Cómo lo ve a Scaloni como DT de la Selección?

-Muy bien. Está haciendo un excelente trabajo en lo previo, con una renovación muy interesante. Está conservando la base del equipo, hay jugadores que se van repitiendo en los diferentes torneos, hay una base de ocho o nueve jugadores y después va bus-cando alternativas, es interesante. Para las eliminatorias del año que viene se puede hacer una apreciación mucho mejor. Estoy convencido que Argentina llegará a Qatar 2022 con un plantel joven, con alguna experiencia y con posibilidades de hacer un buen campeonato del mundo, aunque no seamos favoritos. Hace muchos años que Argentina no es campeón del mundo y de pronto pasan cien años y tampoco saldrá. Lo que pasa es que el nuestro es un problema de educación y cultura, es un tema muy profundo y eso no lo va a cambiar un partido de fútbol. Imagínate que en el 2014 se llegó a una final con Sabella, muy buen técnico y como se perdió en el suplementario, lo que yo leí en cierta prensa, parecía que nos habíamos ido al descenso, es un problema de educación y cultura. Es como el tema de las villas, parece que las descubrieron ahora, las villas están hace 50 años en la Argentina. No con-fundamos a la gente de que se puede comparar la pobreza de Francia con la de Argentina, allá habrá pobreza pero es digna y en un grado mínimo de la población. Acá el cincuenta por ciento está en una pobreza de lo más profundo. A mis 81 años el desafío mayor es, seguir creciendo y el desafío de todos los días seguir aprendiendo.

-En una gira con Deportivo Es-pañol por España, enfrentaron al Real Madrid de Di Stefano y Puskas ¿cómo jugaba Don Alfredo?

-Fue en febrero de 1961, yo tenía unos 20 años, Alfredo habrá te-nido unos 32 o 33. Me llevó el Deportivo Español, después volví a Independiente. Fue una gira ex-traordinaria, la colonia española era muy poderosa, imagínate que llevaba 20 mil personas a la can-cha de Huracán jugando Primera C. Conclusión, Alfredo Di Stefano juega hoy, mañana y en el 2500, tenía velocidad, físicamente un dotado, técnicamente muy bueno, goleador y una tremenda personalidad, mandaba él en el campo de juego. También estuve dentro de la cancha con Pelé, él nunca supo quién era yo, después apareció Maradona, irrepetible, Cruyff el in-ventor del fútbol moderno y Messi que llevó la Play Station al campo de juego. Y acá en la Argentina hay muchos que lo niegan. En conclusión el fútbol es posesión de la pe-lota, ganar todos los espacios posibles para que haya claridad y un compañero te pueda pasar bien la pelota, para eso tenés que moverte, y en la pérdida de la pelota reducirle los espacios al rival. O sea tenes que tener movilidad y una idea futbolística. El futbol es en espacios, en posesión de la pe-lota y no posesión de la pelota. En cualquier nivel, sea el Liverpool o Estudiantes de Río Cuarto el mayor desafío que tiene un técnico, más allá de manejar los egos que es fundamental, es la cuestión de los espacios, tenes que conseguirlos y cuando la tiene el contrario tenés que reducirlos.

Javier Albarraciín. Redacción Puntal