Espectáculos artes-visuales |

Ana María Ferrari en "Arte entre Libros"

El ciclo virtual de la UNRC presenta el proyecto fotográfico "Imágenes en cuarentena" en la quinta muestra con artistas que fueron seleccionados en la Convocatoria Abierta

Con el proyecto Imágenes en cuarentena, del Ana María Ferrari, se presenta la Quinta Muestra de la Convocatoria Abierta a Artistas Visuales realizada en el marco del Ciclo Arte entre Libros.

La propuesta refleja una época tan extraña, jamás vivida. Pandemia. Encierro en un departamento. Una amenaza invisible en el aire que nos acerca al “Otro”. Soledad y rutina. Ojos inquietos espían, merodean, buscan resquicios, luces y sombras, la cámara lista para congelar la escena. La alegría de vernos a través de un vidrio.

Fotografía Digital, cámara CanonSX530HS. Invierno 2020.

Ana María Ferrari Nas es Licenciada en Ciencias de la Comunicación, egresada de la UNRC. Desarrolló su actividad en el campo de la Gestión Artística y Cultural, vinculada especialmente a las artes visuales, la danza, el teatro y la arquitectura. Fue integrante del Área de Prensa y Comunicación de la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Río Cuarto, Comunicadora Institucional y docente en el Instituto Norma Fontenla de Danza Clásica. Actuó en la producción de cursos, talleres y muestras de Fotografía. Actualmente vive en Villa María, Córdoba. -

En primera persona

“Deseo poner en relieve el carácter plural, participativo y federal de la UNRC y en particular del Dpto. Cultura de la misma, al mostrar y hacer circular obras de artistas tan diversos y de todo el país. Es una manera de sentirnos cerca, identificados y activos en estos momentos raros. Me enorgullece ser egresada de esa Universidad.

Más allá del título académico, la UNRC me acercó al arte en sus múltiples expresiones. Lo que antes se insinuaba, ese balbuceo, se transformó en un llamado a hacer, a practicar y a producir. Por ese intermedio, conocí a María Fux, con ella bailé y me capacité, lo aprendido lo traspasé a las letras y escribí.

Allí también tomé mi cámara de fotos y comencé a hacer Fotografías, siempre animada por el apoyo inclaudicable de mis profesores. Desde ese lugar fui por los caminos de la Danza, del Folclore, del Tango, de las Artes Plásticas.

De la fuente impulsora universitaria tomé palabras de la Filosofía que inspiraron las muestras fotográficas de las que participé. Y ese abrevadero me sigue nutriendo hoy con lo aprendido y con lo que sigo incorporando a mi vida, en Fotografía, en Danza y en Literatura.

Veo el cuerpo traspasado por el movimiento, intentando un gesto y lo pienso en un fraseo dancístico, en clave musical, en un claroscuro fotográfico o narrado en las letras de un relato.

Todo me lleva al arte que me acompaña siempre. En algún momento, fue una herramienta para mirar distintas etapas de mi vida y plasmarlas en fotografías, tal vez de manera catártica o analítica. Después y siempre la mirada está adiestrada para seguir la luz y sus dibujos y ver en cualquier momento una fruta iluminada por un rayito de sol o la sombra de una hoja, el trasluz de una rama. Ya sea Fotografía Conceptual o Abstracta siento al arte, en general, polisémico y necesario.

foto2.jpeg

Una casa dispara un pensamiento, una conjunción, una asociación y así escribo. Un dolor se deshilacha si lo transformo en cuento. Un color, la música, el silencio desatan un paso, un giro, la danza. Puedo bailar una calle, una puerta, un río. Fotografiar un atardecer o una tapera y encuentro belleza en ambos. Desplazarme en el espacio, es escribir.

Líneas y curvas, como planos de ciudades, sombras y luces, letras y blancos, música y silencio. Todo eso me habita.

Es el ánimo, el ímpetu, el desafío y el crecimiento. Es la oportunidad.

En el arte nunca se pierde, siempre se gana. “

En esta ocasión mis fotografías revelan el aislamiento que vivimos en 2020. La serie Fotos en Pandemia, construye principalmente atmósferas vinculadas al paisaje urbano siendo “espiado” entre rendijas, está presente la imposibilidad de salir, el encierro, la soledad. Este paisaje está a veces apenas habitado, a veces desolado, siempre condicionado de alguna manera a la soledad. No hay ojos que me miren sin mediación. Hay espacios “alternativos” donde se encuentra la familia. El vuelo libre de los pájaros… Hay imágenes de interiores que expresan –también- el ensimismamiento y la circularidad de la rutina”.

Lo que se lee ahora