Espectáculos | Banca-al-arte |

Un réquiem alemán: momento sublime

El próximo domingo 17, en una edición especial de “Banca al Arte”, se presentará la obra de Johannes Brahms, versión Londres.

Juan Manuel Brarda anticipa detalles del concierto que dirigirá el maestro Mariano Moruja e interpretarán el Coro Polifónico Delfino Quirici, los solistas Laura Rizzo y Federico Bildoza y los pianistas Irene Amerio y Vicente Ronza. 

El próximo domingo 17 la programación de “Banca al Arte” se vestirá con galas especiales con la presentación del “Un Réquiem Alemán” de Johannes Brahms, lo que supondrá una experiencia singular por partida doble.

En principio por ser la primera vez que se interpreta en la ciudad con la base de un elenco local como el Coro Polifónico “Delfino Quirici” más la participación de invitados especiales que le dan un perfil más destacado aún al proyecto.Y además, porque la posterior difusión del concierto en el horario habitual del programa que se emite por Canal 13 de Río Cuarto, será la primera experiencia de ese tipo en la televisión abierta. 

El director del coro local, el maestro Juan Manuel Brarda, en medio de la intensidad de los ensayos, que se agudizará esta semana, manifiesta su regocijo por estar frente a ese nuevo trabajo: “los motivos de ese entusiasmo comienzan con lo que significa enfrentarse con el desafío de interpretar una obra como ésta y se acrecienta desde el momento en que para su realización contaremos con el concurso de varios artistas invitados (ver en un aparte) que se sumarán a los integrantes del coro para jerarquizar especialmente este concierto”.

Brarda ha sido confirmado en la conducción de la agrupación coral riocuartense, una de las más antiguas del país en actividad continuada y precisa que este gran trabajo podría considerarse, a pesar de que el Delfino Quirici realizó ya algunas presentaciones este año, como “el punto de partida de alto nivel de un programa de actividades que incluye una activa participación del elenco en el ámbito local y regional de las actividades artísticas”. 

Espiritualidad

En todo caso, ese comienzo se producirá bien arriba: “Pocas obras en la historia de la música aparecen tan impregnadas de espiritualidad, no sólo en lo que al texto atañe, sino también en lo que a la propia música concierne. El hecho de que Brahms designase esta magna obra como "ein deutsches Requiem", o más exactamente, "eine Art deutsches Requiem (una especie de réquiem alemán)" obedece al propósito de configurarla como una composición de índole exclusivamente musical, y ajena, por tanto, a la celebración litúrgica”. 

Brarda precisa en ese sentido que “a pesar de que Réquiem es, precisamente, la palabra con la que da comienzo el Introitus de la misa de difuntos de la Iglesia católica, y que, en el ámbito musical, ha dado origen a numerosas obras de carácter religioso de la mano de Ockeghem, Lassus, Morales, Palestrina, Cavalli, Scarlatti, Mozart, Cherubini, Berlioz, Liszt, Verdi, Dvorák, Fauré, etc”, el objetivo de la obra de Brahms es diferente”.

Y detalla, explayándose en la contextualización histórico-personal que impulsaron la creación de esa gran obra : “Dos fueron los acontecimientos que impulsaron a Brahms a componer su réquiem: el fallecimiento, en el verano de 1856, de su amigo Robert Schumann (quien, paradójicamente, también tuvo el propósito de componer una obra con idéntico título) y la muerte de su propia madre en febrero del año 1865.

Protagonistas

-Mariano Moruja, una autoridad en la materia y con una trayectoria intensa y difícil de resumir. Acaso alcance con decir que dirige el Grupo Vocal de Difusión, ha tenido a su cargo   la parte coral del primer registro discográfico de la «Cantata para el Pueblo Joven» de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer; es creador, director e integrante del Grupo de Solistas Vocales Diapasón Sur; entre 1994 y 2000 integró el Estudio Coral de Buenos Aires, dirigido por Carlos López Puccio y en 2009 recibió el Premio «Konex Música Clásica Argentina Director de Coro».

-Una de las pianistas del concierto será Irene Amerio, una de las grandes interpretes argentinas del instrumento, con un desarrollo profesional que como solista o como pianista de orquesta en todo el país, en Francia, Chile, Uruguay y Brasi, interpretando tanto obras del repertorio académico como popular.

-Otra de las grandes figuras solistas de esta versión de Un réquiem alemán” es nada menos que Laura Rizzo, la cantante lírica riocuartense de mayor trascendencia nacional e internacional, quien cada tanto regresa para realizar alguna presentación a la ciudad en la que cimentó su carrera vastamente conocida entre nosotros y que asumirá la parte para soprano de la obra de Brahms. 

-Dos grandes artistas locales completarán el aporte solista del gran reparto de la obra, ambos integrantes del plantel estable del Coro: el pianista Vicente Ronza, toda una garantía dada su versatilidad pianística y a su fineza interpretativa y Federico Bildoza, uno de los cantantes más destacados surgidos en los últimos cinco años en la ciudad y quien asumirá las partes para barítono.

Versión Londres

-“Un réquiem alemán” es una composición para soprano, barítono, coro y orquesta de Johannes Brahms, que se interpretará aquí en un arreglo camarístico, escrito por el mismo Brahms, conocido como versión Londres en la que hay una transformación del gran coro en coro de cámara, y de la orquesta, que aparece reducida a piano a cuatro manos.

-La obra se compone de siete fragmentos incluido el n.° 4, que no figuraba en la primera edición, todos corales; en tres de ellos se insertan también pasajes en solo. El conjunto de la composición se puede dividir en dos partes; por un lado, los tres primeros fragmentos que expresan la lamentación y, por otro, los cuatro últimos que hablan del consuelo.