Río Cuarto | biblioteca | libros | gente

Por el costo de los libros, cada vez hay más demanda en las bibliotecas

Si bien las librerías siguen teniendo un importante número de lectores, las instituciones públicas cuentan con más visitantes que, a cambio de una pequeña cuota mensual, pueden acceder a miles de títulos de diversa índole

Las bibliotecas populares han visto crecer la nómina de socios y la demanda de ejemplares a partir del fuerte aumento que en los últimos años se ha dado sobre el precio de los libros. Si bien las librerías siguen trabajando activamente, no son pocos los que optan por abonar una cuota social y llevarse textos a sus casas para leerlos y luego devolverlos.

Gabriel Isaguirre, presidente de la Biblioteca Popular Mariano Moreno, dijo a Puntal que el incremento de las consultas es muy marcado y destacó que hoy están cobrando tan sólo $ 200 por mes para formar parte de la institución que está próxima a cumplir 150 años de existencia.

“Se nota un marcado incremento en el último tiempo con respecto a la cantidad de gente que concurre a la biblioteca y se hace socia con la idea de acceder a bibliografía que, en caso de tener que adquirirla (comprarla), le resultaría sumamente costoso. Esto se nota especialmente en lo que es la literatura infantil, a la cual la biblioteca le presta mucha atención, justamente porque el público interesado es muy grande. Hay cuentos editados que poseen ilustraciones que tienen un costo muy alto. Por eso, muchos recurren a la biblioteca para retirar esas obras. Esto también se repite en otros ámbitos como el caso de las novelas de autores que son la sensación del momento, ya que están en los primeros puestos de la crítica literaria”, explicó Isaguirre.

-¿Cuánto están cobrando?

-La cuota es realmente módica: $ 200 por mes. Hoy es imposible comprar un libro por $ 200, a menos que sea una edición muy antigua o una obra no tan conocida. Por eso, la persona que se asocia y paga $ 200 al mes está en condiciones de retirar libros y renovar el préstamo cada 15 días. Justamente, el origen de las bibliotecas populares en Argentina, inspirado en los clubes de lectura de Filadelfia (Estados Unidos), es que los ciudadanos comunes tuvieran acceso a la bibliografía y no tuvieran necesariamente comprarla.

A todo esto, Isaguirre dijo que se encuentran abocados a incorporar más gente joven para trabajar por la institución, con el objetivo de que siga creciendo.

“La convocatoria para sumarse está abierta. Siempre tratamos de generar las condiciones para que la gente se acerque. En dos años, la biblioteca cumplirá 150 años de historia. Es posible que sea la institución más antigua de la ciudad desde su fundación primigenia, en 1873. La continuidad de su rol e importancia depende de que tenga en sus filas gente joven para adaptarla a los nuevos tiempos y tecnologías. Estamos en esa tarea”, agregó.

Santiago Coronel

Otra de las bibliotecas populares es la Santiago Coronel, ubicada en las instalaciones de la vecinal Alto Privado, en Banda Norte. Si bien es una de las últimas en constituirse, actualmente cuenta con más de 20 mil títulos.

Zonia Chiappero, presidenta de la asociación barrial, dijo a Puntal que notan que más gente acude a buscar libros y mencionó que la cuota social está en $ 70 por mes.

“Se compran libros todos los años. Consultamos a los lectores qué tipo de títulos quieren leer y tratamos de adquirirlos. Si bien nosotros los compramos al 50% de su valor, por los altos costos, estamos comprando menos”, afirmó Chiappero.

Finalmente, Fátima Neira, responsable de la biblioteca Santiago Coronel, sostuvo que los libros que más se consumen son las novelas románticas y los de suspenso y policiales.

“Vemos muchas caras nuevas. También vemos cómo los padres traen a sus hijos al espacio infanto-juvenil que tenemos. Para nosotros, como vecinal, contar con una biblioteca es un verdadero orgullo”, concluyó Neira.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal