Río Cuarto | Bomberos | servicio | historia

José Trovato: el recuerdo de uno de los miembros del primer cuerpo de bomberos

Es un ejemplo de servicio desinteresado, ya que prestó colaboración durante 32 años. Repasó algunas de las intervenciones más importantes y habló sobre los comienzos de una institución que está por cumplir 70 años

José Salvador Trovato es un testigo privilegiado de los inicios de Bomberos Voluntarios de Río Cuarto, ya que integró el primer cuerpo activo que comenzó a prestar servicios en la ciudad hace casi siete décadas. Hoy, a sus 90 años, recuerda con detalles algunas de las salidas más importantes, mientras sigue trabajando en su reconocido taller de tapicería, con las mismas ganas que en su juventud, como si el tiempo no hubiera pasado.

-¿Cómo ingresó a Bomberos?

-Salí del servicio militar y puse un taller frente a Bomberos. Me hice conocido con los que estaban empezando, me entusiasmaron y arranqué como voluntario. Estuve 32 años en la institución. Nunca fui rentado, siempre voluntario.

-¿Qué recuerda de aquellos años?

-En esa época se trabajaba mucho, no teníamos nada. La autobomba que llegó era vieja y no contábamos con ropas especiales, por lo que usábamos la nuestra. Era muy distinto a lo que es en la actualidad. Recuerdo que hacíamos muchas cosas, como organizar los corsos, que duraban varios días.

-¿Cuáles eran las salidas más frecuentes?

-Los bomberos éramos muy pocos en aquel tiempo. Por ahí salíamos de a dos. Yo siempre era uno de los primeros en llegar, ya que estaba al frente. Hoy el único que queda de aquella primera camada soy yo. Más allá de eso, recuerdo que nos llamaban porque se prendía fuego alguna cocina o garrafa. También porque se quemaba algún terreno. No había tantos hechos grandes, pero era un trabajo extra que uno hacía con pasión. Uno de los hechos más importantes que recuerdo es el incendio en Mundial Gas (que estaba cerca del edificio de la Municipalidad). Allí volaban garrafas por todos lados. Fue en 1964. A mí me tocó armar líneas. A los pocos días, me llamaron desde la comisión directiva y me dieron un reconocimiento por mi labor en esa jornada. Después también tuve que asistir a personas que se quemaron y a gente que fue atrapada por el tren. Una vez se cayó un avión, me acuerdo.

Más adelante en la charla, José Trovato hizo hincapié en que la fundación de Bomberos fue posible gracias a la colaboración de la gente y al aporte desinteresado de quienes conformaron la comisión y empezaron a operar como bomberos.

“Fue a pulmón. En esa época, había que tener vocación para ser bombero porque no se contaba con nada. Uno estaba pendiente de lo que sucedía y dejaba de hacer lo que estaba haciendo para atender el llamado. He perdido varios días de trabajo en mi taller, pero lo hice con gusto”, sostuvo.

-¿Sigue trabajando en la tapicería?

-Sí, sigo trabajando.

A todo esto, María Rosario y Rafael Trovato, los hijos de José, están orgullosos de su padre, a quien definieron como una persona de bajo perfil y con vocación de servicio.

“Mi padre es motivo de orgullo. Siempre fue una persona de bajo perfil y de muchísima humildad. Un tipo muy honesto, por lo que es muy querido por los bomberos más viejos. Él dio mucho, pero siempre con total desinterés. Recuerdo a que a veces no volvía a casa porque tenía algo que hacer en el cuartel, pero nunca faltó a trabajar”, aseguró Rafael.

“Yo me acuerdo que mi mamá nos llevaba a todos los desfiles por el Día del Bombero. En una época se hacía en la avenida San Martín, frente del tanque de agua”, afirmó María Rosario.

Reflexión

Finalmente, Darío Monetti, presidente de la comisión directiva de Bomberos, reconoció a José Trovato y dijo que los bomberos hacen historia todos los días.

“Con el homenaje a don José Salvador Trovato estamos homenajeando a todos los bomberos y miembros de las comisiones directivas que fueron parte de nuestra institución. Nadie puede dudar de que lo que hoy es Bomberos Voluntarios de Río Cuarto es la sumatoria de la impronta de todos ellos. Las instituciones son grandes cuando su historia es grande. Nuestra institución no nació ni muere con uno, el honor reside en haber aportado humildemente a la continuidad y engrandecimiento de ella. Podemos estar orgullosos porque nuestros bomberos todos los días hacen historia”, reflexionó Monetti.

Nicolás Cheetham. Redacción Puntal