Policiales | Carmona | Córdoba | juicio

Córdoba: inicia hoy un nuevo juicio al asesino múltiple Roberto Carmona

Está acusado de evasión, robo calificado por uso de arma y el homicidio criminis causa del taxista Javier Bocalón. Todo ocurrió tras burlar su custodia en diciembre de 2022 mientras la selección argentina disputaba un partido

En la ciudad de Córdoba, comenzará hoy un nuevo juicio contra el peligroso asesino en serie Roberto José Carmona, esta vez por los delitos de evasión y robo calificado por el uso de arma y homicidio criminis causa. Será en la Cámara en lo Criminal de Octava Nominación.

En este debate, se analizarán tres hechos atribuidos al imputado Carmona. El primero se refiere a la muerte del taxista Javier Rodrigo Bocalón, quien fue abordado por el acusado, luego de fugarse de la vivienda donde concretaba una salida transitoria. Según la acusación, Carmona apuñaló a Bocalón y le causó la muerte para apoderarse del taxi y asegurar su huida del lugar.

Los otros hechos por los que se lo acusa se refieren al robo de dos automóviles en la vía pública para continuar con su fuga la tarde del 13 de diciembre de 2022. En ambos casos, también utilizó un arma blanca para amedrentar a sus víctimas.

El tribunal estará presidido por el camarista Marcelo Nicolás Jaime e integrado por Juan Manuel Ugarte y Eugenio Pérez Moreno, junto con jurados populares.

La acusación estará a cargo del fiscal de Cámara Hugo Almirón; mientras que el acusado será representado por el defensor público Aníbal Zapata. Habrá dos querellantes particulares: el padre del taxista que murió y una de las víctimas del robo de vehículos, quienes será patrocinados por el abogado Carlos R. Nayi.

A lo largo de su carrera criminal, Carmona se cargó seis vidas: dos en la calle y cuatro estando detenido.

Al primer crimen lo cometió el 15 de enero de 1986, cuando violó y asesinó de un tiro en la cabeza a la joven cordobesa Gabriela Ceppi, de 16 años, aprovechándose de que había quedado varada junto con sus amigos de regreso de Carlos Paz. A pesar de escaparse, la Policía logró atraparlo en Buenos Aires.

En 1988, lo condenaron a perpetua, con reclusión por tiempo indeterminado, por lo que nunca podría recuperar su libertad.

Pero el segundo de sus homicidios fue ya estando preso, cuando hirió con un arma blanca a Martín Castro, compañero de celda de la vieja cárcel cordobesa de barrio San Martín.

Seis años más tarde, en diciembre de 1994 y en la misma penitenciaría, terminó con la vida de otro interno, Héctor Bolea.

Luego, Carmona fue derivado a una cárcel de máxima seguridad en Resistencia, Chaco, donde en julio de 1997 mató a Demetrio Pérez Araujo.