Rostros y Rastros chrome | google | Web

Los sitios web dejarán de utilizar las famosas "cookies"

El navegador Google Chrome dejará de recopilar las famosas cookies. Te contamos cómo impacta esta decisión en muchas empresas que se retroalimentan de esa información, sobre todo para el mundo de la publicidad

Cuantas veces ingresamos a un sitio web y se nos presenta el aviso “Esta página web utiliza cookies” una advertencia que aceptamos sin saber muy bien de qué se trata.

En las últimas semanas se dio a conocer que el navegador favorito de millones de personas a escala global, Google Chrome, dejará de recopilar cookies. Según datos del sitio Statcounter, al día de hoy, el navegador ocupa el 65% de la cuota de mercado de navegadores web.

De qué hablamos

Ahora bien, dijimos que damos ACEPTAR sin saber muy bien de qué se trata. En principio, las cookies, lejos de la avena, la miel y la merienda de la tarde, son pequeños archivos de texto que los sitios web generan, se almacenan en la computadora y permiten a los administradores de distintos sitios web identificar y rastrear la actividad del usuario. Fueron creadas para que los desarrolladores de estos sitios pudieran recopilar cierta información de diversa índole como por ejemplo la ubicación geográfica, a qué hora la página web fue visitada, desde qué navegador y con qué sistema operativo, cuál es tu idioma de preferencia, entre mucha más información.

Patricio Cañete, especialista en negocios digitales, en diálogo con Rostros y Rastros, explicó que las cookies son un mecanismo con el que se cuenta desde hace más de 20 años y que son una herramienta para los desarrolladores de sitios web porque les permite almacenar información muy útil respecto de los visitantes de dicho sitio.

Por qué es importante esta información

La información recopilada por las cookies es utilizada por empresas y startups de tecnología especializadas en publicidad. En este contexto, basan su modelo de negocios en la venta de servicios para mejorar la experiencia de millones de personas en la red. Como conocen el comportamiento y los gustos de los usuarios en sitios web, son capaces de desarrollar productos con buena repercusión en los usuarios.

Las cookies con fines publicitarios permiten personalizar anuncios, limitar el número de veces que se muestra un anuncio, ocultar otros que el usuario indica que no quiere volver a ver y hasta medir la eficiencia de cada anuncio.

Cómo impacta esta decisión

Rápidamente uno tiende a pensar que las empresas de marketing digital dejaran de contar con su materia prima. De qué información se van a nutrir si Google ya no la recopilará para ellos.

La compañía R/GA, especializada en negocios y tecnología, analizó en un informe qué pasará con el marketing en un mundo sin cookies. En principio, sugieren que los usuarios están preocupados por su privacidad en línea y por tanto exigen a las empresas "más claridad sobre cómo se utilizan sus datos".

Según indican, los principales actores de la tecnología están escuchando esas solicitudes y están tomando una nueva posición. Una más transparente y sincera que abre la caja negra de cómo se rastrea, utiliza y vende nuestra actividad como usuarios. El fin de las cookies es parte de un proceso de evolución. En segundo lugar, sugieren que las plataformas individuales serán las únicas que sufrirán y "necesitarán crear nuevos modelos comerciales centrados en la calidad del contenido y la seguridad de la marca".

Por su parte, el CEO de The Cyprinus, una startup especializada en Big Data y análisis de datos, Silvio Prestin Farina, asegura que la decisión de Google Chrome "será un fuerte sismo en la industria". Según este empresario del sector, las cookies son una herramienta clave utilizada por los anunciantes para rastrear a los posibles clientes a medida que navegan por internet. “El hecho de que Chrome las elimine supondrá para las agencias digitales la búsqueda de nuevos canales para la captación de clientes", dijo.

Es importante decir que no solo el principal pastelero se baja de este festín, sino que además hay otros navegadores que restringen la compilación de cookies, entre ellos, Safari de Apple, y Mozilla Firefox, desarrollado por la corporación Mozilla, que seguirán el mismo camino.

Si no es cookies, será algún brownie

Patricio Cañete tiene una mirada no tan pesimista al respecto. “Lo que va a pasar ahora es que mediante Chrome, Google no va a permitir más a los desarrolladores de sitios web almacenar cookies en sus máquinas, esto tiene una serie de implicancias que son seguramente muy importantes, pero no necesariamente tienen que ver con la posibilidad que nos ofrece Google de poder llegar a un público concreto de acuerdo a su comportamiento. Algo que sin lugar a dudas es muy útil para los que hacemos publicidades mediante esta información”.

Sabemos que la publicidad hoy en el mundo digital mueve muchísimas inversiones y por eso cuesta creer que esta fuente de datos se apague. “Hoy Google permite hacer anuncios a personas que hayan visitado un restaurante en nuestra ciudad, o que hayan ido a un bar, y en ese caso nunca intervienen las cookies, Google tiene mucha información del comportamiento del usuario sin necesidad de hacer uso de las cookies”, dice Cañete.

¿Crees que la industria realmente se verá afectada?

Seguramente va a afectar a la industria publicitaria pero de alguna u otra manera aparecerá otra herramienta con la que seguir haciendo anuncios de manera segmentada como venimos haciendo hasta ahora, porque básicamente es el principal negocio de cualquier red social. Facebook o Instagram viven de esa posibilidad, de que los anunciantes puedan llegar con anuncios a públicos que tengan determinadas características y Google también nos permite hacer eso; dirigirnos a personas que hayan visto determinado tipo de video en YouTube, que hayan estado buscando un determinado producto para comprarlo, por eso no creo que se acabe esa posibilidad. En todo caso habrá que buscar nuevos mecanismos que, como desarrolladores web, nos permita almacenar información en la maquina o el dispositivo del usuario que visita un determinado sitio.

Por Fernanda Bireni