Río Cuarto | Coimas | corrupción | maranzana

Frenan la ampliación de Maranzana tras el escándalo de los cuadernos

El titular del Grupo Albanesi, propietario de la central termoeléctrica de Río Cuarto, dispuso paralizar la colocación de Obligaciones Negociables por la causa de las coimas. El Municipio detuvo la ampliación porque la empresa no cumplió con requisitos previos exigibles, como una audiencia pública

La Dirección General de Zoonosis y Medio Ambiente del Edecom intimó a la empresa Generación Mediterránea, conocida como central Maranzana, a detener las obras de ampliación que esa firma lleva adelante en el predio ubicado en el sur de la ciudad hasta tanto se concreten las correspondientes tramitaciones de Audiencia Pública, la evaluación de la documentación presentada, el dictamen técnico y la nueva resolución ambiental.

Es lo que se desprende de la cédula de notificación emitida por el Edecom, que dependía de la Secretaría de Gobierno municipal hasta ese momento, el primer día de este mes.

La central termoeléctrica llevaba adelante una obra para cerrar el ciclo de dos de las turbinas que se pusieron en marcha el año pasado e instalar una más, también con ciclo cerrado, para sumar en total 460 megavatios. Hasta ahora, la entrega de energía de Maranzana alcanza los 350 megavatios, suficiente para alimentar 5 ciudades como Río Cuarto y el 25% de la demanda provincial.

En definitiva, se trata de un proyecto de instalación de un turbogrupo Siemens SGT-800 de 50 megavatios y el cierre del ciclo combinado de esa máquina y las otras dos Siemens montadas en 2017. Esta ampliación representaba una inversión de U$S 190 millones, según los datos aportados por el Grupo Albanesi, que controla el 100% de Maranzana y otras 9 centrales termoeléctricas de diferentes provincias.

En la notificación que le envió el Municipio sobre el cierre de la semana pasada, se exige a Maranzana limitar “la producción de megavatios al máximo rendimiento que se pueda lograr con las actuales 7 unidades turbogeneradoras. Cualquier otro proyecto de ampliación de la capacidad generadora actual deberá someterse a audiencia pública”, advierte la autoridad de control. Y agrega que “deberá esperar el desenlace de la audiencia pública, la evaluación de la documentación presentada, el dictamen técnico correspondiente y la nueva resolución ambiental, antes de iniciar las tareas de ampliación y/o de construcción civil”, afirma la notificación receptada en la empresa el jueves a las 9.30 de la mañana.

Pero no fue ese el único revés que recibió la empresa desde que se destapó el escándalo de los cuadernos que tiene a su titular, Armando Losón, como uno de los empresarios detenidos por participar supuestamente del circuito de las coimas en el área del Ministerio de Planificación Federal durante la gestión kirchnerista. El Grupo Albanesi decidió, ni bien se conoció la orden del juez federal Claudio Bonadio, dar marcha atrás con la colocación de Obligaciones Negociables (ON) por un monto mínimo de 25 millones de dólares, ampliable a 70 millones. Ese dinero, según explicaron desde la misma empresa, tenía como finalidad financiar la ampliación que se está realizando en Río Cuarto para convertir a Maranzana en una central termoeléctrica de mayor relevancia en el centro del país. Su ubicación estratégica dentro del Sistema Interconectado Nacional le da a la usina un lugar destacado en la geografía eléctrica federal.

La colocación estaba prevista para el jueves, un día después de que Losón fuera detenido en el barrio porteño de Recoleta. La comunicación de la empresa salió en las horas siguientes frenando esa operación.



Un aporte de 4,3 millones de dólares es lo que investiga la Justicia

Armando Losón quedó implicado en la causa que llevan adelante el fiscal Carlos Stornelli y el juez federal Claudio Bonadio por supuestas coimas de empresarios a funcionarios del Ministerio de Planificación Federal durante el gobierno kirchnerista.

El escándalo que se conoció la semana pasada surgió como consecuencia de “los cuadernos de Centeno”, un chofer de uno de los hombres fuertes del Ministerio, en donde se detallaría minuciosamente la operatoria de un grupo de funcionarios y empresarios en torno a pagos vinculados a obra pública. De hecho, los empresarios detenidos, entre los que está Losón, pertenecen al ramo de la energía y la construcción.

En el caso del titular del Grupo Albanesi, “los cuadernos” detallan que entregó 4,3 millones de dólares en el edificio de la empresa en avenida Alem, cerca de Casa Rosada.