Rostros y Rastros compras | prendas | ropa

Ropero lleno, pero nada para ponerme

No tengo nada que ponerme, es una frase que todas hemos dicho en algún momento de nuestras vidas, aunque en realidad tu armario está repleto de ropa. Te contamos las claves para que no vuelva a pasarte

Al momento de salir, nos dirigimos a nuestro placar con la intención de buscar esas prendas que logren el look deseado para esa salida que estas por realizar. Sin embargo, la mayoría de las veces, a pesar de tener el ropero atestado de cosas, caemos en la tan popular exclamación “no tengo que ponerme”. Miramos esa mole que refugia nuestras prendas y no logramos entender por qué, si tenemos tanta ropa y eventualmente nos compramos prendas, no encontramos qué ponernos. Nada te gusta, todo te parece viejo, pasado de moda o que ya lo has usado bastante. También pasa que mucha ropa ya no te quede bien, porque no es de tu talle o porque está pensada para otro tipo de ocasiones. Conversamos con una experta en moda, asesora y coach de imagen, Mariana Zapata (@marianazapata_coach) quién nos cuenta algunos trucos de compras, consejos de moda y los básicos infaltables para tu fondo de armario.

Manos a la obra

- En primer lugar, es muy importante organizar nuestro vestidor al ritmo de vida actual que llevamos. Es decir, que sea funcional a nuestra rutina, a los espacios que habitamos y a los lugares a los que acudimos. Siempre debemos empezar por ordenar lo que tenemos, que nos resulte funcional y amigable. Este ordenar, me va a ayudar a deshacernos de prendas que ya no usamos y que ya no nos representan. Prendas que usamos en otro tiempo y que ya no se amoldan a lo que somos hoy. Es importante hacer un balance de lo que hay en tu guardarropa antes de agregarle algo. De esa manera, sabrás lo que tenés y lo que te falta.

En segundo lugar, es importante que no compremos por comprar, sino que, a la hora de adquirir alguna prenda, accesorio o calzado nuevo, nos sirvan para potenciar lo que ya tenemos en casa. Evitemos las compras individuales, siempre las compras deben ser integradas a un concepto, caracterizadas y adaptadas a quien lo va a usar. Es decir, no pensar en la prenda sola, sino con que voy a usar esa prenda, en donde lo voy usar, cuantas veces me lo puedo poner, con que cosas lo puedo combinar, etc., esas son las compras inteligentes.

Algo importante, es que cuando hablamos de compras inteligente, el autoconocimiento es una herramienta fundamental, saber claramente las necesidades en función de mi estilo de vida, los roles que ocupo, los lugares a los que asisto y como ese mundo material del vestir me tiene que acompañar en eso espacios y contextos, teniendo en cuenta lo que es funcional para mí. Es muy satisfactorio el vestirnos con lo que somos hoy y lo que nos representa. Con la ropa comunicamos y nos presentamos ante el mundo. Nuestro fondo de armario tiene que estar armado con lo que somos hoy, por eso este autoconocimiento es fundamental, ya que nos ayuda a elegir y aceptar que hay prendas hermosas, pero no son para mí. Prendas que me encantan, pero no me hace falta. Una vez que entendemos eso, empezamos a comprar en función de lo que queremos reflejar.

Piezas claves

- Las prendas “key” (llave en inglés) son los básicos de todo fondo de armario. Es importante que sepan que no son las mismas prendas para todos, cada persona tiene sus básicos. Para mí las piezas claves son prendas poderosas, algunas de estas prendas son: un jean, remeras básicas de algodón, no te puede faltar una chaqueta de cuero, zapatillas urbanas, calzas, un pantalón negro de vestir, sweater, unas botas y un buen vestido. Una prenda brillante también es una pieza clave, ya que podés usarlo de diario con una remera básica para bajar el look, o bien como prenda que destaca de noche.

Tiempos de SALE

- Estamos entrando en el cambio de temporada, y con ella es normal ver como las tiendas comienzan a lanzar sus SALE y liquidaciones. Es importante sacar provecho sin caer en la tentación de comprar de más y cosas que no vas a usar. Siempre sugiero, que lo que debemos aprovechar son aquellas prendas que son difíciles de comprar en plena temporada, por ser más caras, pero que a la vez son comodines que podés seguir usando el próximo año por ser atemporales. Si bien las liquidan porque la próxima temporada saldrán nuevos modelos, no importa, porque al ser básicos, se seguirán usando. Un ejemplo sería los abrigos, tapado, chaquetas de cuero, que son prendas con buena mordería, de buena calidad y que están en precio para aprovechar. Un jean que nos quede bien también es una opción. Las botas básicas, son atemporales, si aprovechas los SALE y te compras un par nuevo, las vas a seguir usando un par de meses más y si son en colores nude, color piel, dorados, beige, mejor porque prolongan su uso durante la primavera. Si te gustó alguna prenda o producto icono de la temporada, como por ejemplo un color estridente que el próximo año ya va a ser reemplazado por otro, es buen momento para que lo aproveches, ya que podrás comprarlo a un precio rebajado.

Encontrar mi estilo

- El primer paso para crear tu propio guardarropa es definir tu estilo personal. Resolver el no saber qué ponerse no es solo cuestión de mejorar tu experiencia de compra, sino de optimizar y organizar tu guardarropa. En mi seminarios y conferencias planteo 3 tipos de armarios para que veas cual es el más acorde con tu estilo de vida.

1-Armario Capsula: es armado por vos, en donde seleccionas solo 33 prendas. Es muy importante elegir bien la ropa y los colores con los que vas a componer y organizar tu armario cápsula. Deben ser acordes a tu estilo de vida y preferencias personales. En él, todas las prendas deben combinar entre sí, incluyendo calzado y accesorios. Una vez que has elegido tus 33 prendas, debes planificar los looks. Cada prenda debe armar 3 conjuntos para 3 contextos distintos, articulándolos entre sí. Importante: debes evitar al máximo comprar nuevas prendas. Si compras algo, algo sale. El armario cápsula dura una temporada.

2. Armario Minimalista: "Menos es más". No consiste en tener un número determinado de objetos sino en quedarte con aquellas cosas, que reflejan tu estilo de vida actual. La base es deshacerte de lo que no usas y no te aporta felicidad ni valor. Optá por siluetas simples, una paleta de colores monocromática y pocas prendas de buena calidad y que se puedan combinar.

3. Armario Uniforme: Consiste en tener una base de armario por replica. Un color o gama base de cortes simples y textiles confortables. La base es cubrir la cantidad de prendas que necesitas de modo réplica para no tener conflictos de decisión en tu estilo de vida y tus tareas diarias.

Por último, el estilo personal “no es la ropa que visitamos “, es mucho más, es la forma en la que nos expresamos emocionalmente y materialmente al mundo, concluyó la profesional.

Por Julieta Varroni