Salud | Educación física | Juan Cruz Esparza | alimentación

Volver al movimiento, la alimentación real y el contacto con la naturaleza

Juan Cruz Esparza, profesor de educación física, señala la importancia de buscar el bienestar. Esa actividad que nos gusta, aunque sea en sesiones cortas, pero sostenida en el tiempo, es mejor que nada

Siempre ligado al deporte y el movimiento, desde donde delineó su carrera, Juan Cruz Esparza nos recibe en plena costanera mientras espera a algunos asistentes para una sesión de ejercicio al aire libre. Dentro del universo de la educación física, asegura que en los últimos años unió el ejercicio físico y el entrenamiento, con el bienestar y la mejora en la calidad de vida. “Eso es lo que me llamó más la atención y en donde me enfoqué, hoy es una herramienta fundamental para la salud, para recuperarse de lesiones, para prevenir enfermedades, para el bienestar psico-emocional, tanto desde la niñez hasta los adultos mayores”.

¿Qué abordaje haces de la persona con la que te encontrás por primera vez para entrenarlo?

Fundamentalmente hay que conocer un poco a esa persona en cuanto a antecedentes, edad, sexo para realizar las adecuaciones correspondientes, si ha realizado actividad física, cuál es su experiencia, conocer su estado de salud actual; desde ahí adaptar y dar directrices respecto de lo que la persona viene a realizar y viene a buscar. Esto es respecto a nuestro asesoramiento, pero tenemos que saber lo que la persona viene a buscar.

Y qué vienen a buscar, en general…

Ya no es solo lo estético, entrenar por lo estético y lo físico, sino que vemos un giro hacia un nuevo paradigma buscando un entrenamiento físico en relación a la salud y el bienestar, una herramienta fundamental. El estilo de vida que llevamos está un poco separado de lo que nuestro cuerpo y nuestro organismo necesitan. No estamos preparados para estar todo el día encerrados, no estamos preparados para no movernos en todo el día, no estamos preparados para el boom de la alimentación ultra-procesada. Vamos un poco en contra mano y eso repercute en enfermedades, patologías, y cómo llegamos a nuestra adultez.

¿Cuál es tu propuesta?

Entrenar al aire libre es un valor agregado, un plus a partir del contexto. Es verdad que pasamos cuestiones climáticas de mucho frío y mucho calor, por eso tratamos que sea en horarios prudenciales. Pero tampoco está mal exponerse al frio y al calor, son cosas que estamos reaprendiendo, la exposición al sol es fundamental, por supuesto que no en horarios donde el sol es más dañino, sí en las primeras horas de la mañana o finalizando el día, es fundamental porque en nosotros genera mecanismos hormonales fisiológicos, que a veces desconocemos y son beneficiosos. A veces pasamos todo el día encerrados, nos damos cuenta que no hicimos contacto con el sol o con el día, y eso no esta tan bueno.

Juan Cruz Esparza | Profesor de Educación Física

Entonces aire libre y ejercicio…

Así es, pretendemos ayudar a la gente a cambiar el paradigma en este sentido, que se acerque a la actividad física y al ejercicio como un aliado diario. El cuerpo no está preparado para estar quieto. Venimos de un diseño evolutivo donde el movimiento, la alimentación real y el contacto con la naturaleza son esenciales, y hoy lo hemos perdido en gran parte. Tenemos mucha alimentación procesada, no acorde a lo que nuestro cuerpo necesita, noss fuimos desconectando de lo que necesitamos para sentirnos bien. Son comunes expresiones de falta de energía, irritabilidad, cansancio permanente; por eso la propuesta es unir el ejercicio físico y volver a recuperar estos pilares de la salud.

También tenés contacto con profesionales de la salud…

Tenemos un vínculo interdisciplinar con profesionales de la salud, y cuando realmente se trabajan todos los pilares juntos, a lo largo del año logramos ver personas que dejan medicación, o descienden de peso. Fundamentalmente me refiero a enfermedades no transmisibles. Es algo que se logra con el tiempo, con disciplina y con la aplicación de conductas hacia el cambio de hábito y pilares de salud.

¿Prevalece una tendencia hacia un entrenamiento más corto que la hora de gimnasio tradicional?

Puede ser, en parte se trata de hacer lo que le gusta a cada uno, siempre es mejor 20 minutos, media hora, 40 minutos, antes que nada. Si nos basamos en el principio del movimiento diario está bien, pero no hay que volverse loco, sino encontrar cómo se acomoda cada uno. Siempre algunos minutos esta bueno dedicarlos al movimiento, aunque parezca poco o insignificante, siempre suma y es mejor a nada.

¿Qué opinas de entrenar en ayunas?

Como profesor de educación física puedo decirte que tanto en el movimiento como en la alimentación, hay cuestiones aprendidas. El desayuno que hacemos a la mañana es algo aprendido, en el sentido de que el desayuno es cortar el ayuno (des ayuno), y lo hacemos a la mañana porque así lo aprendimos, pero puedo cortar el ayuno al medio día. Es una cuestión de reaprender respecto a eso. Y somos ayunadores por naturaleza en ese sentido. Pero siempre hay que apuntar al mejoramiento de la salud y a lo que cada organismo necesita en un momento determinado.

Se viene el veranito y qué consejos nos das si no hicimos nada en todo el año…

Primero hay que enfocarse en alguna actividad que te guste hacer o te agrade hacer, porque podemos poner un ideal pero ese ideal puede que no vaya con la persona y lo que esa persona busca. El problema en ese caso es generar una actividad discontinua, o ese famoso “arranco y corto”, duras dos meses y no vas más. Por eso lo primero es saber qué me gusta hacer y después empezar de a poco, con un profesional a cargo. Es mejor pocos estímulos en la semana pero sostenido en el tiempo, antes que matarte en el gimnasio cinco días a la semana pero solo por un mes, frenas y la otra semana vas un solo día, eso a largo plazo no es lo más eficiente.

¿Te preocupan los influencers fitness y lo que muestran en redes sociales?

No es que me preocupa, puede darse algún mensaje equivocado, o sin las fundamentaciones científicas que requiere. Yo no soy quien para juzgar eso pero a la hora de recomendar, lo hago con gente profesional o idónea en el tema.

Por Fernanda Bireni