Innovación energía | Córdoba | subsidios

Energía solar: una alternativa para las empresas ante el tarifazo eléctrico

Ante el aumento en las tarifas eléctricas de Córdoba y Argentina, la generación de energía mediante fuentes naturales se presenta como una alternativa para las compañías.

En un contexto de eliminación de subsidios en las tarifas de energía eléctrica, tanto a nivel local en Córdoba como en el resto de Argentina, muchas empresas se encuentran buscando alternativas para mitigar los crecientes costos energéticos.

Entre las soluciones adoptadas por estas empresas, se destaca la inversión en paneles solares. En el último mes, se observó un notable incremento del 300% en las consultas relacionadas con esta tecnología, lo que llevó a duplicar la cantidad de instalaciones realizadas.

Este fenómeno refleja la creciente tendencia de las empresas a buscar fuentes de energía más sostenibles y económicamente viables en medio de un escenario de aumento de tarifas y eliminación de subsidios.

El momento justo

Marcelo Sufe, gerente de negocios de IRIS Energía, una empresa especializada en el desarrollo de instalaciones fotovoltaicas, señala que es el momento ideal para invertir en paneles solares ya que los precios están en caída y los aumentos tarifarios seguirán en el corto y mediano plazo. "Veníamos muy retrasados en Argentina en cuanto a inversiones en energía solar, pero el constante aumento de las tarifas eléctricas ha creado el escenario perfecto para que las empresas den el salto hacia esta alternativa. Con esto, se les reducen los costos energéticos hasta un 50%. Hoy las empresas tienen que ser mucho más competitivas en el mercado debido a la recesión que existe. Tienen que cuidar la rentabilidad al máximo, y el sistema solar te permite lograr eso hasta en un 50%, lo cual es un impacto muy importante en la competitividad de la empresa”.

Hoy, invertir sale un 25% más barato que el año pasado. ¿La razón? Una modificación en el proceso de importación. Antes, la dependencia de importadores elevaba artificialmente los precios debido a prácticas especulativas. Sin embargo, la situación cambió. Ahora, las empresas optan por importar directamente, evitando intermediarios y reduciendo significativamente los costos. Por otra parte, hay financiación en pesos y a largo plazo. “Tenemos financiación en pesos a largo plazo; por ejemplo, concretamente para una instalación solar, hay una financiación verde que permite pagar en 5 años con una tasa accesible. Mejor que eso no hay, no existe, entonces realmente es la empresa a la hora de decir mirar entre estar pagando la energía a la distribuidora eléctrica o una cuota, elige la cuota. Es una inversión que se va pagando gran parte de manera sola o gran parte con el mismo ahorro de la empresa”.

Además del beneficio económico, Sufe resalta la creciente demanda de los consumidores por las prácticas sustentables, lo que convierte la inversión en energía solar en una decisión positiva tanto para la rentabilidad como para el compromiso ambiental de las empresas. “Hoy la tendencia cada vez mayor de los consumidores es hacia la sustentabilidad, entonces una empresa no solo lo hace por una cuestión económica al realizar una inversión solar, sino también por una cuestión de compromiso con el medio ambiente, que sus clientes o sus proveedores se lo están pidiendo. Es algo altamente positivo para la empresa, tanto en la parte económica como en la parte del compromiso con el medioambiente y la sustentabilidad de la misma”.

¿Cómo funciona la instalación? ¿Cuál es el costo? ¿En cuántos años se recupera la inversión?

El proceso de inversión en energía solar, según explicó el entrevistado, se basa en un análisis detallado del consumo energético de la empresa a lo largo de un año, para determinar el tamaño óptimo de la instalación. Este análisis permite estimar el periodo de recuperación de la inversión, que suele oscilar entre 5 y 6 años, dejando a las empresas con muchos años de energía ’gratuita’. “Lo primero que hacemos es mirar la factura. Analizamos todo un año para saber exactamente la curva del consumo y en base a eso, armamos un proyecto de inversión en donde vamos a determinar el tamaño óptimo de la instalación. Además, realizamos otro análisis financiero en donde determinamos cuál será el ahorro mensual, en cuánto se recuperará la inversión, cuál es la cuota del crédito en caso de que sea necesario y más. Después, vemos mediante satélite la ubicación de tu empresa para determinar la cantidad de paneles y adaptamos el proyecto a las necesidades de cada cliente. El proyecto de una empresa puede empezar de unos U$s 20,000 para arriba, pero todo depende del consumo. Hay que tener en cuenta que esto es un proyecto de inversión; una instalación solar tiene una vida útil de 30 a 40 años. Si vos lo recuperas entre 4 o 5 años te quedan 25 años de una de ese 50% de la energía totalmente gratis, entonces es un combo ideal”.

La instalación de energía solar generalmente se integra dentro de las instalaciones de la empresa y se conecta a la red eléctrica. ¿Cómo funciona este sistema? Se coloca un conjunto de paneles solares en el techo, los cuales generan electricidad continua. Luego, entra en juego un componente clave: el inversor, también conocido como inverter. Este dispositivo convierte la corriente continua en corriente alterna y además supervisa toda la instalación. Funciona como el “cerebro” de la operación, asegurando que se utilice la energía solar cuando esté disponible y, si es necesario, solicitando energía adicional a la red eléctrica. “Una vez que se instala este sistema, la empresa se convierte en un usuario generador y la distribuidora eléctrica cambia el medidor por uno bidireccional. Este medidor registra tanto el consumo como la energía que se inyecta a la red. Así, la empresa puede estar tranquila sabiendo que utiliza la energía solar que genera y puede recurrir a la distribuidora si necesita más energía. Incluso en días sin actividad laboral, como los domingos, la energía que no se utiliza se inyecta a la red, lo que es como venderla a la distribuidora. A fin de mes, la distribuidora realiza una liquidación por la energía inyectada y paga por ella a precio mayorista. Esta integración con la red eléctrica permite a las empresas maximizar el uso de la energía solar y, al mismo tiempo, obtener beneficios económicos por la energía excedente que generan”.

En cuanto al mantenimiento, el experto enfatizó que los sistemas solares requieren poco o ningún cuidado, lo que los hace una opción atractiva para las empresas.

Beneficios de la energía solar en estaciones de servicio

Reducción de Costos: la instalación de paneles solares puede generar un ahorro de entre un 30% al 50% en la factura de energía eléctrica de la estación de servicio. En estaciones de servicio con baja demanda de combustible, es posible cubrir la totalidad de las necesidades eléctricas mediante energía solar. Incluso en casos de alta demanda, la implementación puede reducir gastos en áreas como iluminación, calentamiento de agua y cargadores de dispositivos.

  • Autonomía y Escalabilidad: los sistemas de paneles solares son modulares, lo que significa que se pueden ampliar según las necesidades de consumo. Si la demanda aumenta, se pueden agregar más paneles sin problemas. Además, estos sistemas funcionan de manera independiente, sin depender de la red eléctrica. Esto es especialmente beneficioso en áreas aisladas o donde el acceso a la red es costoso.

  • Rentabilidad Anual del 20 al 30% en dólares: las instalaciones solares en estaciones de servicio ofrecen una rentabilidad atractiva. Según estudios, los retornos anuales pueden oscilar entre el 20% y el 30% en dólares. Esto se debe a la reducción de costos operativos y a la generación de energía limpia y sostenible.

  • Empresas como YPF y AXION han implementado con éxito sistemas de energía solar en sus estaciones de servicio.