Regionales | equipo | Hockey | accidente

Volviendo de un partido, se accidentó y su equipo hizo una colecta para reparar su auto

Mirta Suárez es parte del grupo Mamis Hockey de General Levalle, "Las Flamencos". Ella elabora viandas saludables y reparte, por lo que su vehículo es su herramienta de trabajo. Sus compañeras no dudaron en ayudar

Mirta Suárez es vecina de General Levalle y días atrás fue sorprendida por un hermoso gesto de sus compañeras tras un accidente que sufrió cuando volvía de jugar un partido de hockey en la región con su equipo “Las Flamencos”. Si bien el siniestro no dejó ningún saldo negativo en cuanto a lesiones, su automóvil se averió seriamente y lo lamentable es que es su herramienta laboral. Ella tiene un emprendimiento de viandas saludables en el pueblo y las reparte con su vehículo. Ante la situación, el grupo no vaciló un segundo en colaborar. Sin decirle nada, organizaron una colecta entre ellas y juntaron los fondos necesarios para la reparación. La jugadora se enteró del acto solidario cuando depositaron en su cuenta el dinero.

“Me sorprendieron hasta las lágrimas”, comentó la mujer en diálogo con Puntal y agregó que no es la primera vez que sus compañeras la apoyan ante las dificultades. “Ellas siempre están para ayudarte. Cada vez que salimos a todos lados, te hacen pasar momentos inolvidables Hacen cosas que no tenés ni idea para unirte al grupo, son especiales”, relató con emoción.

Las Flamencos es un equipo de mamás de General Levalle que juegan al hockey ya hace más de 15 años. Hoy está formado por unas 35 mujeres de 40 años en adelante. Entrenan y juegan en una cancha sintética que fue construida por el Municipio en un predio aledaño al lago San Agustín. Además de compartir la pasión por el deporte, están unidas por el compañerismo, la empatía y la amistad.

Acerca del siniestro, Mirta explicó que ese día había viajado junto con otra compañera en su auto para jugar un partido, y en la vuelta, en cercanías de su pueblo, sufrió el accidente. “Casi llegando, nos faltaban 50 kilómetros cuando cruzamos el puente, eran las 9 y media de la noche, y yo no sé en qué momento a un camión se le salió parte del caucho de una rueda, que era muy grande. Me aferré fuerte al volante y traté de tirarme a la banquina, nos detuvimos y se me paró el auto porque me hizo unos daños importantes. Ahí fue cuando me agarró toda un crisis nerviosa, empecé a llorar, porque es una herramienta de trabajo para mí. Yo ando por todos lados, hago viandas saludables y reparto por toda la zona”, narró la vecina.

Si bien la levallense tiene su vehículo asegurado, la rotura que se produjo en su automóvil no era cubierta por la prestadora, por lo que debía pagar una suma bastante importante para repararlo. “Ellas no me dijeron nada, hicieron un grupo, juntaron el dinero y me lo depositaron en mi cuenta. Lloraba de alegría, no podía creer el gesto que tuvieron. Pero ellas son así, siempre están. Aunque yo también hubiera actuado así si le hubiese pasado a una compañera”, manifestó.

La jugadora aficionada aseguró que en el grupo, los actos solidarios y el compañerismo están presentes a cada instante, y tienen miles de anécdotas que la emocionan. “Hace poquito fuimos a un torneo en Carlos Paz, cuando estábamos en un comedor pasamos un lindo momento porque una de las chicas se encargó de recolectar cosas de nuestras familias: mensajes y regalos. Cuando estábamos sentadas nos empezó a dar un sobre a cada una y eran todas cartas de nuestros familiares. A mí que mi hijo me escriba algo me sorprendió, también mi hermana y mi sobrina; fue algo hermoso, nos conmovió tanto que terminamos llorando por el gesto, son realmente especiales”, sostuvo.

Además Mirta afirmó que la pequeña empresa que hoy lleva adelante “Cocofit”, también surgió gracias al apoyo del grupo. “En un momento me quedé sin trabajo, yo trabajaba en una estación de gas y sufrimos una explosión, quedé sin empleo por un año. Ellas fueron las que me ayudaron y el emprendimiento que yo tengo ahora se lo agradezco a ellas y en especial a una de las chicas, que es Lili Dutto, profesora de Educación Física. Ella me habló tanto, me ayudó y me guió. Me decía: ‘Vos podés, vos podés’, y yo empecé con este emprendimiento saludable. La pasé muy mal al principio, era mamá y estaba sola, pero por ellas salí adelante”, manifestó.