Rostros y Rastros escuela | presencialidad | aulas

Vuelta a clases

La escuela es el mejor lugar para transitar la infancia. Al igual que en el resto del país, Córdoba prepara el regreso a las clases presenciales. Para ello, el Ministerio de Educación presentó un protocolo especial con las medidas sanitarias requeridas

A pocos días de dar inicio de manera formal al ciclo lectivo 2022 en la provincia de Córdoba, el panorama en cuanto a la vuelta a las aulas es alentadora, con urgencia de recuperar el correcto funcionamiento y con protocolo actualizado.

“Es indiscutible que la escuela es fundamental para el desarrollo y el bienestar de un sujeto, no sólo para la adquisición de conocimientos sino también para el fortalecimiento de aspectos emocionales y sociales”, indicó La Psicopedagoga Agustina Abburra MT: 34.4109.

Después del confinamiento provocado por la crisis sanitaria por el COVID-19, y la bimodalidad (presencial y virtual) con la que se caracterizó el ciclo lectivo 2021, millones de estudiantes en todo el mundo se han visto afectados, a partir de allí las instituciones educativas, que han tenido que hacer una transformación digital en tiempo récord, planifican su reapertura y la tan esperada vuelta a la presencialidad. Nadie niega que la virtualidad fue lo que permitió sostener los trayectos escolares y perder lo menos posible el vínculo estudiantes-docentes, sin embargo, la presencialidad es tan importante como necesaria.

La presencialidad, ante todo

La vuelta a las escuelas en la modalidad presencial es imprescindible. “El aprendizaje en los niños y jóvenes se da de manera multisensorial; aprenden a través del cuerpo y de las experiencias, en el contacto con el otro, en el contacto con la experiencia del aprendizaje, desde lo material y lo concreto. Sin embargo, el ser humano tiene un cerebro social. Estamos diseñados para estar con el otro, en donde priman las relaciones interpersonales y la posibilidad de estar en contacto con otras personas”, manifestó Abburra.

Si bien la educación remota pudo ofrecernos herramientas que permitieron complementar el proceso de enseñanza y bajo las circunstancias que vivimos se volvió la única manera de dar continuidad a los procesos de aprendizaje, se debe tener claro que este tipo de enseñanza, no logra reemplazar a la enseñanza presencial. “La presencialidad es fundamental, porque les da la posibilidad de estar con sus pares y revaloriza el lugar que ocupa la escuela en la vida del niño y joven al permitirle poder estar con el otro y sociabilizar con él”, destacó.

“La escuela es un espacio que más allá de que su objetivo es que los alumnos aprendan y se enriquezcan de conocimientos, también tiene como función lograr que se enriquezcan a través de otros elementos como lo son, los vínculos, el compartir, el socializar, el de trabajar, convivir, estar con el otro. El ser humano es un ser sociable por naturaleza por eso es muy difícil el desarrollo óptimo del sujeto en un contexto de soledad, aislado sin el otro. Si bien la virtualidad ayudo a sostener la enseñanza frente al contexto histórico que nos tocó vivir, el poder tener este contacto con sus pares y maestros, es tan importante como necesario, el poder vincularnos presencialmente, de manera directa, cara a cara como se va a poder hacer este año, eso es fundamental. En definitiva, las clases presenciales no sólo tienen un fin respecto a entregar una adecuada enseñanza para el logro de los aprendizajes, sino que también permiten el desarrollo socioemocional del niño”, concluyó la profesional.

Vacunación

Según la evidencia científica, una de las principales medidas que reducen el riesgo de infección es la vacunación. Una persona no vacunada tiene mayor probabilidad de contagio, hospitalización y muerte, por lo cual existe un mayor riesgo personal y colectivo de exposición al virus. La escuela deberá recabar información sobre la vacunación contra el COVID-19 y del resto del calendario de vacunación de toda la comunidad educativa al solo efecto de que, ante la ocurrencia de un caso, puedan tomarse las medidas de aislamiento tal como lo indica la autoridad sanitaria.

Protocolo en Córdoba

El Ministerio de Educación de la provincia de Córdoba validó los protocolos para volver a las aulas, que se aplicará en las escuelas en los tres niveles de la educación general obligatoria, para garantizar la presencialidad plena de los alumnos de distintas edades que cursan en todas las instituciones de la provincia, tanto públicas como privadas. La normativa establece que:

- Se elimina el sistema de burbujas, lo que implica que la dinámica escolar regresará a la normalidad cumpliendo toda la jornada escolar, con recaudos que se mantendrán para evitar la propagación del virus en las aulas.

- El barbijo continúa siendo de uso obligatorio para toda persona que ingrese a la institución educativa y debe utilizarse de forma permanente durante la jornada escolar. El mismo deberá colocarse tapando nariz, boca y mentón con un ajuste adecuado.

- La obligatoriedad del uso de barbijo es tanto para docentes, directivos, no docentes y alumnos a partir de los seis años. Los menores de 6 años que corresponde a nivel inicial (jardín de infantes) el uso de barbijos no será obligatorio.

- El personal, docente y no docente, que no completaron su esquema de vacunación u optaron por no vacunarse, podrán acudir presentando un test negativo, cada 7 días. En caso de no cumplir con esta obligación, las inasistencias serán consideradas injustificadas.

- Si un integrante de la comunidad educativa tenga síntomas compatibles con coronavirus, solo podrá regresar al establecimiento con un test negativo y asintomático dentro de las últimas 24 horas. En caso de no poder concurrir a un centro de testeo, se le proveerá de un autotest.

- Los alumnos que certifiquen su condición de pacientes de riesgo o sean convivientes de un paciente de riesgo, la autoridad escolar podrá otorgar dispensas en los plazos que se requieran.

- La ventilación de los espacios escolares, preferentemente y de ser posible, deberá ser cruzada, continua y distribuida.

Las claves para continuar garantizando que la escuela y sus aulas sean un entorno seguro, cuidado y saludable son: la vacunación, el buen uso del barbijo, la higiene de manos, así como disponer de espacios limpios y ventilados.

Por Julieta Varroni