Tranquera Abierta | Estados Unidos | china | Ministerio de Agricultura y Ganadería

Combinar mercado interno y externo, la clave para crecer

La cadena de la carne vacuna continúa en expansión pese a la pandemia. Los destinos internacionales siguen traccionando con China a la cabeza y ventas especiales a Estados Unidos.

En medio de la pandemia, la cadena de la carne no sólo se mantuvo en los niveles de producción previos, sino que logró crecer con una clave que sostiene a rajatablas: combinar un buen consumo en el mercado interno con una expansión en los envíos al mundo, especialmente de la mano de China y partidas especiales a Estados Unidos, donde el frigorífico cordobés Logros es una pieza destacada.

De hecho, el Ministerio de Agricultura de la Nación se encargó de remarcar esta semana un crecimiento más que significativo de embarques al país del norte y en términos comparativos habló de una expansión en ese mercado de más del 2 mil por ciento. El porcentaje encierra un aspecto a tener en cuenta: Estados Unidos se abrió a las exportaciones de carne argentina en el segundo trimestre de 2019.

Daniel Urcía, presidente de Fifra, explicó a Tranquera Abierta que “lo bueno del sector carne es la exportación de carne en su conjunto. Lo de Estados Unidos son 20 mil toneladas, es un mercado de oportunidad que se dio en el contexto de Covid. Y son 20 mil toneladas en el contexto de las 800 mil que se exportaron el año pasado. Se hicieron porque Estados Unidos tuvo un problema severo de Covid en la industria cárnica y a raíz de eso los importadores salieron a comprar a proveedores seguros y estábamos en la línea de largada. A los mercados hay que tenerlos abiertos y hay que venderles cuando sea negocio hacerlo. Lo bueno es que seguimos generando ventas de cortes a los Estados Unidos, que no es la manufactura que se le vendió en otra oportunidad”, indicó.

Y agregó: “Los precios de China se desplomaron, el Covid hizo que estuvieran cerrados China y Europa, más los problemas en la industria cárnica de Estados Unidos hicieron posible la exportación de las 20 mil toneladas”.

Para el dirigente sectorial, la mirada debe ser más amplia que el episodio de Estados Unidos: “La buena noticia es que la industria cárnica en general, bovina, aves y cerdos, siguió trabajando durante la pandemia, aumentó exportaciones, no generó impacto en el mercado interno y demostró que los dos mercados son hoy necesarios. Si no se sostienen los dos hay problemas de empleo”, advirtió.

En cuanto a los niveles de faena, Urcía destacó que “en un análisis cuantitativo, tenemos más faena que el año pasado y no está consumiendo más el mercado doméstico, aunque sí está consumiendo bien. En la sumatoria de las carnes superamos los 110 kilos que están conformados por 50 de vacuna, 48 de pollo y unos 15 de cerdo y derivados”, detalló.

¿Cómo puede evolucionar esa relación?

El pollo no creo que suba y el cerdo está para crecer y si eso ocurre la que pierde es la carne vacuna. En eso hay que seguir de cerca la evolución de los precios que ordena el mercado. Ante precios similares, crece la vacuna porque el gusto del consumidor argentino está claramente más volcado hacia allí. En general, con 110 kilos, no hay mucho más para crecer en el mercado interno.