Deportes | Estudiantes | Copa Argentina | Primera Nacional

"El objetivo del grupo es estar entre los ocho primeros y clasificar a la Copa Argentina"

Jonás Corvalán se ha convertido en los últimos encuentros en un valor súper desequilibrante en la ofensiva de Estudiantes.

El premio por ser paciente, no desesperarse y saber esperar es el que tiene hoy Jonás Corvalán. Siendo en los últimos encuentros, en especial ante Nueva Chicago, una carta más que interesante en una aletargada ofensiva y con su velocidad generar un desequilibrio muy productivo.

Tras pasar más de veinte partidos sin jugra y la mayoría sin estar convocado, con los avatares que ha vivido el equipo en este campeonato, tiene ahora su oportunidad y sabe que no la puede dejar pasar. No sólo el objetivo está en lo colectivo, con la difícil clasificación a la Copa Argentina, sino que en lo personal es la chance de ganarse un lugar para estar en el plantel la próxima temporada.

Así nos habló el nacido en Gimnasia y Esgrima de La Plata sobre su momento y el del equipo.

“La verdad es que dentro de todo me lo estoy tomando bien, tranquilo, no venía teniendo minutos y gracias a Dios se me está dando la oportunidad de jugar y hay que aprovecharlo al máximo”, precisa.

-¿Cuánto jugó en estos términos la paciencia a nivel personal para poder esperar la oportunidad sin entrar en la desesperación?

-Sinceramente, llegó un momento en que decía que no podía jugar, que no tenía minutos ni nada y querés dejar todo. Por suerte tengo a mi mujer y a mi familia, que siempre me apoyaron y nunca me dejaron que vuelva a casa. Lo tomé con calma, tranquilo, aunque muchas veces te juega la cabeza en contra, que decís: “Dejo todo y me vuelvo”.

-El momento del grupo no es bueno, cuesta ganar: ¿cómo toman este presente que se está viviendo?

-Es un momento delicado, tuvimos la salida de un técnico, varios compañeros se fueron y el grupo trata de tomarlo con calma; lamentablemente, las cosas no nos están saliendo como queremos pero, como siempre les digo a mis compañeros, hay que seguir trabajando, que lo bueno ya va a venir.

-Contra Chicago tuviste un gran partido, fundamentalmente en el segundo tiempo, ¿cómo leíste el juego para lograr ese desequilibrio?

-El primer tiempo me costó más por el lado derecho porque tenía dos marcas juntas. Muy pegados al tres y al siete de ellos y no podía hacer mucho. En el segundo tiempo el técnico me cambió de lado y fue cuando pude sacar esa diferencia. Pudimos empatar pero hubiésemos querido que se nos dé la victoria, tenemos que seguir trabajando.

-¿Sentís que en tu caso lo que está en juego ahora es el ganarse estar en el club el año que viene?

-Obviamente, yo creo que hay que tomarlo con tranquilidad, seguir trabajando y ganarnos el derecho de estar el año próximo.

-Se viene una seguidilla de partidos muy duros, determinantes para soñar con la clasificación a la Copa Argentina.

-Eso lo hablamos, son partidos muy importantes, duros, contra los primeros, equipos que juegan muy bien. Es seguir trabajando en la semana y estar preparados para estos partidos que son muy lindos e importantes para nosotros.

-Para conocerte un poco más: ¿cómo ha sido tu carrera hasta llegar a Río Cuarto?

-Empecé en Gimnasia de La Plata, hice todas las inferiores ahí y firmé mi primer contrato. Después tuve oportunidades de ir a préstamo a Uruguay, Puerto Madryn. Luego regreso a Gimnasia y llegó el momento, a falta de seis meses de que termine el contrato, de rescindir de común acuerdo y pasar a J.J. Urquiza de la B Metropolitana. Después ya vine acá a Río Cuarto. Veo un club lindo y que hace sentir muy cómodo.

-¿Cómo es la vida en Río Cuarto?

-Rebien, es una ciudad muy tranquila en comparación con lo que son La Plata o Buenos Aires, es otra cosa. De hecho estoy con mi mujer acá y ella no puede creer la tranquilidad con la que se vive.

-Con lo que resta de campeonato, ¿qué objetivos se proponen?

-El objetivo del grupo es estar entre los ocho primeros para clasificar a la Copa Argentina. Y el mío personal, terminar de buena manera este torneo para arrancar bien el año que viene.