Deportes | Estudiantes | celeste | equipo

Estudiantes superó las adversidades y se trajo un punto de Caseros

Los de Acuña sumaron cuatro de los últimos seis en juego. Ayer Ortigoza y Hesar debieron salir con molestias musculares, sumado a la expulsión de Ferreira.

En el Estadio Ciudad de Caseros, por la sexta fecha del campeonato de la Primera Nacional, Estudiantes de Río Cuarto y su homónimo igualaron sin goles. El Celeste, desde que juega en la categoría, nunca perdió con el Pincha.

Dado que el próximo miércoles los de Acuña juegan por Copa Argentina ante Huracán Las Heras en el Eva Duarte de Perón de Junín, el plantel quedó en Capital Federal y por tal motivo concentró más jugadores que de costumbre. De ganar, su rival en octavos será Talleres de Córdoba.

Estudiantes llegaba a tierras bonaerenses con la buena producción mostrada ante Alvarado de Mar del Plata, donde pudo ganar su primer partido del campeonato. En relación a ese equipo, Acuña introdujo algunos cambios obligados por lesión en algunos casos y por rendimiento otros. Javier Ferreira, por su producción ante los marplatenses, comenzó de arranque, David Müller en lugar de Nicolás Talpone, Martínez Schmit en lugar de Maximiliano Padilla, con una fuerte contractura en horas previas al partido, pasando Cainelli a jugar en el lateral derecho por Damián Adín, quien llegó a las cinco tarjetas amarillas.

Si en la semana pregonábamos la agresividad y enjundia del equipo, en la primera parte en Caseros no pudo demostrarlo, siendo por momentos superado por la prolijidad, movilidad y carácter directo del juego del equipo de Mauricio Giganti. Comandado por Fabricio Joao, un volante derecho polifacético, y Sebastián González, un enganche típico de estos tiempos, sumado a Tomás Bolzicco como centrodelantero, amenaza constante en ofensiva con el juego aéreo.

Si bien es cierto que el Matador fue algo más en los primeros cuarenta y cinco, no fue un dominio avasallante ni mucho menos, incluso Estudiantes con un cabezazo de Hesar tras un quite de Müller pudo haber inaugurado el marcador, pero el disparo se fue por encima del travesaño de Centurión.

La gran figura celeste fue otra vez Brian Olivera, quien está atravesando un gran momento, dejándolo de manifiesto con una triple tapada. A Joao primero, luego a Bolzicco en el rebote y finalmente un disparo del ex-Belgrano Tobías Ostchega, todo en la misma acción.

Volvió a pecar Estudiantes de errores en la salida, no siendo tan prolijo como contra Alvarado, que podrían haberles costado caro a los riocuartenses.

Por momentos lo sufrió y da la impresión de que fue más por errores propios que por virtudes de un rival que estuvo atento al fallo de Estudiantes pero que entre Olivera y la falta de eficacia en los metros finales hicieron que finalizara la primera mitad sin goles.

La mala noticia fue la lesión muscular de Néstor Ortigoza, quien cerca de los treinta minutos le dejó su lugar a Luciano Raballo.

Segundo tiempo

El complemento comenzó sin cambios en ambos equipos (con la salvedad del ya mencionado de Raballo por Ortigoza) y con la misma tesitura del primer tiempo, con un Pincha de Caseros que tuvo la iniciativa y la pelota, aunque sin concretarlo en el arco celeste. En los primeros quince minutos, si bien mucho no pasó, los de Giganti fueron un poco más. Para el Celeste sólo una corrida de Hesar en un slalom de lujo que después no prosperó.

El ingreso de Verón por Bolzicco, un centrodelantero por otro, con iguales características fue el indicativo de Giganti para buscar ganar el partido que hasta ese momento era favorable a los de Caseros.

Las malas noticias en términos de molestias continuaron para Acuña. Promediando el complemento, a los 25 minutos, con la salida de Ibrahim Hesar por una dolencia, ingresando en su lugar Marcos Arturia, sumado al platense Nicolás Talpone por David Müller, quien no pudo sobresalir a lo largo del partido.

La primera que tuvo Arturia fue un buen cabezazo tras un anticipo que se fue cerca del palo derecho de Centurión. Cuando parecía que los riocuartenses encontraban algo de tranquilidad con los ingresos mencionados, llegó la expulsión de Javier Ferreira tras un golpe a Santiago Zurbriggen, sumado a un entredicho con el árbitro González.

Motivo por el cual el punto comenzaba a conformar más que de costumbre en los quince minutos finales.

Lo que quedó fue mucho más vinculado a llegar, por parte de ambos equipos al gol, más con empuje y pelotas detenidas que con claridad y jugadas elaboradas. Fue la tónica hasta el final. Casualmente después de la expulsión de Ferreira, los de Caseros tuvieron menos claridad que cuando estaba en igualdad numérica.

Lo tuvo el Celeste en la última, con un centro de Cainelli desviado en el camino que hizo lucir a Ezequiel Centurión cuando la pelota ingresaba. Acto seguido y tras ese tiro de esquina bien ejecutado por Cuello, que ya estaba en cancha, y tras un desmarque sensacional de Ihitz ganando de cabeza, impactó el balón en el poste izquierdo de un arquero que hacía vista.

Cuatro puntos de los últimos seis en juego para el equipo de Acuña que se prepara para recibir a Mitre de Santiago del Estero el lunes 26 a las 18 hs.

Sabiendo que antes, el miércoles a las 14, hay un partido preponderante ante Huracán Las Heras en Junín por Copa Argentina, con Talleres como rival en los octavos de final.

La cancha de Sarmiento es el lugar elegido para esta final muy valorada en todo sentido por el equipo que espera en octavos, siendo una de las muestras futbolísticas más valoradas de la Argentina y por el hecho de ingresar a los octavos de final de la competencia.

A dos años del histórico partido ante Boca, al Celeste se le presenta otra oportunidad histórica.