Deportes | Ferro | equipo | partido

Federico Costa: "Esta clasificación nos sigue dando el envión para buscar más

Ferro y Quilmes jugarán en una de las semifinales buscando el ascenso. El arquero del Verdolaga, nacido en Jovita, sabe que es una chance histórica para el club luego de estar más de dos décadas sin jugar en Primera

El domingo 17 de julio de 2000, Ferro Carril Oeste jugó su último partido en Primera División, perdió ante Newell's por 2 a 0 y con esa derrota se despidió de la máxima división, categoría que hasta el momento aún no pudo recuperar. En estos veintidós años pasaron un montón de cosas para el Verde, que vio cómo el club siguió detrás de los tristes avatares económicos de un país que golpeó tanto a su clase media con las sucesivas crisis. Del modelo de los 80 poco quedó y la reconstrucción fue lenta pero sin detenimiento, en especial en los últimos años.

La vuelta a la competencia grande en muchas disciplinas que lo distinguen son la muestra de ello, de que Ferro se pone de pie.

El presente campeonato vio cómo Ferro se armaba para grandes cosas, con el apoyo empresarial de Christian Bragarnik, quien desembocó en Caballito para poner a disposición toda su estructura, de la mano de Diego Osella como entrenador. En un principio las cosas no resultaron y obligaron a que el entrenador diera un paso al costado.

El ingreso de la dupla Orsi-Gómez fue el aire fresco necesario para potenciar a un equipo que está a tres partidos de volver a Primera.

El jovitense Federico Costa comenzó siendo el arquero titular para luego, tras los malos resultados y el Covid, el cual lo afectó, lo obligaron a salir del equipo dejándole el lugar al bueno de Marcelo Miño, hoy titular bajo los tres palos. En diálogo con El Deportivo, el exarquero de Talleres y Patronato habla de este presente del equipo de Caballito, de la expectativa de la gente y mucho más.

-Muy contentos, fue para nosotros muy importante clasificar en una serie muy dura. Hace bastante tiempo que venimos consiguiendo triunfos y con un buen rendimiento. Esta clasificación nos sigue dando el envión para buscar más.

-Hace 22 años que Ferro no juega en Primera ¿cómo está viviendo el hincha este momento?

-La gente está muy ilusionada, en parte es por lo que generó el equipo; durante la segunda parte del torneo el plantel se ha sabido adaptar a varios estilos de juego, a rivales. Es un equipo muy versátil porque realmente cuando tenemos que defender lo hacemos, cuando hay que ser directos lo hacemos también; la gente se ha sentido muy identificada, durante la fase regular del torneo dimos vueltas partidos muy duros. Todas esas cosas han hecho ilusionar a la gente. Eso se da por el trabajo, por un grupo humano muy unido y muy seguro de lo que quiere conseguir; toda la gente se va enganchando a este sueño que arrancó muy de a poco y hoy lo compartimos con toda la gente del club.

-El comienzo no fue bueno, les costó mucho. ¿Dónde considerás que estuvo el quiebre para alcanzar este rendimiento?

-El arranque fue difícil porque el equipo se terminó de armar prácticamente dos días antes de la primera fecha. Fuimos a jugar con Güemes el primer partido y había chicos que habían llegado hacía dos días; el armado fue muy sobre el inicio, eso nos constó, había compañeros que venían de la categoría y otros que no, con la adaptación que eso lleva, era un plantel completamente nuevo. Eso nos pasó un poco de factura, también una ola de Covid que nos complicó, nos diezmó durante varias fechas, varios perdieron ritmo, todo lo que trae aparejado ese problema, y no pudimos encontrar el nivel en todo el semestre. Desencadenó con la salida de Diego Osella y cuando hay una renovación se renuevan las expectativas; todo lo que trae el cambio de conducción nos vino bien, entrenar de otra manera y sentirnos ya más unidos. La clave fue esa, una vez que ya el plantel estuvo a disposición y con buena competencia nos levantó el nivel a todos.

-Los dirigen Orsi y Gómez. ¿Cómo es trabajar con una dupla técnica?

-En lo personal, nunca había tenido una dupla que me dirija, lo hacen muy bien, se complementan bárbaro y con toda la gente que los acompaña. Es un trabajo muy completo, las semanas de trabajo son de una intensidad muy marcada, en los detalles, la variedad de trabajos defensivos y ofensivos. Se complementan muy bien y bajan un mensaje muy claro, que siendo una dupla está la clave, dar un mensaje bien claro.

-En ese armado apareció Brian Fernández, que marca la diferencia desde lo individual, ¿cómo evaluás su aporte?

-Lo que él puede dar y lo que es como jugador y profesional lo dice su trayectoria, ha pasado por un mantón de clubes afuera y clubes grandes, es de otro nivel que en momentos de los partidos te puede hacer eso diferente que necesitás para abrir un partido cerrado o marcar una diferencia. También, además de su figura, el equipo es lo que lo complementa a él y él a nosotros, porque hay un grupo que se mata. El partido de ida en Tucumán lo que corrió el equipo fue descomunal, en un escenario difícil, contra un rival de una jerarquía importante. La clave en este momento además de Brian es el equipo.

-Comenzaste de titular, después te tocó perder el puesto, ¿cómo viviste internamente ese proceso?

-Fue difícil, me tocó arrancar con el plantel recién conformado, con mucha irregularidad, después me toca salir y me agarra el Covid, la pasé muy mal, con neumonía, una pérdida importante de peso, me costó un montón recuperarme y perdí lugar en la competencia y hoy Marcelo (Miño) está jugando y ha tenido continuidad con un nivel importantísimo. Uno compite, trata de estar a la altura, el equipo funciona y si le toca a él lo apoyamos y competimos para que levante su nivel también.