Río Cuarto | Gobierno | Ignacio Liendo | agenda

"El Gobierno perdió la perspectiva sobre las demandas de la mayoría"

El politólogo cordobés Ignacio Liendo manifestó que una gran porción de la población no comulga con la agenda progresista de la gestión de Fernández. Pandemia, inflación, poder adquisitivo del salario, las claves

Ignacio Liendo, politólogo cordobés, cree que el gobierno de Alberto Fernández perdió de vista las demandas de la mayoría y que ese error de enfoque terminó siendo decisivo en la fuerte derrota que el Frente de Todos sufrió en las Paso del domingo.

- ¿Qué primer análisis hacés sobre cuáles fueron las razones que desencadenaron el resultado del domingo?Juntos por el Cambio conservó en realidad el 40% de 2019, no creció, el que se derrumbó fue el Gobierno.

- Sí, así es. Ni en la peor pesadilla del Frente de Todos ni en el sueño más dulce de Juntos estaba este escenario. Es verdaderamente llamativo y sorpresivo, lo cual habla a las claras de la fortaleza del sistema democrático argentino, del sistema electoral y de la autonomía e independencia de la gente, que vuelve a elegir a aquellos que se encargó de no elegir en 2019, casualmente con estos números que mencionás. Hay unos votos dando vuelta, algunos dicen que son el 10, el 15 o hasta el 20%, que es un sector importante del electorado que toma las opciones en función de los resultados. Y está claro que el gobierno del Frente de Todos, así como el gobierno de Cambiemos en la presidencia de Macri, no cumplió su contrato electoral, más allá de la unidad, de la rosca, de la campaña. Un sector importante de la sociedad, aquella que está más allá de las minorías intensas, está totalmente autonomizada de la política y del Estado y toma el proceso eleccionario como una verdadera instancia democrática y elige entre las opciones que tiene cuál va a ser el rumbo del país. Eso es lo saludable. Y las causas son muy concretas:primero, el modo en que se manejó la pandemia y lo extensiva y dogmática de la cuarentena, ese es el mar de fondo de esta cuestión. Esta mayoría silenciosa esperó para expresarse sobre esta cuestión y lo hizo de esta manera. Y derivado de ello, la economía, es decir, el salario en picada, la inflación, una caída del PBI de 10 puntos son datos muy duros que hablan a las claras de cuáles son las causas de este hecho que es sorpresivo. Es sorpresivo si pensamos en la metarrealidad que las distintas opciones se habían creado previamente. Pero esto es lo que está en el fondo de la sociedad. Los mercados también hablaron hace diez días y ahora también respecto de estas tenencias de fondo. Y un tema no menor es que la agenda de la inmensa mayoría de la población del país no comulga con la agenda progresista y socialdemócrata del Gobierno. Lo que la gente necesita es trabajo, producción, educación y tener una vida digna que pueda proyectarse en una mejora para las próximas generaciones. Eso está en el fondo del ADNargentino y las fuerzas políticas no lo están proveyendo.

- Ese parece ser uno de los problemas centrales del Gobierno, ¿no? La construcción de una agenda más centrada en las minorías, que es válida, pero que implicó a la vez haber perdido la agenda de la mayoría.

- Exacto. Por supuesto que son válidos todos los temas ligados a las distintas minorías por distintos motivos. No es en contra de eso sino justamente lo que decís:hay una pérdida de perspectiva sobre las demandas de la mayoría, que son muy concretas y son las que ponen los votos en última instancia. Es lo que se vio ayer (por el domingo). Sobre todo las minorías que son intensas tienen mucha visibilidad pública, mediática. Pero las mayorías se expresaron en las urnas, en un sistema que es robusto y produce efectos. Ambos comandos de campaña se habían construido una realidad paralela, para bien o para mal, que no se condice con la realidad. Y en política, esto lo dijo Perón copiando a Aristóteles, la única verdad es la realidad. No hay otra. Y es esto: los votos.

Mensaje Directo: Ignacio Liendo - Análisis de las PASO

- ¿Cómo viste la reacción del Gobierno? Un reclamo es que haya cambios de gabinete, pero Fernández parece estar resistiéndolo.

- Algún cambio de timón, un volantazo tiene que pegar el Gobierno porque la política y la economía son una cuestión de expectativa. Es una cuestión de expectativa que está ligada a gestos y a políticas públicas concretas. Ante los cambios de gabinete siempre hay presiones, operaciones, pero en una instancia como esta funcionan. Si no es un cambio de gabinete, que debería ser fuerte, en áreas críticas, debiera ser un cambio en los modos de hacer política y gestión y en los modos de las políticas públicas. Rápidamente deberá haber algún movimiento si el Gobierno quiere revertir esta tendencia o al menos dar pelea de cara al 14 de noviembre, en un trasforndo no menor:le quedan dos años y deberá dotar de estabilidad al sistema político. En este momento no le conviene a nadie que el Gobierno no pueda encontrar un rumbo. La sociedad también se expresó en función de eso. Necesitamos un cambio de rumbo pero no un colapso.

Marcos Jure. Redacción Puntal