Policiales |

Grooming en Laboulaye: los hechos no se dieron en la casa de la foto

Se aclara que los ocupantes de la vivienda que grafica la publicación no cometieron ningún tipo de delito. También se pide disculpas a Eduardo José Pennisi y Elizabeth Boschiazo de Pennisi

Conforme lo dispuesto por el juez de primera instancia del Juzgado con competencia en lo Civil, Comercial, Conciliación y Familia de Laboulaye, mediante Sentencia N° 58, dictada el 8 de abril de 2024 en los autos caratulados "Pennisi Eduardo José y otro c/ Puntal Diario y otros - Ordinario" (Expte. N° 8833382), Editorial Fundamento SA y el periodista Fabián Marcelo Petenatti formalizan pedido de disculpas expreso a EDUARDO JOSÉ PENNISI y ELIZABETH BOSCHIAZO DE PENNISI, en relación con la publicación de fecha 14 de junio de 2018 del diario Puntal.

Asimismo se deja establecido que la foto de la vivienda publicada en dicha oportunidad, y que acompaña la presente publicación, no es la vivienda donde ocurrieron los delitos que fueran enunciados en la nota anterior y que los habitantes de la vivienda de la foto no han cometido delito alguno.

Los hechos que se relataron en su momento en la página 35 de la edición de diario Puntal del 14 de junio de 2018, ocurrieron en una casa de calle Belgrano 376. Es decir, otro domicilio diferente al que corresponde la fotografía, que acompaña el pedido de disculpas a la familiaPennisi.

En la ocasión se informó que un joven de Laboulaye estaba detenido en la cárcel de nuestra ciudad aparentemente por acoso sexual virtual a menores (grooming).

La detención se produjo concretamente por el supuesto abuso de un adolescente de 15 años en al menos unas cincuenta veces en cuatro meses, con la amenaza de difundir unas fotografías teniendo relaciones entre ambos.

El detenido, en ese momento tenía 26 años, se habría hecho pasar como mujer por la red social Facebook y habría logrado convencer a un menor de mantener relaciones “jugadas u osadas”.

Cuando habría convencido al menor le dijo que se tenía que encontrarse con otro joven (que era él) en su domicilio de Belgrano 376, para explicarle algunas cuestiones para los futuros contactos.

En ese encuentro, el joven le sacó varias fotos mientras habrían mantenido relaciones sexuales, ya que era una de las condiciones que establecía la mujer para tener sexo.

Al segundo encuentro, la víctima descubrió que todo era un engaño.

A partir de esta situación, el acusado habría comenzado a extorsionarlo con que iba a entregarles las fotos a sus padres o publicarlas en las redes sociales.

Durante cinco meses, habrían sido permanentes las relaciones sexuales carnales entre el imputado y el menor, siempre hostigándolo. Se calcula que habrían sido unas 50 veces.

Los encuentros se habrían desarrollado en el domicilio de calle Belgrano 376.

El menor, agobiado por las extorsiones y los sometimientos sexuales de que era víctima, decidió contar lo que le estaba pasando a sus padres, quienes realizaron la denuncia policial que derivó con la detención del joven.

A partir de la denuncia se inició la investigación, con el allanamiento del domicilio donde ocurrieron los hechos y el secuestro de una computadora de escritorio, seis teléfonos celulares, discos compactos y una cámara fotográfica, entre otros elementos tecnológicos que permitieron dar algunas pruebas consideradas valiosas en la investigación.

En el comienzo de la investigación, la causa estuvo a cargo de la Fiscalía de Instrucción de Laboulaye, que en el momento de los hechos denunciados estaba a cargo de Enrique Berger.

El joven acusado estuvo detenido en la Unidad Penitenciaria N° 6 de Río Cuarto.