Río Cuarto | industria |

La industria provincial tiene más trabajadores que en abril de 2019

Córdoba volvió a superar los 500 mil asalariados privados en el registro del cuarto mes del año y así comenzó a recuperar parte del empleo perdido. Las fábricas fueron las que más aportaron. Crece sin pausa la informática

De la mano de la industria, Córdoba comenzó a recuperar puestos de trabajo en los últimos meses y eso le permitió volver a romper la barrera de los 500 asalariados privados registrados.

Para abril de este año -último dato disponible de manera oficial- la provincia alcanzó los 500.138 trabajadores privados, lo que significó una recuperación del 1,9% con respecto al mismo mes de 2020, pero una caída del 3,2% frente al cuarto mes de 2019 (el último abril sin pandemia). En aquel entonces había 516.596. A nivel país se observa una recuperación del 1,4% frente al año pasado pero un recorte del 3,8% contra 2019; por lo cual Córdoba está por arriba de la media.

Puntualmente en la industria, la provincia alcanzó los 102.506puestos laborales contra los 97.887 del año pasado y los 101.984 de 2019.

Los datos corresponden al Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas. El informe difiere en algunas cifras con el que dio a conocer hace 10 días el Ministerio de Trabajo de la Nación que arrojó un total de 484 mil trabajadores para Córdoba, con una recuperación también de casi 10 mil empleos.

Pero no todas las actividades tuvieron el mismo comportamiento. Muchas, con un impacto mucho más profundo de la pandemia y las restricciones sanitarias, aún no logran revertir la caída y son intermitentes en la recuperación. Pero hay otras, como es el caso de la industria cordobesa, que ya tiene más empleados que en abril de 2019 de acuerdo al CEPXXI.

Construcción, turismo y gastronomía, y transporte encabezan los sectores más golpeados en Córdoba y que tienen secuelas graves atadas a la situación sanitaria. Por el otro lado, informática, call centers y salud, son los que muestran crecimiento en el mismo período.

Las tecnológicas siguen su paso firme en la generación de empleo más allá de la coyuntura sanitaria y el sector sigue planteando la necesidad de ampliar la base de mano de obra porque sigue con dificultades para conseguir trabajadores. En Córdoba aseguran que podrían ocuparse más de 3 mil puestos si hubiera disponibilidad de mano de obra.

El estudio remarca que “17 de las 24 provincias incrementaron su empleo formal privado en el último año. Sin embargo, si comparamos contra 2019, encontramos que todas salvo Tierra del Fuego y Santa Cruz redujeron la cantidad de empleo asalariado formal. En Tierra del Fuego, la industria manufacturera (particularmente, la electrónica de consumo en Río Grande) fue el motor de la creación de empleo en los últimos meses. En Santa Cruz, la minería metalífera fue la principal impulsora del empleo formal en los últimos dos años”.

Por otra parte, la construcción fue una de las principales expulsoras de empleo en la gran mayoría de las provincias. Si bien se ha recuperado en los últimos meses, el balance contra abril de 2019 todavía continúa siendo negativo (-20,3%), en gran medida por lo ocurrido en 2020. El turismo y la gastronomía fueron otras de las grandes destructoras de empleo, con caídas en las 24 provincias.

Como contrapartida, la industria del software creó empleo en cada una de las 24 jurisdicciones en los últimos dos años (14.800 puestos de trabajo, lo que equivale a una suba relativa del 13,4%). En ese marco, Córdoba, Buenos Aires, CABA y Santa Fe explicaron el 85% de dicho incremento.

El sector del conocimiento, con la mayor suba de empleo desde 2017

En abril el empleo en el sector de Servicios Basados en el Conocimiento (SBC) registró un importante crecimiento. Superó los 355.800 trabajadores, y se incrementó así en un 4,5% interanual (+15.000). Esta suba no solo se aceleró frente al registro del mes anterior (+1,7%), sino que fue la mayor desde 2017. Además, el empleo creció 5,2% en la comparación con abril de 2019.

Informática mostró una suba del 5,9% interanual, cercana a la de marzo de 2020 (+6,8%) y la más alta desde que comenzó la pandemia. Por su crecimiento, sumado al peso en el empleo (38,8% de SBC), fue el rubro de mayor incidencia en la suba total (2 puntos porcentuales) e incluso tuvo un aumento muy superior en la comparación con abril de 2019 (+13,4%).

Los servicios empresariales registraron una dinámica similar: el aumento del 3,3% interanual se acercó al de marzo del año pasado y el rubro fue el segundo de mayor incidencia (+1,5 puntos porcentuales) al crecer a una tasa menor que la informática pero con un mayor peso en el empleo (45,6%). En la comparación con 2019 creció un 5,2%.

En los servicios vinculados al rubro audiovisual la cantidad de trabajadores tuvo una suba interanual del 15,9%, la mayor en 10 años (aunque influida por la baja base de comparación). A pesar de su bajo peso en el empleo total (7,7%), tuvo una incidencia relevante (+1,1 unto porcentual). La tasa de aumento fue la segunda consecutiva luego de importantes retracciones entre enero de 2020 y febrero de 2021 y se aceleró significativamente respecto a la del mes anterior (+2,8%).

El salario real del sector de SBC, por su parte, tuvo un aumento interanual del 1,6%