Se lanzó esta semana el Grupo Instituto Médico Río Cuarto (GIMRC), que integra 10 centros especializados de salud en la ciudad (siete ya están en pleno funcionamiento y tres serán inaugurados en 2022) además de clínicas en las ciudades de Berrotarán, Laboulaye y La Carlota; el evento contó con el apoyo del Centro Empresario, Comercial, Industrial y de Servicios (CECIS).

En conferencia de prensa el Dr. Alejandro Pauletti, presidente del IMRC y del Grupo señaló que la pandemia puso en evidencia el déficit del sistema de salud, “eso se agrava en el interior del interior y creemos que tenemos que trabajar para contrarrestar ese déficit”. También explicó que este grupo se constituyó con otras localidades, “con la finalidad fundamental de crear un nuevo modelo de gestión de salud totalmente diferente al que teníamos o al que conocíamos hasta ahora”.

“Creamos un sistema regional integral de salud que permita mejorar la atención en Río Cuarto pero también llevando complejidad a otros lugares donde no existe, con sistemas de traslado seguros, inteligencia artificial, recursos humanos capacitados; para aumentar la expectativa de vida de todos nosotros”, señaló.

La deficiencia de profesionales en el interior

El Dr. Andrés De León, miembro del directorio de IMRC y Presidente del Consejo de Médicos de la provincia de Córdoba, recordó que en los últimos 25 años cerraron más de 200 clínicas con internación en la provincia, “esta es una realidad que se da en todo el mundo, cuando el último terapista se va hay que cerrar la puerta y apagar la luz. Entonces la idea es optimizar los recursos y muchas veces no supone llevar a un especialista a una ciudad del interior porque tiene la posibilidad de ver a un paciente cada 45 días, eso no es optimizar, sino que el médico que tiene que atender esté conectado para recibir información tal como si estuviera en Río Cuarto. Que el paciente no sea derivado subiéndose a un ambulancia para irse, sino que los médicos estén conectados entre sí; eso hace la diferencia”.

El Dr. Ariel Odetti, presidente de CardioMed y, dentro del Grupo, encargado del traslado seguro de pacientes entre las instituciones de Río Cuarto pero también con La Carlota, Laboulaye y Berrotarán, dijo que esto implica realmente estar conectados, “desde la historia clínica única, desde las reuniones de los médicos y desde las decisiones conjuntas que se toman, la apuesta realmente es superadora para estas localidades y contribuye a la calidad de vida de las personas”.

Tender un puente hacia el paciente

El Dr. Mario Piastrellini, director médico de IMRC y del Grupo destacó que con este desafío se garantiza el derecho del paciente a tener una continuidad en su atención. “No venimos a plantear una red, eso sería un sistema de atención con un acuerdo de complejidades creciente, donde cada sistema trabaja en forma aislada, así hemos trabajado hasta ahora; ante un evento el paciente es captado, se lo evalúa y se lo deriva. Nosotros venimos a plantear algo diferente, una articulación donde desde la alta complejidad hacia la baja complejidad hay una fibra óptica con una historia clínica común, con instalación de tecnología, con capacitación, con back up para el profesional, donde alguien le provee información para tomar las mejores decisiones”.

Además Piastrellini explicó que las redes eran un sistema centrífugo, “ahora estamos planteando algo mixto, cada lugar tiene su capacidad de resolver y cuando no lo resuelve lo traslada en forma segura al lugar de mayor complejidad. Eso lleva mejor calidad de vida en ese lugar, y mejor expectativa de vida”.

Señaló que también están haciendo lo mismo con IMRC, con la adquisición del Instituto de Urología y Cardiología, más los 10 centros especializados que implican abrirse hacia la ciudad y estar más cerca de la gente. Algunos de ellos son un centro de imágenes, uno de atención a la mujer y fertilidad en Villa Dalcar, un centro de medicina laboral, un servicio de pediatría con todas las especialidades, un centro de investigación que lleva más de 30 estudios avalados por la CDC, un centro de oftalmología, Laboratorio, entre otros. “El cambio de paradigma es tender un puente a los pacientes”, mencionó.

Empresas con valores

“Queremos seguir contagiando los valores de IMRC que se sostienen desde hace 70 años, no es una cuestión de empresa por escala, tiene otros valores que envuelven a las empresas de salud, no solo son empresas, sino que además pregonan valores sociales que son más importantes que el dinero”, dijo el Dr. Pauletti y agregó que el recurso humano en el interior del país es difícil de lograr, por lo que requieren el trabajo también del Estado.

Por su parte, Atilio Lunardi, presidente de Cecis, dijo que este tipo de servicios son prioritarios en la ciudad. “Creo que es un desafío enorme que ha encarado el IMRC y no podemos más que acompañarlos, porque no solo la gente hace su tratamiento de salud aquí sino que derrama en el comercio también y eso le da vida económica a la ciudad, nos da orgullo de ser riocuartenses”.

Por Fernanda Bireni