Tranquera Abierta | Javier Milei | maquinaria | tambo

Maquinaria y tambos, dos que se adelantaron a la estanflación

Los productores lecheros aseguran que están en una situación terminal por una desconexión entre el ritmo de los costos y el de los precios que reciben por litro entregado a la industria. Las fábricas de maquinaria, sin créditos ni importaciones

La advertencia del presidente electo Javier Milei sobre la llegada de una estanflación para los próximos meses no será una novedad para dos sectores productivos vinculados al campo: el tambo y la maquinaria agrícola. Ambos están cerrando un año para el olvido, y el horizonte no les ofrece mayores esperanzas de recuperación. “No se ve luz al final del túnel”, coinciden, casi resignados.

Es que la lechería vivió desde septiembre del año pasado en que nación la primera versión del Dólar Soja, un terremoto constante de los costos, especialmente del alimento para el rodeo. Eso se combinó con una feroz sequía que quitó posibilidades de tener pasturas propias. Le siguió una secuencia de tipos de cambio diferenciales puestos para incentivar las exportaciones de granos, pero que como contrapartida encareció los costos a sectores como la lechería, los feedlots, los porcinos o pollos. Pero se agregó, en el caso de los tambos, que el precio del litro de leche que entregan en tranquera estuvo muy lejos del ritmo de los costos. Las escenas de las últimas semanas en el Mercado de Cañuelas, con corrales poblados de vacas Holando, fue el resultado final.

Esta semana, tamberos publicaron el precio del litro de yogurt (en realidad 900 centímetros cúbicos) en las góndolas, que ya había superado los 2 mil pesos mientras ellos reciben por litro de leche $130. Por último, también el sector plantea que hoy las dos puntas de la cadena son castigadas: productores y consumidores.

Hay dos cosas más que advierten los tamberos: si hay devaluación y quita de retenciones sin medidas adicionales, el sector entra en su fase final. Por último, todavía no recibieron señales de qué lugar ocupará la lechería dentro del organigrama de la Secretaría de Bioeconomía a cargo de Fernando Vilella. Aún no hay un lugar asignado; mucho menos un nombre.

Maquinaria

No es mejor el panorama de la maquinaria agrícola nacional que transitó un año plagado de dificultades, pero que se fueron agravando. Hay allí un elemento adicional: el sector pujaba por una Ley de Maquinaria Agrícola de Fabricación Nacional que básicamente pretendía cierta diferenciación con la importada, en particular sobre las líneas de crédito de la banca pública para la adquisición, entre otros detalles. “No estaría siendo esa la lógica que expresa el nuevo Gobierno. Va a ser más difícil que nunca que prospere”, admiten los industriales.

Lo cierto es que ayer se conoció el informe trimestral del Indec de ventas y un dato a destacar fue el desplome de las cosechadoras: cayeron 45% interanual. Casi se vendió la mitad que el año pasado.

Lo cierto es que en el tercer trimestre, el total de unidades vendidas nacionales e importadas de todos los segmentos de maquinaria registran caídas interanuales. Las cosechadoras exhiben la mayor disminución respecto a igual trimestre del año anterior, con 45,2%; los implementos, 34,1%; las sembradoras, 26,9%; y los tractores muestran una caída en las unidades vendidas de 16,2%.

Las ventas en unidades de producción nacional de implementos registran una disminución de 36,7% en el tercer trimestre respecto a igual trimestre del año anterior; y los tractores presentan una caída interanual de 17,8%. En el caso de las sembradoras y de las cosechadoras, no se discriminan las ventas según su origen por aplicación de la normativa del secreto estadístico.

Con respecto a la participación de las unidades de origen nacional en el total de ventas en unidades, en el tercer trimestre de 2023, los tractores de producción nacional presentan una participación de 94,2% y los implementos, de 89% en el total de unidades vendidas de sus respectivos segmentos.