Regionales | Laboulaye |

Caso Sperani: detectan tercer ADN y la familia pide que se investigue

La mamá del joven asesinado en Laboulaye, Mariela Flores, confirmó que hay una nueva pista y adelantó que se reunirá con el juez. Explicó que el material genético apareció en la escena y solicitó que se determine si se debe a una contaminación o a un nuevo sospechoso

La investigación por el asesinato de Joaquín Sperani, el joven de 14 años encontrado muerto hace casi un año en Laboulaye, ha dado un giro inesperado. Mariela Flores, madre de la víctima, confirmó que se ha descubierto un tercer ADN en la escena del crimen, lo que podría indicar la presencia de un nuevo sospechoso o una posible contaminación en el lugar por parte de los investigadores. Al momento, la Justicia determinó que el único acusado de cometer el crimen es otro menor de 14 años, L., quien está en libertad por ser no punible.

A propósito del nuevo indicio, la mujer declaró que “el caso no se puede cerrar hasta que no se determine esto”, subrayando la importancia de esclarecer el origen de este material genético.

Asimismo, brindó detalles sobre los recientes avances en la investigación. “Hace alrededor de un mes que recibimos el resultado del ADN y, bueno, nos encontramos con la sorpresa de que hay un tercer ADN, además del ADN del menor implicado y el ADN de Joaquín”, explicó Flores a LV20 Radio Laboulaye.

Ante esta situación, la familia solicitó que se realicen pruebas a las personas que estuvieron presentes en la escena del crimen para descartar la posibilidad de contaminación. “Nuestro abogado nos dijo que pudo haberse contaminado la escena, por lo que solicitamos que se tomen muestras a las personas que entraron en ese momento, oficiales, para descartar que lo que nos están diciendo es cierto”, comentó.

Flores también expresó su persistente creencia de que el crimen no fue cometido solo por el menor acusado: “Yo no puedo aceptar algo así y decir, bueno, sí, no importa, es un tercer ADN. Siempre sostuve que no había sido el menor solo”. Y añadió: “Es un presentimiento que lo tuve desde el primer momento y lo voy a sostener hasta que la Justicia me demuestre lo contrario”.

La madre de Joaquín informó que se reunirá con el magistrado que entiende en la causa, Sebastián Moro, para discutir los próximos pasos en el caso. “Ahora vamos a viajar a Buenos Aires y cuando volvamos vamos a hacer una audiencia con el juez, para ver cómo va a proceder ante esto”, dijo. “Con este ADN, hasta que no se coteje con otros, no sabremos de quién es”.

Flores subrayó la importancia de esta nueva evidencia: “Es un dato muy importante para la causa, que no deja que la causa se cierre. Que vaya a investigación. Que se compruebe si se contaminó, si hubo un tercer participante también”.

Los resultados de la genetista ya han sido incorporados a la causa y, según Mariela, las autoridades judiciales han decidido mantener el caso abierto para investigar esta nueva prueba. "Hemos pasado los resultados que la genetista dio. Así que nos dijeron que la causa no se cierra porque hay que investigar eso”, afirmó.

El caso

Joaquín Sperani desapareció el 29 de junio del año pasado al llegar al Ipem 278 “Malvinas Argentinas”. Dejó su bicicleta en el patio del colegio y se retiró sin ingresar a clases. Las cámaras de seguridad de la zona muestran el momento en el que el chico camina por la vereda de la escuela acompañado por su amigo y compañero de colegio, quien luego confesó la autoría del crimen.

Los padres de Joaquín se alarmaron al no tener noticias suyas después de clases, ya que nunca les avisaron desde el colegio que su hijo no había concurrido, y radicaron la denuncia que dio origen a la búsqueda.

El domingo 2 de julio, el cuerpo del adolescente fue hallado por vecinos en una vivienda abandonada ubicada a 100 metros de la escuela, tras lo cual fue detenido el amigo de la víctima.

La autopsia preliminar determinó que Joaquín tenía múltiples golpes en la cabeza que le ocasionaron politraumatismo de cráneo, lo que derivó en su muerte.