Tranquera Abierta | Livorno | cerdos | Ignacio Dagatti

Livorno puso en marcha una moderna planta de faena de cerdos

El frigorífico ubicado sobre la ruta 158, al norte de Las Higueras, inauguró a comienzos de septiembre un nuevo proceso automatizado con maquinaria de punta y un tránsito de hasta 120 animales por hora. Por ahora, para consumo interno

Pese a cierta inestabilidad que reina desde hace algunos meses en el mecado de la carne en Argentina, especialmente por los cambios en las reglas de juego y ciertas restricciones a la hora de exportar, hay intentos por sortear la coyuntura e intentar “poner la luz larga” dentro del sector.

Frigorífico Livorno, ubicado en el kilómetro 276,6 de la ruta nacional 158, al norte de Las Higueras, acaba de inaugurar una nueva línea de producción de cerdos con maquinaria de punta capaz de faenar dos animales por minuto.

El moderno equipo, de fabricación nacional, es oriundo de Rosario e íntegramente construido en acero inoxidable. Es una línea de producción que comienza con el ingreso de los animales desde los corrales a través de un restrainer, y de allí inicia el proceso que termina después en las cámaras de frío en apenas unos cuantos minutos. La mayor parte de ese trayecto se realiza de manera automática. Apenas un equipo de operadores trabaja a la salida de sector de pelado del chancho para hacer retoques que puedan quedar para mejorar la presentación final.

Livorno era una marca asociada a la faena vacuna, pero desde el mes pasado tiene una modalidad de operación dual.

Ignacio Dagatti es el responsable de la planta y explica a Tranquera Abierta que “la nueva maquinaria para la faena de cerdos se puso en marcha hace un mes y permite llevar adelante de modo más automático, eficiente y prolijo el trabajo pensando en la hora de entregar el producto al consumidor final. Ahí hay una gran diferencia con respecto a otro tipo de modelos que existen en la industria”.

Con respecto a las características de la flamante línea de producción, Dagatti remarcó que “tiene una capacidad de faena máxima de unos 4 mil animales por mes, y está íntegramente elaborada por acero inoxidable en cada uno de sus tramos”.

El proceso industrial permite, a diferencia de otras plantas, que el cerdo, al ingresar desde la manga proveniente de los corrales del exterior, lo haga a través de un restrainer, una doble cinta sinfín de acero inoxidable en forma de “V” que inmoviliza al animal y que lo trasladaal interior del edificio para el comienzo de los trabajos de faena.

Luego de esas primeras etapas de labor, ya se inicia un proceso similar al de un frigorífico vacuno, una faena tradicional hasta que llega al guardado en cámaras de frío.

“La planta permite recibir cerdos de todo tipo, desde chanchas hasta capones, a un ritmo de unos 120 animales por hora”, explicó el responsable de Livorno.

“Hace un mes y una semana que arrancamos y venimos con un muy buen ritmo de trabajo de menor a mayor y con una expectativa de sostener los 4 mil cerdos mensuales. Ya estamos en los 4 mil vacunos también a través del otro circuito de faena que tiene la planta”.

Es que cada especie tiene un tránsito diferente y separado. El trabajo comienza de madrugada con los vacunos y sigue luego con los cerdos, en el que la planta de Las Higueras sólo le presta servicios de faena a terceros. Cada cliente lleva sus animales y retira luego la media res.

¿Con la capacidad de producción que tiene la planta a partir de la nueva máquina automatizada, la preocupación pasa ahora por conseguir animales para faena?

La verdad es que cerdos hay en el mercado, hay buena disponibilidad, y los clientes que vinieron están muy contentos con el resultado del trabajo que realizamos porque es una faena que como decía antes es muy eficiente y limpia pensando en el resultado final del producto que se llevan. Los clientes que nos traen los animales están muy conformes y también sorprendidos por el tipo de proceso que realizamos.

Ignacio Dagatti | Encargado del Frigorífico LIVORNO

¿Qué características tiene esta nueva maquinaria que se instaló en el ala nueva de edificio?

Es una máquina nueva en el mercado, hay tres a nivel nacional de estas mismas características. Es fabricada en Rosario, es industria nacional.

Livorno era conocido por la faena vacuna, ¿qué pasa con ese sector de producción hoy?

En la parte vacuna también invertimos y seguimos haciéndolo. Hemos modificado 100% la línea de faena, cambiamos maquinaria, azulejos, y una fuerte lavada de cara porque pasan los años y hay que ir renovándose permanentemente para tratar de continuar siempre de la mejor manera. Y ahí también vemos que los clientes están muy contentos y estamos a un ritmo de producción de unos 4 mil animales por mes.

El sector porcino fue construido de cero, desde los corrales...

La parte de cerdos es toda nueva, desde la construcción de los corrales hasta el edificio en donde montamos la máquina de ingreso de faena automática. Es todo nuevo, no existía nada. Fue un trabajo que nos llevó un tiempo poder concretarlo, pero finalmente hace poco más de 30 días que ya estamos en producción y muy contentos por los resultados que tenemos. Implicó todo un aprendizaje para todos, porque hay que acostumbrarse a trabajar de otra manera, pero una vez que fuimos puliendo el proceso resultó todo mucho más eficientes y hoy vemos claramente el beneficio de un sistema moderno como el que tenemos montado en la planta.

Afuera de la planta hay también una parte importante, los corrales son el primer eslabón de toda la cadena...

La parte de los corrales fue especialmente construida para esto. Son grandes, con buena capacidad cada uno, piso de cemento y lluvia en cada uno de ellos porque es importante acompañar la idea del bienestar animal durante todo el proceso.

¿Cómo es eso?

Eso es algo que desde hace un tiempo se impuso y lo adoptamos como parte de la filosofía de la empresa y al momento de construir la planta fue una de las prioridades que tuvimos como meta. Por suerte, son tendencias que vinieron para quedarse.

¿Qué destino tiene la producción que sale del frigorífico Livorno, ya sea vacuno como porcino?

Todo lo que sale de la planta, ya sea porcino como vacuno es para consumo interno. Ojalá que alguna vez tengamos la posibilidad de exportar, pero por ahora estamos concentrados en el mercado nacional.

¿La idea de exportar está dentro del plan de negocios que se proyectaron?

Las expectativas que tenemos es siempre mirar la posibilidad de exportar y pensar en eso y avanzar en consecuencia. Pero al mismo tiempo sabemos que eso es un camino largo, nos va a llevar muchos años, pero esperamos finalmente alcanzar ese objetivo.