Rostros y Rastros Memoria | trastorno | adultos-mayores

Todo lo que hay que saber acerca de trastornos cognitivos en adultos mayores

El deterioro cognitivo, es un factor común que aparece con el envejecimiento. Sin embargo, la intervención temprana, mejora la calidad de vida del paciente

El deterioro cognitivo es la pérdida de funciones cognitivas tales como la memoria, la atención y la velocidad de procesamiento de la información. Aparece con el envejecimiento normal y depende de factores fisiológicos, ambientales y sociales. Muchas veces en los adultos mayores sin enfermedad específica, se manifiestan, con frecuencia, alteraciones neurológicas que se presentan mayormente en las áreas de atención, memoria, lenguaje, habilidad visuo-espacial y en la inteligencia.

Estas manifestaciones que se desarrolla en la vejez puede ser un cuadro degenerativo relacionado con el envejecimiento, que es considerado como una alteración morfofuncional y molecular. Es importante destacar que es innegable que los trastornos cognitivos son más frecuentes en adultos mayores pero que no necesariamente son debidos al proceso de envejecimiento. En la actualidad estos deterioros cognitivos comienzan a verse a edades mucho más tempranas.

¿Que son los trastornos cognitivos en la tercera edad?

Al llegar a la denominada tercera edad, empezamos a detectar en el componente cognitivo de nuestros adultos mayores, afecciones y trastornos, que cada vez se hacen visibles a edad más tempranas. Estas afecciones son: falta de memoria, atención, concentración, etc.

La mayoría de los trastornos cognitivos se manifiestan con dificultades transitorias para evocar o rememorar sucesos recientes, nombres de personas y cosas, enlentecimiento del pensamiento, disminución de la capacidad de atención y concentración.

Además del deterioro propio que sufre el organismo por el paso del tiempo se suman aquellos que se dan en la edad adulta, por ejemplo, si una persona de 40 o 50 años tuvo un ACV también lo lleva a tener una dificultad cognitiva dependiendo la zona afectada, manifestándose en la pérdida de la memoria, dificultad en el habla, en desarrollar cuentas, etc. Estas también son lesiones y patologías, que hacen que, a corta edad, esta persona tenga problemas en el componente cognitivo.

Una de las afecciones más comunes en adultos mayores, es el Alzheimer. Frente a este deterioro irreversible del componente cognitivo, es fundamental la estimulación cognitiva de la persona, mediante talleres, actividades, tareas, etc.

Síntomas

El síntoma inicial del deterioro cognitivo en los adultos mayores es la pérdida de la memoria, la cual primero se manifiesta por medio de lo que se conoce como queja subjetiva de memoria u olvido involuntario. Después viene la etapa del deterioro cognitivo en sí, que al comienzo puede ser leve o avanzar de manera progresiva. Por último, la etapa más avanzada: la demencia senil. La demencia senil más común es la enfermedad de Alzheimer, en la que hay un estado de deterioro cognitivo muy importante, con pérdida de funciones de independencia básica, como alimentarse, ir al baño y asearse.

¿A qué se deben los trastornos cognitivos? ¿Porque crees que se dan cada vez más a temprana edad?

Como T.O trabajo con muchos pacientes que presentan trastornos en su componente cognitivo. Yo creo que el estrés, el estilo de vida que llevamos, la rutina vertiginosa en la que nos embarcamos a diario, son algunas de las posibles causas de que este tipo de afecciones se manifiesten cada vez más temprano.

A más temprana edad se ven mayores dificultades cognitivas y sobre todo a nivel de memoria o atención y sin un diagnóstico puntual.

En el consultorio llegan pacientes que quizás no tienen el diagnostico de Alzheimer u otras enfermedades, pero ya comienza a tener dificultades en la memoria, como ejecución de actividades, dificultad en planificación, etc.

¿Como se puede trabajar con el paciente que presenta este trastorno para mejorar su calidad de vida?

En primer lugar, lo principal es un correcto diagnóstico para prevenir los factores que pueden acelerar este proceso o las enfermedades asociadas y que el paciente alcance una mayor calidad de vida.

El Alzheimer es irreversible. Desde la terapia ocupacional, nuestro objetivo es que la persona no pierda el desempeño en las actividades de la vida diaria. Por ejemplo, si antes de la pérdida de memoria el paciente era una persona activa, que cocinaba, hacia jardinería, etc. y ya no puede realizar toda esa secuencia, nuestro trabajo es volver a ese punto y brindarle herramientas y estrategias que le permitan volver a desempeñarse en las actividades rutinarias.

Por otro lado, también hacemos foco en la reminiscencia, que es lo que le gustaba hacer, cuáles eran las cosas que hacía en su juventud, si tenía un hobby. Para ello trabajamos junto a la familia que son un nexo importantísimo en todo este proceso. A partir de esta información, apuntamos a esa actividad recreativa para poder volver a ella y que el paciente logre un desempeño correcto.

Apuntamos a la estimulación de conectividades diversas ya sean actividades por escrito, en la computadora, en la tablet, tareas para hacer en casa. Por ejemplo, les pedimos que elaboren una torta y nos describan en una hoja la secuencia de como lo hicieron. Esa descripción y procedimiento de la secuencia, muchas veces no pueden completarlo, pero trabajamos para que puedan lograrlo en algún momento. El objetivo es trabajar con ellos brindarles las herramientas necesarias para que hagan la relación de la vida diaria con esas actividades que ellos antes disfrutaban hacer.

Por LEIDE VAGLIENTE | M.P 14066 | LIC. EN TERAPIA OCUPACIONAL