Río Cuarto | Obras e Infraestructura | Tío Pujio | Vaca Muerta

Córdoba deberá pasar el invierno con riesgos de corte de gas

La obra de reversión del Gasoducto Norte, que incluye el ducto entre La Carlota y Tío Pujio, volvió a acelerar su construcción, pero recién estaría lista hacia agosto o septiembre, según los cálculos oficiales

La reversión del Gasoducto Norte, la obra que permite llevar el gas de Vaca Muerta al norte del país, registró un importante avance: concluyó la soldadura en línea regular de los tramos 2 y 3.

Se trata de los primeros 100 kilómetros del Gasoducto de Integración Federal -sobre un total de 122 kilómetros- que se extiende de Tío Pujio a La Carlota, vinculando los Gasoductos Centro-Oeste y Norte.

Para reducir los tiempos de ejecución de la obra, se utilizó un sistema de soldadura automática, moderna tecnología que permite no solo realizar mayor cantidad de soldaduras por día, sino que a la vez minimiza errores y da previsibilidad al ritmo de producción.

La última soldadura en la línea regular se llevó adelante en los últimos días en el kilómetro 100 del Gasoducto Tío Pujio - La Carlota, a la altura de la localidad de Arroyo Cabral, próxima a Villa María, sobre la ruta 158. En total se realizaron 4.059 soldaduras en 41 días, marcando récords con hasta 151 soldaduras por día, lo que equivale a 3 kilómetros diarios de avance.

Las obras en estos tramos continúan con trabajos de cruces, empalmes, revestimiento, zanjeo, bajada y tapada, además de ensayos con ultrasonido, para luego iniciar las pruebas hidráulicas.

Además, la obra avanza con la construcción de los restantes 22 kilómetros del gasoducto, 62 kilómetros de loops (ampliación) al Gasoducto Norte a la altura de Ferreyra y la Ciudad de Córdoba y el cambio de sentido de 4 plantas compresoras, con una fecha de finalización de las obras prevista para fines de agosto. Al momento se encuentran trabajando en el proyecto más de 2 mil personas en forma directa.

Cabe destacar que la Reversión del Gasoducto Norte permitirá llevar el gas de Vaca Muerta a las provincias de Córdoba, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Salta y Jujuy para generación de energía eléctrica, abastecimiento de hogares, industrias y el desarrollo a escala de nuevas actividades como la minería de litio, además de exportar gas a países de la región.

La inquietud y el apuro de las provincias del norte argentino y de Córdoba en particular está dada por la experiencia vivida en mayo, cuando hubo cortes a industrias y estaciones de servicio por faltante de gas, que es la consecuencia del declive de la cuenca boliviana que antes abastecía a toda esa región. Por eso la idea es usar ese mismo caño pero con circulación del gas en sentido contrario.

Clave para la economía de la provincia y el norte argentino

La obra para llevar el gas desde Vaca Muerta al Norte argentino y así dejar de depender de las alicaídas importaciones de Bolivia, incluyen no solo caños y gasoductos sino la reversión de plantas compresoras.

Las plantas compresoras a las que se les va a cambiar el sentido -es decir revertir el sentido del flujo de gas- son las de Ferreyra y Deán Funes (en Córdoba), Lavalle en Santiago del Estero y Lumbreras en Salta, ubicadas sobre la traza del Gasoducto Norte operado por TGN.

Hoy, el GasoductoNéstor Kirchner transporta 11 millones de metros cúbicos por día, pero el objetivo es llegar a 40 millones de metros cúbicos, para lo cual se requerirá de una inversión de US$ 800 millones solo en Córdoba.

La Reversión del Gasoducto Norte se complementa con la construcción del Gasoducto de Integración Federal entre Tío Pujio y La Carlota de 122 km, además de un loop -tendido paralelo- al Gasoducto Norte de 62 kilómetros actualmente en ejecución.