Río Cuarto | Recursos | Córdoba | subsidios

Alerta: la Fatap advierte que pueden quebrar todas las urbanas del interior

La Federación que reúne a las empresas de transporte del país alertó sobre el nuevo esquema que se aplicaría en Córdoba y que les recortaría fondos a prestatarias de Río Cuarto, Villa María, Carlos Paz y Alta Gracia. Piden un refuerzo de fondos nacionales y cuestionan la inequidad en el reparto con los subsidios al Gran Buenos Aires.

La prolongada crisis del transporte encontró en la cuarentena y el freno de la actividad económica, más el temor a los contagios en los colectivos, el golpe de gracia que ya tuvo su impacto más contundente en la parálisis de los servicios en casi todo el interior del país. Pero en Córdoba, la solución a la crisis, tal como adelantó este medio a comienzos de semana, buscó ser una redistribución de escasos recursos que termina por agravar más aún la situación de algunas empresas, especialmente las urbanas del interior, como las de Río Cuarto, Villa María, Carlos Paz, San Francisco o Alta Gracia.

Es que de las tres patas de ingresos con que contaban las empresas en Córdoba hasta la llegada del Covid-19 (subsidios nacionales, provinciales y boleto), la que aportaba la mayor parte se desplomó. Sin pasajeros, los colectivos comenzaron a circular vacíos y el derrumbe se aceleró.

La solución que impulsa la Provincia es recortarles recursos a las urbanas del interior -no a las de la capital- para distribuir esos fondos a las interurbanas de más de 60 kilómetros que no reciben nada. Bajo la premisa de sumar equidad al reparto se pondrá en jaque a las primeras que perderán una parte de lo que les queda en este contexto.

Ayer, el vicepresidente de la Federación Argentina de Transporte de Pasajeros (Fatap), Gerardo Ingaramo, aseguró que eso implicará “el quiebre de todas las urbanas del interior de Córdoba” y explicó que la solución es equivocada porque “no se trata de que haya un mal reparto de fondos, sino de la falta de recursos en el sistema”.

“Es lamentable lo que se hace en Córdoba con esto de redistribuir los aportes de la Provincia y que se les da a las interurbanas de más de 60 kilómetros pero sacándoles a las urbanas del interior esos recursos”, relató Ingaramo.

El empresario destacó que la salida es “reclamar más fondos al Estado nacional para que compensemos con el AMBA. No decimos en la misma medida, pero sí más recursos por lo menos para que el boleto no aumente, para que podamos resistir y pagarles a nuestros trabajadores”, pidió.

De acuerdo a los dichos de Ingaramo, “en la provincia de Córdoba, resuelven sacarles $ 10 millones a las urbanas del interior para dárselos a las empresas interurbanas que recorren más de 60 kilómetros. Esa no es la forma, lo que hay que hacer es buscar más recursos”.

Y agregó: “En nuestro caso en particular, que tenemos el servicio de Carlos Paz, lo tendremos que cerrar. Porque lo que se plantea es quitarnos hasta el 50% del aporte provincial, que en nuestro caso es de $3 millones. En Río Cuarto lo mismo, pero con un recorte aún mayor”.

Para el vicepresidente de Fatap, “está claro que así no puede ser, y terminará en la Justicia en todo caso. No pueden sacar fondos que uno los tiene proyectados en su ecuación anual. Insisto que en nuestro caso automáticamente dejamos de funcionar. Van a tapar un santo pero destapan otro. Es inentendible y no sé quién tomó esta decisión. Lo que sí, vamos a actuar con todo lo necesario para ver cómo podemos revertir esto”, dijo.

E insistió: “Por supuesto que corren riesgo todas las urbanas del interior con esta medida, y si en Carlos Paz implicaría una quita de $1,5 millón mensual, en Río Cuarto deben ser por lo menos $3 millones. Cómo va a funcionar la empresa sin eso. Porque además estamos hablando en este momento de recursos para pagar salarios. Es una locura y pedimos encarecidamente que revean estas cosas. Incluso habría que plantear el uso de los fondos del BAM y del BOS que no los estaban usando y que se vuelquen a esta coyuntura”.

Por último, Ingaramo destacó que “faltan recursos, no es que estén mal distribuidos. Y por eso le pedimos a la Nación que nos tenga en cuenta, por ejemplo para los ATP. Porque por ser empresas que recibimos subsidios no estamos entre las beneficiarias de los ATP. Y en realidad los subsidios cubren el 35% de nuestros ingresos y tuvimos una caída total del otro 65% que son los boletos. En Córdoba el boleto cuesta 31 pesos y en Buenos Aires $ 18. Eso muestra la diferencia de subsidios. Y tiene que quedar claro que lo único que estamos haciendo desde que comenzó la cuarentena es intentar juntar dinero para pagar salarios sin tener pasajeros. En ese marco, con el esquema de redistribución pensado en Córdoba, las urbanas del interior van a desaparecer”, reiteró el vicepresidente de la Federación de Transporte de Pasajeros.