Espacio de Marca | Río Cuarto | industria | desarrollo

Defender el sueño industrial

El historiador Gabriel Carini indaga en los anales de la Cámara Metalúrgica para reconocer los desafíos que enfrentó el proyecto industrial en la ciudad y las acciones desarrolladas por la sexagenaria institución.

Corría la década de 1960 en Río Cuarto. La Ciudad tenía aproximadamente 70.000 habitantes y ya era un polo significativo de desarrollo agropecuario, en particular, ganadero. También eran importantes las actividades comerciales que se estructuraban a partir de ese intercambio.

Sin embargo, el reconocido sociólogo José Luis De Imaz reconoce “Río Cuarto no es ni ha sido una ciudad industrial”. Esta afirmación realizada en 1965 trazaba un panorama sombrío. Las conclusiones que presentaba eran irrefutables. A partir de diferente información estadística realizaba una caracterización pesimista de las actividades industriales en la ciudad y la región: “No hay fábricas textiles, solo pequeños talleres de confección que trabajan con obreros a domicilio. Hay talleres gráficos, pero no industria gráfica como tal. No se aprovecha industrialmente el cuero ni se cuenta con elementos para montar una industria metalúrgica ni química”. Esta situación no se debía a la falta de impulsos empresarios sino a cuestiones estructurales como la insuficiencia energética y la necesidad de contar con políticas públicas que garantizaran estímulos para la creación de las empresas.

La fundación

Ese marco no fue impedimento para que una decena de empresarios metalúrgicos liderados por el Ing. Amílcar Miralles y Ángel Rivetto procuraran la creación de una nueva entidad gremial para trabajar en pos del desarrollo metalúrgico en la ciudad. Así, el 1° de diciembre de 1961 se constituyó –en el seno del Centro Comercial e Industrial– la Cámara Metalúrgica de Río Cuarto. Los objetivos eran claros y ambiciosos. Se proponían la representación y defensa de los intereses de los industriales metalúrgicos. Esto implicaba no solo favorecer la agremiación y la mediación ante los poderes públicos sino también fortalecer la educación técnica y las condiciones de trabajo de los obreros metalúrgicos.

Con espíritu asociativo

Bajo esa visión, las primeras acciones de la Cámara Metalúrgica de Río Cuarto se orientaron en dos sentidos. Por un lado, a fortalecer la organización por medio de la búsqueda de empresarios y empresas metalúrgicas para que se sumaran a la novel entidad. Ese llamado resultó muy fructífero en los primeros meses de vida de la Cámara y rápidamente creció el número de asociados.

Por otro lado, se le sumó la necesidad de acercar información actualizada mediante la publicación de boletines y otorgarle periodicidad no solo a las reuniones sino también a otro tipo de encuentros a los fines de fortalecer los lazos entre los industriales de la ciudad. También inmediatamente se procuró estrechar vínculos con entidades homólogas de Córdoba y Rosario a los fines de fortalecer el naciente espacio de representación gremial.

Promoción de la industria

El sector metalúrgico es un actor clave del tramado productivo, siendo el corazón de la industria es proveedor de bienes de capital y servicios a las demás ramas. En sus talleres se brindan soluciones al agro, a la construcción, la alimentación, entre los múltiples sectores de la industria. Una industria de industrias que posibilita el soporte para el desarrollo de un tramado productivo.

La primera comisión directiva asumió el desafío de resolver el principal problema que impedía el desarrollo del sector: el déficit energético. De esta forma, se emprendieron diversas consultas y pedidos a organismos públicos y a la empresa de energía provincial. Así, la construcción de las condiciones necesarias para el desarrollo de la industria metalúrgica y la modernización de la ciudad fueron las coordenadas que orientaron a estos emprendedores en un contexto que no se presentaba promisorio.

*Gabriel Fernando Carini
Doctor en Historia. Docente Departamento de Historia, Universidad Nacional de Río Cuarto e investigador de CONICET.

Nexprint-Puntal CIM.jpg