Policiales | Rosario | crimen | detenido

Rosario: un hombre fue detenido por el crimen del policía cometido en el hospital

Días pasados, la Justicia ordenó el secuestro de un automóvil que sería el que usaron los delincuentes

Un hombre de 33 años fue detenido en torno a la causa por el asesinato del policía Leoncio Bermúdez, en el Hospital Provincial de Rosario y a manos de hombres que presuntamente intentaron liberar un preso, aunque por el momento la Fiscalía a cargo del caso no encontraba indicios firmes sobre su participación en el caso.

El arresto se produjo a partir de un llamado al 911 de parte de una vecina del hombre, quien este fin de semana lo sindicó como integrante del grupo que asesinó al policía.

Con esos datos, se realizó un operativo de allanamiento en la casa del sospechoso, donde, según indicaron fuentes policiales, se secuestró una pistola.

No se conocieron mayores detalles sobre si el arma fue utilizada en el homicidio, aunque se da por descontado que es de interés para la causa.

Más allá de este procedimiento, de acuerdo con el portal de La Capital de Rosario, por el momento no se encontraron indicios en torno a la vinculación del detenido con el hecho.

Por su parte, los familiares del detenido denunciaron que éste fue víctima de malos tratos y que el arma no le pertencía sino que fue plantada en su casa.

El homicidio

En este sentido, la única vinculación del apresado con el asesinato es porque tendría relación con la banda que asesinó al efectivo policial. Sin embargo, hasta el momento no hay otros indicios que lo involucren en forma directa con el homicidio.

El crimen del policía Benítez se produjo el 14 de noviembre pasado cuando un grupo de delincuentes, aparentemente, habría intentado liberar al preso Gabriel Lencina, en ese momento internado en el Hospital provincial de la ciudad de Rosario.

Un automóvil Fiat Duna blanco que habría estacionado a unos metros del lugar del hecho, justo delante del container que funciona como destacamento policial, en la entrada de la guardia del Hospital Provincial de Rosario, fue incautado en los últimos días y se cree que sería el rodado con el que los sicarios arribaron al centro asistencial para rescatar a Lencina.

Se estima que de ese vehículo habrían bajado los dos asesinos, mientras que otros dos permanecieron adentro y hacían de "campana".

Una médica recordó que los delincuentes le apuntaron en la cabeza y le gritaron “¿dónde está el negro, donde está el negro?”, en referencia al recluso que intentaban rescatar.