Río Cuarto | segunda ola | Coronavirus | Córdoba

Segunda ola de coronavirus: preocupación en bares y discotecas por las posibles restricciones

Rubén Igarza, responsable de un local gastronómico en Río Cuarto, advirtió cuáles serían las consecuencias. Marcos Gennaro, de la Cámara Empresaria de Discotectas, dijo que el rubro no tiene margen para más restricciones.

Los dueños de bares y discotecas están en alerta ante las posibles restricciones que adoptaría Córdoba frente a la segunda ola de coronavirus. En el caso de los responsables de locales bailables, de los cuales muchos se han reconvertido a la actividad gastronómica, piden que se considere el impacto que tendrían las limitaciones de horario.

En Río Cuarto, Rubén Igarza, propietario de un bar en pleno centro, manifestó que el sector está nuevamente envuelto en la incertidumbre como sucedió el año pasado. "Sin duda que va a ser un impacto bastante fuerte y grave para la mayoría de los gastronómicos y el comercio en general", sostuvo el comerciante en diálogo con Puntal AM!.

"Dios quiera que esto se pueda llevar de la mejor manera, con los protocolos y los cuidados, que aquel que asiste a algún lugar se cuide, y veremos que la cantidad de personas que hemos tenido asignada se siga respetando", señaló.

Rubén Igarza del sector gastronómico: La segunda ola y las nuevas restricciones

Por otra parte, Marcos Gennaro, secretario de la Cámara Empresaria de Discotecas y Afines, manifestó que en el rubro también están en alerta frente a las acciones que puedan a llegar adoptarse en la provincia, luego de lo anunciado a nivel nacional.

"Hemos pedido a las provincias, a la Municipalidad de Córdoba y distintos municipios que consideren la posibilidad de morigerar ese impacto que tendría el hecho de tener que cerrar a las 23", anticipó el empresario en una entrevista con Puntal AM!.

Marcos Gennaro del sector de discotecas y afines: Avanza la segunda ola e implementan restricciones

Gennaro recordó que las discotecas no están desarrollándose desde el DNU dictado en marzo del año pasado y que esa suspensión se ratificó en los sucesivos decretos. Indicó que algunos pudieron reconvertirse a la gastronomía, pero que igual fueron alcanzados por restricciones implementadas en los últimos meses.

"Nuestra actividad ya tiene un perjuicio económico y otra restricción más sería muy difícil de llevar", sostuvo el referente de los empresarios de discotecas, integrante de una multisectorial que reúne a representantes de actividades que están restringidas desde hace más de un año o con restricciones parciales.