Tranquera Abierta | Sergio Busso | Cámara de Diputados | Ley 26.093 "Régimen de Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles"

Biocombustibles: el tiempo se consume y Córdoba está en alerta

Tanto la Provincia como las empresas creen que no están todas las cartas sobre la mesa. Temen que haya sorpresas en las próximas semanas tras la demora injustificada para tratar la prórroga de la normativa que vence el 12 de mayo y sin la cual la industria colapsaría.

80 días. Ese es el margen que tiene el Gobierno nacional para maniobrar, cambiar de dirección y evitar que la industria de los biocombustibles colapse. El 12 de mayo vence la ley 26.093 “Régimen de Promoción para la Producción y Uso Sustentable de Biocombustibles” y con ello cae el marco normativo que permitió a partir de 2006 el impulso y la consolidación de este segmento de la agroindustria que reúne a 54 plantas productoras (etanol y biodiesel) de 10 provincias argentinas. Sin ese marco, desaparecería la exigencia de que las naftas y el diesel tengan un porcentaje de combustible renovable y por lo tanto las petroleras no estarían obligadas a comprar a las plantas que elaboran etanol a partir de caña de azúcar o maíz, o biodiésel desde la soja su producción. De ahí al colapso de la industria habría un paso. Sin embargo la posibilidad de evitar ese final está en manos del oficialismo en la Cámara de Diputados. Sergio Massa prometió a fines de 2020 que iba a tratarse la prórroga de aquella normativa próxima a vencer y que ya cuenta con la aprobación por unanimidad del Senado. Sin embargo eso no se cumplió y el tiempo corre.

Por eso ayer hubo una nueva reunión vía zoom entre funcionarios de primera línea del gobierno provincial y empesarios del sector del etanol de maíz. Participaron el ministro de Agricultura, Sergio Busso; el de Servicios Públicos, Fabián López; y el de Ciencia y Técnica, Pablo De Chiara.

Según trascendió, la reunión sirvió para analizar el estado de situación y planificar los pasos a seguir, especialmente si corre el tiempo y no hay avances positivos con la ley.

En Córdoba consideran a esta altura que el problema productivo puede derivar en uno de tinte político porque las señales del gobierno de Juan Schiaretti en favor de los biocombustibles son contundentes. El propio gobernador lo expresó la semana pasada, cuando los consideró una economía regional y remarcó que “Córdoba defiende a sus economías regionales”. Pero además, en Diputados, el bloque del schiarettismo acompañó sobre el cierre del año pasado una serie de proyectos que impulsó el oficialismo y a cambio recibió la promesa de que la prórroga iba a salir sin mayores dificultades. Por eso hay una amarga sensación en los diputados de Cordoba Federal. Por eso ya habría incluso una decisión sobre cómo cambiar ese vínculo de respaldo a proyectos esenciales a partir de ahora si es que no obtienen lo que les prometieron.

Hay muchas dudas que ayer se vertieron en la reunión entre funcionarios y empresarios. No hay una respuesta clara a por qué el oficialismo en Diputados no continúa lo que hizo el Senado por unanimidad en octubre. Ni tampoco por qué se deja correr el tiempo en una ley que desde 2006, en el gobierno de Néstor Kirchner, ya se sabía que vencía en 2021.

Al respecto hay muchas congeturas y ninguna certeza. Se apunta al lobby petrolero, que podría explicar la demora en Diputados. También se teme que pueda impulsarse una nueva ley que sostenga al etanol de caña de azúcar y castigue al de maíz, lo que implicaría un respaldo a la gestión de Juan Luis Manzur en Tucumán y un cachetazo a Córdoba. En esa línea, muchos recuerdan la visita del presidente Alberto Fernández al Jardín de la República la semana pasada.

En el sector del etanol de maíz insisten en que hay un proyecto nuevo que se estaría puliendo en el Ministerio de Desarrollo Productivo que lidera Matías Kulfas y que priorizaría a la caña, el más ineficiente de los productores de etanol y el del techo más cercano en cuanto a ampliación productiva. Eso garantizaría que no habría incrementos en los cortes de etanol en las naftas a futuro, y con eso el camino de desarrollo que tenía el sector se vería desmoronado.