Tranquera Abierta | Sergio Busso | Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca |

Busso: "Cerrar las exportaciones tiene consecuencias graves"

El ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba volvió a pedir que se reabran totalmente las exportaciones de carne y maíz

El ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, volvió a plantear ayer la necesidad de que el Gobierno nacional reabra totalmente las exportaciones de carne y maíz y dijo que esas decisiones responden al contexto electoral, pero advirtió que generarán severas consecuencias.

“Son decisiones que quizá se toman fruto del desconocimiento o de posturas electorales, porque creo que quienes toman estas medidas saben lo que implica restringir exportaciones, por las experiencias que ya tuvimos en períodos kirchneristas como en el tramo 2006-2015 y sus resultados que fueron evidentes. Perdimos más de 12 millones de cabezas de ganado, que es el total del rodeo de Uruguay, por ejemplo, y cuando se analizan estudios concretos de ese período como uno de Idesa que se publicó recientemente, se ve que el precio de la carne subió 1.600% con las exportaciones cerradas y la inflación de ese período fue del 800%. Entonces, el objetivo de que la carne baje en la mesa de los argentinos no se logró”, remarcó el ministro en diálogo con TranqueraAbierta.

“Desde Córdoba el gobernador fue muy enfático en plantear que rápidamente se abran las exportaciones. Ahora se abrieron un poco pero seguimos sin entender porqué no se resuelve del todo el problema, porqué no se abren plenamente”, agregó.

La Provincia insiste en reabrir totalmente el comercio exterior...

Eso sería muy bueno porque además dejaríamos de perder plata. Recordemos que perdemos 100 millones de dólares por mes con estas restricciones. Y con el tema del maíz también es un absurdo. Porque es cierto que hay que cuidar los precios, pero los precios tienen que ver con otra situación que es el desajuste macroeconómico, una emisión monetaria que no para de crecer y un déficit fiscal cada vez más alto. Y esos desajustes son los que generan inflación y por eso los precios no paran de aumentar. Decir que con medidas coyunturales como estas se van a resolver los problemas creemos que tiene que ver con necesidades puntuales, electorales, mensajes que se quieren dar, más que con la intención de encontrar una solución de fondo a estos problemas. Además estamos afectando a la producción agropecuaria que es la única que nos puede salvar, para generar los recursos que el país necesita. Al sector en lugar de penalizarlo hay que tratar de estimularlo, cuidarlo y protegerlo. Y me parece que estamos haciendo todo lo contrario.

¿No alcanza con la apertura de la vaca a China?

No alcanza y no se entiende porqué no se abre totalmente.Y si se abrió, quiere decir que lo anterior era muy malo. Están reconociendo un error. Y encima pasó más de una semana desde que se anunció la posibilidad de expotar y se hizo efectiva la resolución. No somos claros y los mensajes para el productor tienen que ser muy claros. Y hay una palabra que nosotros siempre usamos que es confianza. Y cuando se quiebra la confianza, después es muy difícil reconstruirla. Y entre el Gobierno, sea nacional o provincial, y el sector productivo tiene que haber confianza y certeza para que el productor, que es el que invierte, trata de emprender y toma decisiones desde el punto de vista productivo, sepa que no se le van a cambiar las reglas de juego. Pensemos ahora que estamos en época de siembra de maíz y no está claro si están abiertas las exportaciones o si estarán cuando llegue la cosecha.

¿Y entonces?

Por eso insisto en que lo más difícil es generar confianza y eso se logra con ejemplo, con trabajo conjunto, con la participación público-privado, con escuchar al otro y de saber si uno está equivocado darse la posibilidad de cambiar.

¿Habló con Domínguez?

Todavía no tuvimos contacto. Tengo buena referencia del ministro. Pero lo que queremos es que al país le vaya bien, que a su ministerio le vaya bien. Obviamente que estamos en contacto con funcionarios de su equipo, con el secretario de Agricultura. Pero también es cierto que el ministro recién asume y está armando equipos y tomando decisiones. Pero desde Córdoba vamos a trabajar para construir esta agenda que en la provincia hemos construido con mucha claridad para potenciar al sector productivo y tener una relación buena con el sector agropecuario que no es difícil. Hay que entenderlo, protegerlo y estimularlo, no penalizarlo o maltratarlo. Es un sector que, después de la pandemia, será uno de los pocos que quedará en marcha, de pie. Y tiene que ayudar y traccionar más, y para eso hay que ser claro en las reglas de juego que se fijan. No es tan difícil, las condiciones están, la voluntad está. El productor quiere seguir apostando y trabajando. Y no aparecen en ningún paraíso fiscal los recursos de los productores porque lo que ganan lo reinvierten allí donde viven.