Provinciales | sistema | Córdoba | Schiaretti

Schiaretti anunció que volverán las clases presenciales: será por grupos

El 19 de febrero retornan los sextos grados y años que no completaron el ciclo 2020. Desde el 1 de marzo, arrancará el período lectivo para todo el sistema escolar, tanto público como privado. Cómo se aplicará.

Los alumnos cordobeses volverán a las aulas. Así lo anunció ayer el gobernador Juan Schiaretti, quien detalló que el 19 de febrero empezarán los alumnos de sexto grado de la primaria y sexto de la secundaria que no hayan completado el ciclo escolar 2020. Mientras tanto, desde el 1 de marzo arrancará el período lectivo de 2021 para todo el sistema escolar de la provincia.

La decisión alcanza tanto al sistema público como privado y abarca a todo el territorio cordobés. La modalidad, en medio de la pandemia, será combinada:la presencialidad convivirá con la virtualidad. El retorno será escalonado.

“Arrancaremos con un sistema combinado, presencial y virtual. Conforme avance la pandemia, será la cantidad de aulas presenciales que podamos abrir, pero nuestra decisión es que habrá clases presenciales en la provincia de Córdoba y, por eso, el Ministerio de Educación ya está trabajando con el COE para determinar las condiciones de seguridad. También, está trabajando junto al Consejo de Políticas Educativas con las escuelas del sector privado y con el gremio de los docentes, que son permanentemente consultados, porque tenemos que trabajar en conjunto”, manifestó el gobernador.

“Aún no podemos volver a un sistema totalmente presencial, porque desconocemos la evolución de la pandemia; por eso, ofrecemos un sistema combinado”, señaló Schiaretti.

Por esa causa, agregó que se definió como prioritaria la vacunación de los docentes. La pretensión de la Provincia es que la vacunación a maestros y profesores comience en febrero.

Walter Grahovac, ministro de Educación, detalló que la presencialidad se organizará en grupos. “La idea es que se puedan ocupar aulas, con un distanciamiento mínimo de un metro, que es lo que recomiendan los organismos sanitarios a nivel internacional y nacoinal”, declaró.

Y agregó: “Esto nos va a permitir que, en la mayoría de los casos, podamos dividir cada curso en dos. Ello facilita que una semana podamos tener un grupo de alumnos en el aula y la semana siguiente, otro grupo. Se podrá mantener así un núcleo estable y, de haber una situación no deseada de contagio o de circulación del virus, se podrá aislar a un grupo y no perjudicar a todos”.

"Tenemos que establecer algunos criterios. Córdoba es muy grande, tenemos establecimientos educativos, zonas rurales, localidades pequeñas, pero que tienen espacios distintos. Córdoba usa el fondo de mantenimiento de recursos públicos. Nos sentimos orgullosos, porque los intendentes de todos los partidos políticos tienen un compromiso de mantener las escuelas en condiciones", dijo el ministro.

En las últimas semanas, se intensificó el componente político con respecto a la discusión por la vuelta a clases presenciales. A nivel nacional, se convirtió en un tema con el que la oposición ha hecho especial hincapié. El gobierno nacional, incluso el propio presidente Alberto Fernández, manifestó a la vez que el posible retorno a las aulas es prioritario.

Accesibilidad

Una de las discusiones que también se estableció durante el período de presencialidad absoluta fue la desigualdad en el acceso a las tecnologías y la conectividad. Los chicos con internet y computadoras podían acceder a los contenidos, mientras que enormes franjas de población quedaban excluidas.

Ayer, Schiaretti anunció la compra de 50 mil notebooks, que se suman a una partida similar que la Provincia ya compró y cuya entrega se completaría en marzo.

Según la información oficial, los equipos cuentan con acceso a internet, a través de un modem inalámbrico 4G.

Así, el gobierno anunció que incorporará 100 mil computadoras para que los alumnos puedan acceder a las clases virtuales.

Además, Schiaretti manifestó que el Banco de Córdoba y la Fundación del Banco de Córdoba pondrán a disposición créditos para que las familias puedan acceder a la compra de computadores.